... Y la ca­li­dad de la le­che

Sa­be­mos que tam­bién pue­de con­tro­lar su com­po­si­ción.

Ser Padres (Chile) - - POSPARTO -

• La con­cen­tra­ción de gra­sa en la le­che va au­men­tan­do a lo lar­go de la to­ma. Cuan­to más suc­cio­na el ni­ño de un pe­cho, más con­cen­tra­da sa­le. Al fi­nal, hay has­ta cin­co ve­ces más gra­sas que al co­mien­zo de la to­ma (la le­che ma­ter­na tie­ne más gra­sa que la le­che de va­ca en­te­ra y la gra­sa va au­men­tan­do con el tiem­po; des­pués del año, ali­men­ta mu­cho más).

• En­tre to­ma y to­ma, la nue­va le­che que se fa­bri­ca, más agua­da, va di­lu­yen­do la le­che es­pe­sa que ha­bía que­da­do al fi­nal de la úl­ti­ma to­ma, de tal for­ma que cuan­to más tiem­po ha pa­sa­do des­de la to­ma an­te­rior, me­nos gra­sas hay. Por es­to mis­mo, no es igual to­mar 100 ml de un so­lo pe­cho que to­mar 50 de ca­da pe­cho, o 70 y 30; la gra­sa a lo lar­go de la to­ma cam­bia tam­bién.

• En ca­da to­ma, la suc­ción del be­bé de­ter­mi­na si se pro­du­ce más gra­sa, o por el con­tra­rio, más lac­to­sa y pro­teí­nas. Es­to ocu­rre siem­pre y cuan­do lo de­je­mos co­mer cuan­do quie­ra y el ra­to que quie­ra, de ca­da pe­cho.

• Cuan­do se fi­ja un ho­ra­rio ar­bi­tra­rio (10 mi­nu­tos de ca­da pe­cho ca­da tres ho­ras), ya no sa­le la le­che que el ni­ño ne­ce­si­ta, ni en can­ti­dad ni en com­po­si­ción. Por eso, la lac­tan­cia a pun­ta de re­loj no fun­cio­na. Cuan­do los mé­di­cos nos em­pe­ñá­ba­mos en re­co­men­dar­la, ha­ce tiem­po, po­cas ma­dres con­se­guían dar el pe­cho más de unas po­cas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.