Las con­trac­cio­nes

Son mo­vi­mien­tos con­trác­ti­les (con­trac­ción y re­la­ja­ción) del úte­ro. Te ayu­da­mos a iden­ti­fi­car las del par­to.

Ser Padres (Chile) - - PARTO -

Las que no son

A par­tir de la se­gun­da mi­tad del em­ba­ra­zo pue­des no­tar con­trac­cio­nes sua­ves, no do­lo­ro­sas y muy po­co fre­cuen­tes (la gua­ti­ta se po­ne du­ra, co­mo una pe­lo­ta de fút­bol). Son las con­trac­cio­nes de Brax­ton-Hicks: reac­cio­nes nor­ma­les del úte­ro, que es­tá cre­cien­do y se pre­pa­ra pa­ra el par­to.

• En los días pre­vios al par­to, las con­trac­cio­nes ayu­dan a bo­rrar el cue­llo del úte­ro, por lo que se vuel­ven más in­ten­sas y pue­den co­men­zar con rit­mo y des­apa­re­cer de re­pen­te (es­tas se lla­man con­trac­cio­nes pro­dró­mi­cas).

Las que sí son

• Son in­ten­sas, do­lo­ro­sas y re­gu­la­res, no pa­ran aun­que te que­des en re­po­so en tu ca­ma.

• Las per­ci­bes ca­da cin­co mi­nu­tos, du­ran­te un pe­rio­do de una ho­ra; se­ñal de que ya de­bes ir a la clí­ni­ca.

• Son ca­da vez más mo­les­tas y no ce­den ni en re­po­so.

En ca­so de cual­quier du­da, es me­jor que con­sul­tes con tu doc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.