An­tes del par­to

Ser Padres (Chile) - - POSPARTO -

Des­de la pu­ber­tad… Las hor­mo­nas fe­me­ni­nas ha­cen que los se­nos crez­can y se desa­rro­llen, po­blán­do­se de gra­sa y de te­ji­do glan­du­lar. Lo que di­fe­ren­cia un pe­cho gran­de de otro pe­que­ño es la can­ti­dad de gra­sa; la can­ti­dad de glán­du­la es más o me­nos igual.

En el em­ba­ra­zo… el cuer­po tie­ne al­tos ni­ve­les de pro­lac­ti­na, la hor­mo­na que pro­du­ce la le­che, pe­ro ape­nas sa­len unas go­tas de es­ta, o na­da, por­que las hor­mo­nas que pro­du­cen la pla­cen­ta (es­tró­ge­nos y ges­tá­ge­nos) en es­te mo­men­to im­pi­den la ac­ción de la pro­lac­ti­na.

Du­ran­te ca­da ci­clo mens­trual… el pe­cho cre­ce un po­co, co­mo es­pe­ran­do te­ner que en­trar en fun­cio­na­mien­to, pe­ro vuel­ve a dis­mi­nuir al ver que era una fal­sa alar­ma.

Cuan­do lle­ga el em­ba­ra­zo… por fin cre­ce li­bre­men­te; los con­duc­tos de la glán­du­la ma­ma­ria se ra­mi­fi­can y las cé­lu­las se­cre­to­ras se mul­ti­pli­can. Pe­ro lo que cre­ce es la glán­du­la, la gra­sa (que es la ma­yor par­te del pe­cho) no tie­ne por qué au­men­tar. Por eso al­gu­nas mu­je­res em­ba­ra­za­das, si ya te­nían el pe­cho muy gran­de, es po­si­ble que ape­nas no­ten el cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.