TRA­TA­MIEN­TOS SE­GÚN EL NI­VEL DE HI­POA­CU­SIA

Ser Padres (Chile) - - SALUD -

1. En ca­so de sor­de­ra pro­fun­da, se re­cu­rre al im­plan­te co­clear. Es­te dis­po­si­ti­vo se im­plan­ta en el oí­do in­terno me­dian­te ci­ru­gía, es­ti­mu­la di­rec­ta­men­te el ca­ra­col (una de las par­tes del oí­do) y per­mi­te re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de oír. Se de­be ha­cer al­re­de­dor del pri­mer año de vi­da, pa­ra que la au­di­ción y el len­gua­je se desa­rro­llen a la par.

2. Si la sor­de­ra es mo­de­ra­da, cau­sa­da por al­gu­na mal­for­ma­ción en el oí­do me­dio o in­terno, se co­lo­ca un au­dí­fono que am­pli­fi­ca los so­ni­dos que lle­gan al oí­do ex­terno.

3. Cuan­do el ori­gen del pro­ble­ma es una mal­for­ma­ción en el oí­do ex­terno, pue­de so­lu­cio­nar­se con una sen­ci­lla in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pa­ra co­lo­car un im­plan­te os­teoin­te­gra­do; es­tos dis­po­si­ti­vos se fi­jan al hue­so de­trás de la ore­ja, se cu­bren con piel In­te­gra (un ti­po de piel ar­ti­fi­cial) y, me­dian­te un pro­ce­sa­dor ex­terno que con­tac­ta con la pla­ca an­cla­da al hue­so, trans­mi­te las vi­bra­cio­nes so­no­ras al oí­do in­terno a tra­vés del hue­so tem­po­ral.

4. A los ni­ños que no tie­nen el con­duc­to au­di­ti­vo ex­terno

permea­ble, los au­dí­fo­nos con­ven­cio­na­les no les sir­ven, por­que am­pli­fi­can el so­ni­do y lo trans­mi­ten vía aé­rea al oí­do in­terno. Los im­plan­tes os­teoin­te­gra­dos, en cam­bio, trans­mi­ten los so­ni­dos me­dian­te una vi­bra­ción por vía ósea. ¿Y cuan­do el pro­ble­ma de au­di­ción no es con­gé­ni­to? Se ha­bla de una pér­di­da de au­di­ción ad­qui­ri­da, pro­vo­ca­da por:

•Oti­tis mu­co­sa. Es la más co­mún. Cuan­do el be­bé su­fre un ca­ta­rro se acu­mu­lan mo­cos den­tro del oí­do me­dio y pue­den for­mar un ta­pón que cau­sa una hi­poa­cu­sia mo­de­ra­da o le­ve. El tra­ta­mien­to más ha­bi­tual es con me­di­ca­men­tos y, si no fun­cio­nan, con una ci­ru­gía que con­sis­te en pin­char el tím­pano, qui­tar el mo­co (dre­nan­do el oí­do) y co­lo­car un tu­bi­to en la mem­bra­na tim­pá­ni­ca pa­ra ven­ti­lar el oí­do me­dio y evi­tar que se acu­mu­le mo­co de nue­vo.

•La me­nin­gi­tis. Es una cau­sa fre­cuen­te de hi­poa­cu­sia neu­ro­sen­so­rial, es de­cir, que afec­ta al oí­do in­terno y pro­du­ce una sor­de­ra pro­fun­da. Tam­bién se so­lu­cio­na con un im­plan­te co­clear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.