AL PE­CHO LO AN­TES PO­SI­BLE

Ser Padres (Chile) - - DESDE LA CUNA -

Tras el na­ci­mien­to, in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de par­to, cual­quier ni­ño se pue­de po­ner en con­tac­to con su ma­dre y co­men­zar a to­mar del pe­cho en los pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da, siem­pre que no exis­tan ra­zo­nes mé­di­cas que jus­ti­fi­quen su se­pa­ra­ción. Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que el por­cen­ta­je de mu­je­res que tie­nen pro­ble­mas pa­ra ama­man­tar es ma­yor en­tre las que han da­do a luz por ce­sá­rea, por­que con fre­cuen­cia se em­pie­za a dar el pe­cho más tar­día­men­te; co­men­zar a ama­man­tar lo an­tes po­si­ble, pre­fe­ri­ble­men­te en la pri­me­ra ho­ra de vi­da del be­bé, fa­vo­re­ce que la lac­tan­cia se desa­rro­lle fá­cil­men­te.

En la ho­ra que si­gue al par­to, el be­bé se en­cuen­tra en un es­ta­do de aler­ta que no vol­ve­re­mos a ver en me­ses. Es ca­paz de en­con­trar él so­lo el pe­cho. Si lo de­ja­mos so­bre el vien­tre de su ma­dre, se acerca al pe­zón; se guía por el olor y tam­bién por la vis­ta: tie­ne pre­fe­ren­cias vi­sua­les por los con­tras­tes en­tre cla­ro y os­cu­ro (la areo­la ma­ma­ria) y por las for­mas re­don­das (el pe­zón).

Cuan­do lle­ga cer­ca del pe­zón, abre mu­cho la bo­ca; tras va­rios in­ten­tos con­si­gue en­gan­char­se per­fec­ta­men­te. En ese mo­men­to, su cuerpo y el de su ma­dre se lle­nan de hor­mo­nas: más oxi­to­ci­na, pro­lac­ti­na, más en­dor­fi­nas. Un sis­te­ma de amor que se re­tro­ali­men­ta del pla­cer de es­tar jun­tos. La ma­dre es lo que el be­bé ne­ce­si­ta; lo esen­cial pa­ra él es en­con­trar­se con ella. Y lo mis­mo le ocu­rre a la ma­dre: el be­bé es lo que ella ne­ce­si­ta pa­ra con­cre­tar su ins­tin­to maternal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.