In­ves­ti­gan­do al ai­re li­bre

Ser Padres (Chile) - - 3 A 4 AÑOS -

El jue­go al ai­re li­bre es una fuen­te inago­ta­ble de in­ves­ti­ga­ción y apren­di­za­je pa­ra los ni­ños, ya que in­ter­vie­nen pe­que­ños te­so­ros que se en­cuen­tran, ele­men­tos des­co­no­ci­dos de las plan­tas co­mo ho­jas, ba­yas o fru­tos es­par­ci­dos por el sue­lo, bi­chos, cons­truc­cio­nes y crea­cio­nes a par­tir de ma­te­ria­les que pue­den ma­ni­pu­lar, co­mo la are­na, el ba­rro, un char­co, las ho­jas…

Pre­cau­cio­nes

• De­be dar­se en un en­torno se­gu­ro, don­de el es­pa­cio es­té adap­ta­do pa­ra su edad, co­mo un par­que o cen­tro de jue­gos pa­ra ni­ños.

• Con­vie­ne de­jar­los tro­pe­zar, caer­se, rom­per, ca­var, gri­tar, en­su­ciar­se, in­clu­so so­lu­cio­nar sus dispu­tas en­tre igua­les, in­ter­vi­nien­do so­lo cuan­do sea real­men­te ne­ce­sa­rio.

• Es idó­neo no re­la­jar la vi­gi­lan­cia, pues siem­pre hay que es­tar aten­tos por si su cu­rio­si­dad los lle­va a cru­zar el lí­mi­te de su se­gu­ri­dad.

Be­ne­fi­cios

• Po­nen en mar­cha sus cin­co sen­ti­dos en­tre la ob­ser­va­ción, los aro­mas, los di­fe­ren­tes tac­tos y so­ni­dos por iden­ti­fi­car, y al­guno que otro sa­bor amar­go, pues más de una vez se lle­va­rán al­go a la bo­ca que se­gu­ra­men­te no les va a agra­dar.

• Po­si­bi­li­ta un ti­po de jue­go fí­si­ca­men­te ac­ti­vo, lo que desa­rro­lla ha­bi­li­da­des mo­tri­ces y so­cia­les, de au­to­es­ti­ma y co­mu­ni­ca­ción, in­clu­so de re­so­lu­ción de con­flic­tos.

Su­per­ven­ta­ja

Cier­ta­men­te... hay que aña­dir la tre­men­da ven­ta­ja de que no en­con­tra­rás la ca­sa pa­tas arri­ba al fi­nal del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.