To­do so­bre la lac­tan­cia

Ser Padres (Chile) - - LACTANCIA -

Siem­pre es im­por­tan­te ha­blar so­bre la im­por­tan­cia de la lac­tan­cia ma­ter­na en la sa­lud de tu be­bé y cómo im­pac­ta su de­sa­rro­llo. En es­ta oca­sión nues­tra ase­so­ra de Lac­tan­cia Ma­ter­na miem­bro de la or­ga­ni­za­ción Tre­su­re Chest de York, In­gla­te­rra, nos da los más prác­ti­cos con­se­jos.

¿Por qué ele­gir la le­che ma­ter­na?

¡La lac­tan­cia es una ma­ne­ra muy lin­da de es­ta­ble­cer el víncu­lo emo­cio­nal con tu be­bé a par­tir de su na­ci­mien­to! La pri­me­ra mi­ra­da que él te da co­mo di­cien­do «yo te co­noz­co» es úni­ca, y des­de ese mo­men­to él sa­be que es­tás ahí pa­ra él. To­da­vía es muy pe­que­ñi­to y su ce­re­bro no es­tá com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­do, di­ga­mos que es­tá muy pri­mi­ti­vo y le man­da se­ña­les muy bá­si­cas pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Suc­cio­nar el pe­cho es una de ellas y no so­lo por­que le apor­ta­rá nu­tri­ción, sino por­que le brin­da tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad el es­tar cer­ca de la úni­ca per­so­na a la que co­no­ce des­de que era un pe­que­ñi­to en tu vien­tre. Al ama­man­tar­lo no so­lo le brin­das la ener­gía pa­ra el cre­ci­mien­to de su cuer­po, sino que tam­bién con­tri­bu­yes al sano de­sa­rro­llo emo­cio­nal de tu be­bé. Hay un sin­fín de ven­ta­jas tan­to pa­ra ti co­mo ma­má, co­mo pa­ra él al ele­gir la lac­tan­cia ma­ter­na des­de su pri­me­ra ho­ra de vi­da.

¿Cómo se pro­du­ce?

La lac­tan­cia co­mien­za des­de el em­ba­ra­zo. Si ya es­ta­bas asom­bra­da de la trans­for­ma­ción de tu cuer­po al ayu­dar a crear una nue­va vi­da den­tro de ti, sor­prén­de­te más cuan­do veas que si­gues sien­do una ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za al crear la úni­ca sus­tan­cia que tu be­bé ne­ce­si­ta­rá pa­ra so­bre­vi­vir los pri­me­ros me­ses de su vi­da. Tus pe­chos se han ido trans­for­man­do a lo lar­go del em­ba­ra­zo, qui­zá lo que más no­tes es que se han vuel­to un po­co más gran­des, tie­nen un co­lor más in­ten­so en los pe­zo­nes y areo­las, y es­tán muy sen­si­bles al tac­to.

Exis­te una red de con­duc­tos que trans­por­ta­rán la le­che des­de los ló­bu­los don­de se pro­du­ce has­ta lle­gar a los pe­zo­nes. Es co­mo si jus­to de­trás de la areo­la hu­bie­ran unos va­sos que cons­tan­te­men­te se lle­nan de le­che y tie­nen unas bom­bi­llas que los co­nec­tan a los pe­zo­nes, una vez que tu be­bé suc­cio­na el pe­cho, la le­che lle­ga a su bo­ca. Y mien­tras tu be­bé si­ga suc­cio­nan­do, la le­che se­gui­rá pro­du­cién­do­se. Los se­nos nun­ca se que­dan va­cíos. Cuan­do

tu gua­gua ma­ma y es­ti­mu­la tu pe­zón, en­vía una se­ñal a la glán­du­la pi­tui­ta­ria que man­da al flu­jo san­guí­neo dos hor­mo­nas: la pro­lac­ti­na –pa­ra pro­du­cir la le­che– y la oxi­to­ci­na –pa­ra con­traer los pe­que­ños múscu­los den­tro del pe­cho que eyec­tan la le­che en los con­duc­tos–. A es­te se le co­no­ce co­mo el re­fle­jo de eyec­ción de la le­che. Al­gu­nas ma­más sien­ten es­te re­fle­jo, pe­ro no te preo­cu­pes si tú no sien­tes na­da.

