PRO­BLE­MAS VI­SUA­LES MÁS FRE­CUEN­TES

Ser Padres (Chile) - - SALUD -

La ma­yo­ría de las al­te­ra­cio­nes ocu­la­res que pue­den afec­tar a los ni­ños se pue­den de­tec­tar me­dian­te exá­me­nes pa­ra de­ter­mi­nar la agu­de­za vi­sual, así co­mo otro ti­po de pro­ble­mas ocu­la­res. En­tre los más fre­cuen­tes se en­cuen­tran:

Am­blio­pía, co­no­ci­da tam­bién co­mo ‘ojo pe­re­zo­so’, con­sis­te en que uno de los ojos pre­sen­ta una vi­sión de­fi­cien­te. En­tre las cau­sas que lo pro­vo­can se en­cuen­tran el es­tra­bis­mo (o biz­que­ra) y un error de re­frac­ción di­fe­ren­te en­tre am­bos ojos. Si no se tra­ta a tiempo pue­de oca­sio­nar pér­di­da irre­ver­si­ble de vis­ta en el ojo afec­ta­do.

Es­tra­bis­mo, es una ali­nea­ción in­co­rrec­ta de los ojos, ya que es­tos se orien­tan ha­cia den­tro, ha­cia fue­ra, ha­cia arri­ba o ha­cia aba­jo; es de­cir mi­ran en di­fe­ren­te di­rec­ción. En ca­so de que so­lo ha­ya un ojo des­a­li­nea­do, es­te pue­de desa­rro­llar tam­bién am­blio­pía. Se pue­de co­rre­gir cu­brien­do el ojo bien ali­nea­do, lo que obli­ga al des­a­li­nea­do a fun­cio­nar con nor­ma­li­dad. En oca­sio­nes una ope­ra­ción o el uso de an­te­ojos es­pe­cia­les ayu­dan a co­rre­gir la des­a­li­nea­ción.

Erro­res de re­frac­ción, en es­tos la for­ma del ojo no re­fle­ja (re­frac­ta) la luz co­rrec­ta­men­te; cam­bia su di­rec­ción, de tal mo­do que per­ci­be las imá­ge­nes bo­rro­sas. Es­te ti­po de erro­res pue­den pro­vo­car tam­bién am­blio­pía. Los más comunes:

• Hi­per­me­tro­pía. Es cuan­do se ven de for­ma de­fi­cien­te los ob­je­tos cer­ca­nos y se tra­ta con an­te­ojos o len­tes de con­tac­to gra­dua­dos.

• As­tig­ma­tis­mo. Im­per­fec­ción en la cur­va­tu­ra de la su­per­fi­cie an­te­rior de la cór­nea; pro­vo­ca vis­ta bo­rro­sa y otras mo­les­tias. Quie­nes lo pa­de­cen per­ci­ben de ma­ne­ra dis­tor­sio­na­da las co­sas, tan­to de le­jos co­mo de cer­ca. Sue­le tra­tar­se con an­te­ojos y es fre­cuen­te en los ni­ños.

• Mio­pía. Con­sis­te en ver de for­ma de­fi­cien­te los ob­je­tos dis­tan­tes o le­ja­nos, por eso la gen­te sue­le ha­cer chi­qui­tos los ojos pa­ra en­fo­car. Es fre­cuen­te en ni­ños pre­ma­tu­ros. Se tra­ta con an­te­ojos o len­tes de con­tac­to gra­dua­dos, sin em­bar­go, no dis­mi­nu­ye, al con­tra­rio, con­for­me el ni­ño crece, tien­de a au­men­tar la gra­dua­ción; es­to es por­que la mio­pía es re­sul­ta­do de un ojo más gran­de de lo ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.