5 A 6 AÑOS

Em­pe­ce­mos a edu­car ni­ños agen­tes del cam­bio, que im­pul­sen el res­pe­to y la to­le­ran­cia.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA - POR VIO­LE­TA AL­CO­CER, PSI­CÓ­LO­GA FO­TOS ISTOCK DI­SE­ÑO SORAYA AVELAR TANUS

En­sé­ña­le a tu hi­jo a ser un su­per­hé­roe con­tra el bull­ying.

Ha­ce años, las bur­las, los chan­ta­jes en­tre com­pa­ñe­ros, los in­sul­tos, los hur­tos y has­ta las agre­sio­nes eran con­si­de­ra­das con­duc­tas nor­ma­les en los co­le­gios, una es­pe­cie de pea­je que mu­chos pe­que­ños de­bían pa­gar por el he­cho de ser nue­vos, te­ner al­gún ras­go fí­si­co que se sa­lie­ra de la nor­ma, dis­po­ner de me­nos he­rra­mien­tas pa­ra re­la­cio­nar­se o, sim­ple­men­te, por­que sí, por­que “les to­ca­ba”. Sin em­bar­go, pau­la­ti­na­men­te he­mos ido to­man­do con­cien­cia de la gra­ve­dad de ta­les “ni­ñe­rías”: de­pre­sión, an­sie­dad e in­clu­so sui­ci­dio son al­gu­nas de las te­rri­bles se­cue­las de pa­de­cer mal­tra­tos o vio­len­cia en el co­le, a ma­nos de los igua­les.

Asun­to de to­dos

No obs­tan­te, ayu­dar a la víc­ti­ma so­lo es par­te de la so­lu­ción. En los úl­ti­mos años ha sur­gi­do un nue­vo y re­ve­la­dor en­fo­que so­bre la vio­len­cia en las au­las, se­gún el cual las si­tua­cio­nes de aco­so es­co­lar no son un pro­ble­ma bi­na­rio

en el que so­lo hay dos ac­to­res (agre­sor y víc­ti­ma), sino un pro­ble­ma sis­té­mi­co en el que to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, y es­pe­cial­men­te los igua­les, tie­nen tras­cen­den­cia pa­ra que el aco­so se dé y se man­ten­ga.

Si bien es cier­to que el sim­ple he­cho de ser li­ge­ra­men­te dis­tin­to en al­go, pue­de ha­cer a un ni­ño sus­cep­ti­ble a bur­las y des­pre­cios por par­te de sus com­pa­ñe­ros, o que la ba­ja au­to­es­ti­ma es un ras­go que com­par­ten víc­ti­mas y agre­so­res, tam­bién lo es el he­cho de que cual­quier pe­que­ño pue­de ser su­je­to de aco­so. Po­ner el fo­co en la víc­ti­ma y pen­sar que es­tá en sus ma­nos evi­tar ser agre­di­do, no es el abor­da­je más ade­cua­do (aun­que lo fue du­ran­te años), por­que im­plí­ci­ta­men­te se le cul­pa de su si­tua­ción (“no tie­ne ha­bi­li­da­des so­cia­les”, “no se lo ha di­cho a na­die”, “se aís­la de sus com­pa­ñe­ros”, “res­pon­de a los que se me­ten con ella y eso los pro­vo­ca más”...).

Con­cien­cia co­lec­ti­va

Es­ta si­tua­ción di­fi­cul­ta aún más de­tec­tar el ma­to­neo, pues pe­se a que la ma­yo­ría de las ve­ces los ni­ños aco­sa­dos afron­tan la si­tua­ción ade­cua­da­men­te (aun­que es­to no ga­ran­ti­za que el pro­ble­ma se re­suel­va), las víc­ti­mas

no siem­pre denuncian, cuen­tan o re­co­no­cen su si­tua­ción. De he­cho, es co­mún que la ver­güen­za y la hu­mi­lla­ción de las si­tua­cio­nes vi­vi­das se re­eva­lúen por par­te de la víc­ti­ma, mi­ni­mi­zan­do el pro­ble­ma, o in­clu­so su im­pac­to (“me pe­gan pa­ta­das, pe­ro a mí no me im­por­ta”), lo que di­fi­cul­ta su de­tec­ción por par­te del en­torno.