Se re­co­mien­da ama­man­tar al be­bé de am­bos pe­chos, pa­ra es­ta­ble­cer la lac­tan­cia de ma­ne­ra efec­ti­va. Las se­ña­les pa­ra pro­du­cir le­che se en­vían a ca­da pe­cho que es es­ti­mu­la­do. Hay otra subs­tan­cia que, cuan­do el seno no se es­ti­mu­la –no hay suc­ción– man­da la se­ñal que in­di­ca pa­rar la pro­duc­ción de le­che y así el vo­lu­men se re­du­ce.

La can­ti­dad de le­che que se pro­du­ce se­rá la que ne­ce­si­te tu be­bé si la ali­men­ta­ción se ha­ce a de­man­da. Ca­da ma­ma tra­ba­ja de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te de la otra y es to­tal­men­te po­si­ble ama­man­tar con una so­la. Re­cuer­da que el ta­ma­ño no es in­di­ca­ción de la can­ti­dad de le­che que pro­du­ces.

Una ho­ra piel con piel

La for­ma más na­tu­ral de ini­ciar con la lac­tan­cia es a par­tir del mo­men­to en que tu pe­que­ño lle­ga al mun­do. Ve­rás cómo ape­nas ten­ga la opor­tu­ni­dad bus­ca­rá tu pe­cho y co­men­za­rá a co­mer co­mo si lo hu­bie­ra he­cho an­tes. En los pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da es im­por­tan­te que tu hi­jo te sien­ta, te hue­la y se­pa que es­tás ahí pa­ra él siem­pre.

El con­tac­to piel con piel en­tre ma­má y gua­gua en la pri­me­ra ho­ra de vi­da ac­ti­va­rá en tu cuer­po las hor­mo­nas que ini­cia­rán con la pro­duc­ción de le­che. Ade­más, es im­por­tan­te pa­ra el pe­que­ño, ya que ayu­da a cal­mar­lo y

SI NO SE AMAMANTA AL BE­BÉ, EL CUER­PO MAN­DA LA SE­ÑAL AL CE­RE­BRO DE QUE NO HAY GUA­GUA QUE ALI­MEN­TAR Y SE «DE­PRI­ME», A PE­SAR DE QUE SÍ EXIS­TE, PE­RO SE ES­TÁ ALI­MEN­TAN­DO AR­TI­FI­CIAL­MEN­TE.

re­gu­la su res­pi­ra­ción y rit­mo car­dia­co. Su sen­ti­do del olor se ac­ti­va­rá y se abra­za­rá a tu pe­cho muy pron­to. Tus se­nos au­men­ta­rán un gra­do de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra ayu­dar al be­bé a re­gu­lar la su­ya tam­bién. Se re­co­mien­da que el con­tac­to piel con piel sea sin apu­ro y sin lí­mi­te de tiem­po, y de al me­nos una ho­ra. Ya des­pués lo pue­den pe­sar y ha­cer­le las prue­bas ru­ti­na­rias que, por lo ge­ne­ral, no to­man mu­cho tiem­po. A par­tir de ese mo­men­to ma­má y be­bé de­ben per­ma­ne­cer jun­tos, pues de es­ta ma­ne­ra lo­gra­rán co­no­cer­se muy bien. Ha­bla con el pro­fe­sio­nal de la sa­lud que esté aten­dien­do tu par­to pa­ra ase­gu­rar­te que tu pe­que­ño y tú ten­gan es­te mo­men­to es­pe­cial jus­to des­pués de na­cer y per­ma­ne­cer jun­tos du­ran­te to­da tu es­tan­cia en la clí­ni­ca u hos­pi­tal don­de va­yas a te­ner a tu be­bé. Tu seno... el me­jor vehícu­lo

La pro­duc­ción de le­che es un sis­te­ma de ofer­ta y de­man­da: a ma­yor de­man­da más pro­duc­ción y vi­ce­ver­sa. Así que dar­le una ma­ma­de­ra con otro ti­po de le­che pue­de po­ner en ries­go es­te sis­te­ma, ya que tu be­bé no de­man­da­rá esa to­ma y tu cuer­po en­ten­de­rá que no la ne­ce­si­ta, y en­trar así en un círcu­lo vi­cio­so que pue­de ter­mi­nar con la lac­tan­cia. Ade­más, pue­des te­ner una acu­mu­la­ción de le­che que te re­sul­ta­rá in­có­mo­da si esa to­ma se sus­ti­tu­ye por una ma­ma­de­ra con fór­mu­la, lo que pue­de de­ri­var en mas­ti­tis (in­fla­ma­ción de la glán­du­la ma­ma­ria).

