La ri­sa y el llan­to

Ser Padres (Chile) - - DESDE LA CUNA -

En reali­dad am­bas no son tan di­fe­ren­tes, son ma­ni­fes­ta­cio­nes del es­ta­do de bie­nes­tar del be­bé y las dos pro­vo­can una reac­ción in­me­dia­ta en los pa­dres. Por eso el ni­ño apren­de­rá a ma­ne­jar­las, aun­que con dis­tin­tos fi­nes: el llan­to pa­ra lla­mar la aten­ción; la ri­sa pa­ra em­pa­ti­zar. Lo que las di­fe­ren­cia es que aun­que na­ce­mos con nues­tro sis­te­ma neu­ro­nal in­ma­du­ro, no ne­ce­si­ta­mos apren­der a te­ner mie­do, asco, tris­te­za... mien­tras que sí te­ne­mos que apren­der a ex­pe­ri­men­tar nue­vas emo­cio­nes po­si­ti­vas. «Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas vie­nen muy ce­rra­das, la ca­pa­ci­dad de de­sa­rro­llo es muy cor­ta», ex­pli­ca Gar­cía Fer­nán­dez-Abascal. «Po­de­mos apren­der a te­ner asco a nue­vas co­sas, pe­ro no po­de­mos desa­rro­llar nue­vas emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. «No obs­tan­te, aun­que ve­ni­mos pre­pa­ra­dos pa­ra dis­fru­tar, sí te­ne­mos que apren­der a desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de di­ver­tir­nos, que es in­fi­ni­ta: al te­ner que asi­mi­lar­la, nos da la po­si­bi­li­dad de que go­ce­mos di­fe­ren­tes co­sas. En nues­tro có­di­go ge­né­ti­co no es un ca­mino ce­rra­do, al con­tra­rio. Y eso es lo ma­ra­vi­llo­so del ser hu­mano: nun­ca de­ja­mos de apren­der a go­zar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.