ADAP­TA TU HO­RA­RIO AL SU­YO

Ser Padres (Chile) - - POSPARTO -

Cuan­do un adul­to se des­ve­la por la no­che, se que­da en la ca­ma has­ta que vuel­ve a con­ci­liar el sue­ño. El be­bé, en cam­bio, to­da­vía no sa­be su­pe­rar sus fa­ses de se­mi­vi­gi­lia, só­lo tiene una sen­sa­ción: no quie­re es­tar so­lo. En­ton­ces llo­ra, lla­ma a sus pa­pás o, si es más gran­de­ci­to, se va di­rec­ta­men­te a su ca­ma. Si los pa­dres reac­cio­nan con en­fa­do, el rit­mo na­tu­ral de sue­ño del ni­ño se rom­pe­rá y no que­rrá vol­ver a dor­mir­se. Es cier­to que cuan­do el ne­ne se des­pier­ta mu­cho o pa­sa una no­che com­pli­ca­da, al­te­ra la vi­da diur­na de los pa­dres que em­pie­zan la jor­na­da ago­ta­dos, lle­gan tar­de al tra­ba­jo... pe­ro eso no de­be lle­var­los a apli­car mé­to­dos rí­gi­dos pa­ra que los ne­nes duer­man. Co­mo en to­da fa­ce­ta edu­ca­ti­va de los hi­jos, lo im­por­tan­te es te­ner un mé­to­do de­fi­ni­do, los ni­ños ne­ce­si­tan las ru­ti­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.