An­tes de in­tro­du­cir al­gu­na ma­ma­de­ra o chu­pe­te, tu hi­jo de­be co­mer di­rec­ta­men­te de tu seno las pri­me­ras seis se­ma­nas. De es­ta ma­ne­ra tu pro­duc­ción de le­che es­ta­rá bien es­ta­ble­ci­da y ten­drás ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de que tu hi­jo esté bien ali­men­ta­do. Con el pa­so del tiem­po tus se­nos ya no se sen­ti­rán tan «gran­des» o «du­ros», lo cual no es se­ñal de que ya no tie­nes le­che, sino de que ya se ha es­ta­ble­ci­do cuán­to re­quie­re tu gua­gua.

La le­che

A par­tir del na­ci­mien­to de tu be­bé y al ini­ciar­se la pro­duc­ción de le­che tam­bién no­ta­rás que es­ta es dis­tin­ta en los pri­me­ros sie­te días. El pri­mer ti­po de le­che que pro­du­ces se lla­ma ca­los­tro. Es ri­ca en nu­trien­tes y ener­gía, y es lo úni­co que tu chi­qui­ti­to ne­ce­si­ta los pri­me­ros días de su vi­da. Es de con­sis­ten­cia es­pe­sa y den­sa, de co­lor ama­ri­llo que se pro­du­ce en pe­que­ñas can­ti­da­des. Y con el ta­ma­ño tan pe­que­ño del es­tó­ma­go de tu be­bé es com­pren­si­ble que así sea. En­tre el se­gun­do y cuar­to día co­men­za­rás a pro­du­cir más le­che y em­pe­za­rá a cam­biar has­ta que se con­vier­ta en la le­che ma­du­ra. Se­gu­ra­men­te no­ta­rás es­ta trans­for­ma­ción por­que tus pe­chos cre­ce­rán y qui­zá has­ta es­cu­rra la le­che de tus pe­zo­nes con tan so­lo es­cu­char el llan­to de un hi­jo. Es­to ocu­rre por­que tu cuer­po pro­du­ce un ex­ce­so de le­che y de­ja­rá de ha­cer­lo has­ta que se­pa cuán­to es lo que tu be­bé ne­ce­si­ta.

Mi­ra a tu be­bé y no al re­loj

Man­te­ner a tu pe­que­ño cer­ca ayu­da a re­co­no­cer las se­ña­les que in­di­can que es­tá lis­to pa­ra ama­man­tar. Va a co­mer cuan­do ten­ga ham­bre y eso pue­de va­riar de­pen­dien­do el día. Si res­pon­des a sus se­ña­les, es­ta­rás en el ca­mino co­rrec­to pa­ra lo­grar una lac­tan­cia exi­to­sa.

No siem­pre es la mis­ma

La le­che ma­ter­na en ca­da to­ma es co­mo ir a un res­tau­ran­te: co­mien­zas con una be­bi­da, lue­go una en­tra­da, des­pués el pla­to fuer­te y fi­nal­men­te el pos­tre. La con­sis­ten­cia de la le­che cam­bia del ini­cio al fi­nal de la to­ma e in­clu­so du­ran­te el día por­que se va ade­cuan­do a las ne­ce­si­da­des de tu be­bé. Sin em­bar­go, la ca­li­dad de la le­che en to­da la to­ma es la mis­ma, ya que con­tie­ne to­dos los nu­trien­tes que tu gua­gua ne­ce­si­ta en es­ta eta­pa de su vi­da.

Con nues­tro be­bé, no sa­be­mos exac­ta­men­te a qué ho­ra ten­drá ham­bre o sed y cree­mos que por ser tan pe­que­ño no lo di­rá y hay que ha­cer­lo por él. Na­da más ale­ja­do de la reali­dad. Los pri­me­ros días de­be es­tar al pe­cho mí­ni­mo 8-12 ve­ces en 24 ho­ras. Es cons­tan­te por­que su es­tó­ma­go

LA ALI­MEN­TA­CIÓN EN LAS PRI­ME­RAS SE­MA­NAS Y ME­SES ES EX­CLU­SI­VA­MEN­TE TA­REA DE MA­MÁ

es muy chi­qui­ti­to, apro­xi­ma­da­men­te del ta­ma­ño de una guin­da al na­cer a la se­ma­na del ta­ma­ño de un du­razno y el pri­mer mes del ta­ma­ño de un hue­vo. Aho­ra, que ya sa­bes su ta­ma­ño te se­rá más fá­cil en­ten­der por­que se lle­na tan rá­pi­do, se va­cía de igual mo­do.