Por eso, la ma­ne­ra de evi­tar que nues­tros hi­jos pa­dez­can es­tas si­tua­cio­nes es exi­gir a los cen­tros edu­ca­ti­vos un plan de con­vi­ven­cia que in­clu­ya pro­gra­mas de pre­ven­ción efi­ca­ces y, des­de ca­sa, ha­cer­nos cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos en es­te te­ma. ¿La cla­ve? En la pe­lí­cu­la del aco­so no so­lo ac­túan los “bien por­ta­dos” y los “mal­va­dos”: ac­tua­mos to­dos.

Mi hi­jo co­mo de­fen­sor

Aun­que la res­pon­sa­bi­li­dad de los cen­tros edu­ca­ti­vos es esen­cial en la pre­ven­ción y abor­da­je del aco­so, des­de ca­sa po­de­mos tra­ba­jar con nues­tros hi­jos la to­ma de con­cien­cia de su pa­pel ac­tual (in­clu­yen­do no so­lo el de observador, sino el de po­si­ble víc­ti­ma o aco­sa­dor) y es­ti­mu­lar­los pa­ra que avan­cen ha­cia ro­les de­fen­so­res:

• Ha­bla so­bre el aco­so es­co­lar co­mo un pro­ble­ma que afec­ta a to­da la cla­se: se tra­ta de ayu­dar­los a to­mar con­cien­cia de que su ac­ti­tud in­flu­ye en el pro­ble­ma y que to­dos tie­nen el po­der de me­jo­rar las co­sas.

• Ha­bla con otras fa­mi­lias que sean sen­si­bles a es­ta in­for­ma­ción pa­ra ge­ne­rar en los ho­ga­res un cli­ma ade­cua­do y un mar­co en el que los ami­gos pue­dan re­unir­se y ela­bo­rar es­tra­te­gias de ac­ción en con­tra del aco­so.

• Es di­fí­cil que un ni­ño se ani­me a dar pa­sos ais­la­da­men­te; co­men­ten la po­si­bi­li­dad de que les pi­da co­la­bo­ra­ción a sus ami­gos. El fin es que un gru­po gran­de se en­fren­te al aco­sa­dor se­ña­lán­do­lo y “afean­do” su con­duc­ta.

• Si tu hi­jo no se sien­te ca­paz de en­fren­tar­se abier­ta­men­te al com­pa­ñe­ro que aco­sa, dis­cu­te con él la al­ter­na­ti­va de mos­trar su apo­yo al ni­ño aco­sa­do o a aque­llos com­pa­ñe­ros más vul­ne­ra­bles. El apo­yo pue­de ser tan sen­ci­llo co­mo pre­gun­tar­le al com­pa­ñe­ro có­mo se sien­te, in­cluir­lo en un gru­po de tra­ba­jo o de jue­go, o in­ter­ve­nir pa­ra dis­traer la aten­ción (“oye, vá­mo­nos, ya hay que re­gre­sar al sa­lón”) en el mo­men­to en el que ob­ser­ve que se es­tá dan­do una si­tua­ción de aco­so.

• En­se­ña a tu pe­que­ño los ti­pos de aco­so que exis­ten, ayú­da­lo a de­tec­tar­los y, si no se sien­te ca­paz de in­ter­ve­nir di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te pa­ra apo­yar a su com­pa­ñe­ro aco­sa­do, haz­le sa­ber que de­be con­tar­te lo que ob­ser­va pa­ra bus­car jun­tos la ma­ne­ra de ac­tuar y ayu­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.