PA­RA TO­MAR EN CUEN­TA

Ser Padres (Chile) - - GRANDES TEMAS -

Tras el na­ci­mien­to, el cor­dón um­bi­li­cal se cor­ta por me­dio de un pro­ce­di­mien­to in­do­lo­ro y so­lo que­da un pe­que­ño mu­ñón um­bi­li­cal en la ba­rri­gui­ta del be­bé. Des­pués de es­to, se pro­du­ce una gran can­ti­dad de cam­bios en el re­cién na­ci­do que lle­van a que sus pul­mo­nes em­pie­cen a res­pi­rar. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, el fe­to re­ci­be el oxí­geno y los nu­trien­tes a tra­vés de la san­gre ma­ter­na y le lle­gan me­dian­te las ar­te­rias um­bi­li­ca­les; al mo­men­to de pin­zar y cor­tar el cor­dón um­bi­li­cal dis­mi­nu­ye la can­ti­dad de oxí­geno y au­men­ta la de dió­xi­do de car­bono en la san­gre del be­bé, lo cual es­ti­mu­la el sis­te­ma ner­vio­so pa­ra po­ner en mar­cha el pro­ce­so de res­pi­ra­ción.

La pe­que­ña par­te del cor­dón que que­da ad­he­ri­da al ab­do­men del be­bé po­co a po­co se se­ca­rá has­ta caer­se de for­ma es­pon­tá­nea, apro­xi­ma­da­men­te a los ocho días de na­ci­do. Es im­por­tan­te no ma­ni­pu­lar­lo ni tra­tar de arran­car­lo; es su­fi­cien­te con lim­piar­lo con al­cohol des­pués de ca­da baño pa­ra que se man­ten­ga se­co y li­bre de gér­me­nes, has­ta que se cai­ga por sí mis­mo. O bien, hay quie­nes re­co­mien­dan me­jor ba­ñar al re­cién na­ci­do so­lo con una es­pon­ja, sin su­mer­gir­lo en el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.