La se­gun­da to­ma

Des­pués de que ha­ya ter­mi­na­do la pri­me­ra to­ma, tal vez la se­gun­da no la to­me si que­dó sa­tis­fe­cho, sin em­bar­go, siem­pre se re­co­mien­da ofre­cer el se­gun­do pe­cho. Es im­por­tan­te de­jar que él se suel­te so­lo y no pen­sar que ya ha es­ta­do «su­fi­cien­tes» mi­nu­tos ama­man­tan­do. De­ter­mi­nar de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria un mí­ni­mo de tiem­po pa­ra com­ple­tar una to­ma pue­de po­ner en ries­go la can­ti­dad que tu be­bé ne­ce­si­ta en ese mo­men­to.

Tal vez unas ve­ces las to­mas sean más rá­pi­das que otras; pue­de va­riar du­ran­te el día o la no­che. Por eso es im­por­tan­te ob­ser­var su com­por­ta­mien­to du­ran­te la to­ma pa­ra es­tar se­gu­ra de que es­tá sa­tis­fe­cho. Po­co a po­co te sen­ti­rás más con­fia­da y sa­brás que su gua­ti­ta ya es­tá más que lle­na. Hay ma­más que han no­ta­do que su be­bé se ve tan re­la­ja­do co­mo un «cu­ra­di­to». En mu­chas oca­sio­nes tu pe­que­ño se que­da­rá dor­mi­do y es­to es nor­mal. Si crees que lo ha he­cho de­ma­sia­do rá­pi­do, pue­des ro­zar li­ge­ra­men­te su me­ji­lla pa­ra que con­ti­núe suc­cio­nan­do, y si se vuel­ve a que­dar dor­mi­do, re­cuer­da que no hay me­jor lu­gar pa­ra dor­mir que en los bra­zos de ma­má.

¿Cómo sa­ber si es­tá to­man­do su­fi­cien­te le­che?

Es di­fí­cil sa­ber cuán­ta le­che ha con­su­mi­do cuan­do se da di­rec­ta­men­te del pe­cho, por lo que de­bes ob­ser­var la can­ti­dad de pa­ña­les que cam­bias en 24 ho­ras. Los pri­me­ros dos días se­rán en­tre 2 y 3 pa­ña­les de pi­pí y la pri­me­ra ca­qui­ta lla­ma­da me­co­nio, que es ne­gra y pe­ga­jo­sa. A par­tir del ter­cer día, los de pi­pí au­men­tan y ha­brá de 3 a 6 pa­ña­les de ca­qui­ta de «buen» ta­ma­ño, de co­lor ama­ri­llo mos­ta­za y de con­sis­ten­cia co­mo hue­vo re­vuel­to. Las he­ces de una gua­gua que to­ma le­che ma­ter­na no tie­nen un olor in­ten­so y es más bien un aro­ma dul­ce.

¿Cómo sé que efec­ti­va­men­te es­tá to­man­do mi le­che?

Así co­mo has apren­di­do que ya es­tá lis­to pa­ra co­mer, ob­ser­va su com­por­ta­mien­to una vez que esté to­man­do de tu pe­cho. Pri­me­ro suc­cio­na­rá rá­pi­da­men­te pa­ra es­ti­mu­lar el «re­fle­jo de eyec­ción» (el re­fle­jo que ha­ce que sal­ga la le­che pro­du­ci­da por tus se­nos). Des­pués cam­bia­rá a suc­cio­nes más len­tas y lar­gas al ini­ciar el flu­jo de le­che.

No­ta­rás que tu be­bé ha­ce pau­sas re­gu­la­res y con­ti­núa suc­cio­nan­do. Al ad­ver­tir que tu gua­gua es­tá tra­gan­do, te sen­ti­rás más tran­qui­la de sa­ber que el «aga­rre» es ade­cua­do y es­tá to­man­do bas­tan­te le­che.

Cuan­do las suc­cio­nes se vuel­ven más len­tas y es­po­rá­di­cas es in­di­ca­dor de que ya es­tá a pun­to de ter­mi­nar la to­ma del pri­mer pe­cho. Su cuer­po se ve­rá más re­la­ja­do y fi­nal­men­te se sol­ta­rá so­lo al ter­mi­nar.

Pue­des apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra cam­biar su pa­ñal y ofre­cer­le el se­gun­do pe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.