3. FREN­TE A LOS PRI­ME­ROS RA­YOS

Ser Padres (Chile) - - ESPECIAL -

DE LUZ

Una vez que se han vi­vi­do ade­cua­da­men­te las eta­pas del due­lo, el be­bé ar­coí­ris por fin pue­de ha­cer su apa­ri­ción por­que aho­ra es po­si­ble es­pe­rar­lo co­mo una nue­va ilu­sión; sin cul­pa, ni an­sie­dad, con­di­ción que po­dría lle­var a la pa­re­ja a ver a es­te nue­vo be­bé co­mo un sus­ti­tu­to o a sen­tir que es­tán trai­cio­nan­do a su hi­jo muer­to al amar­lo. En es­te sen­ti­do, aho­ra los pa­pás ne­ce­si­tan en­fo­car­se en es­te nue­vo ser ba­jo otros pen­sa­mien­tos:

• Es­te nue­vo em­ba­ra­zo les va a traer otra fe­li­ci­dad enor­me y el na­ci­mien­to del nue­vo be­bé se­rá co­mo la luz des­pués de lo tris­te que vi­vie­ron.

• Es­te otro be­bé no ten­drá las ca­rac­te­rís­ti­cas del ni­ño que mu­rió; es al­guien con cua­li­da­des dis­tin­tas, in­clu­so, po­si­ble­men­te de un se­xo di­fe­ren­te al ni­ño que fa­lle­ció.

• Es­te be­bé no tie­ne por qué cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de­po­si­ta­das en el otro pe­que­ño; él ya es­tá cons­tru­yen­do jun­to con us­te­des, otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.