Acla­re­mos tus po­si­bles du­das

Ser Padres (Chile) - - SER PAPÁ -

• 1. Mi gus­to por el box, ¿no lo he­re­da?

Es una apues­ta, por­que en es­te as­pec­to de los gus­tos y tem­pe­ra­men­tos, tan­to ma­má co­mo pa­pá apor­tan sus ge­nes, sin em­bar­go, he­ren­cia no es des­tino.

Los ex­per­tos han re­co­no­ci­do que los ge­nes pue­den ser mo­di­fi­ca­dos por el am­bien­te que vi­ve la per­so­na: “es­te nue­vo ser tam­bién se de­fi­ne por el am­bien­te, que es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra que es­tos ge­nes he­re­da­dos de los pa­dres se ex­pre­sen: la edu­ca­ción, la ca­li­dad de vi­da, la for­ma de in­ter­ac­tuar en fa­mi­lia, los há­bi­tos fa­mi­lia­res o la es­ti­mu­la­ción que el ni­ño re­ci­ba in­flu­yen pa­ra que un gen u otro de lo pa­dres sea el pre­do­mi­nan­te”, ase­gu­ra Leo­nar­do Me­jía, di­rec­tor de Ge­nos­mé­di­ca.

En es­te sen­ti­do, si tú prac­ti­cas el box y lle­vas a tu pe­que a prac­ti­car­lo tam­bién, po­co a po­co él es­ti­mu­la es­ta ha­bi­li­dad que tú le trans­mi­tis­tes ge­né­ti­ca­men­te, aun­que no ha­ya si­do el gen do­mi­nan­te. Es co­mo una eti­que­ta en los ge­nes. Por ello, lo mis­mo pue­de ocu­rrir con la nu­tri­ción, las ha­bi­li­da­des o fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les. Los hi­jos he­re­dan lo que se les es­ti­mu­la, por­que ellos ya tie­nen una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, so­lo ha­ce fal­ta es­ti­mu­lar­los pa­ra que se desa­rro­lle.

2.¿Yo le he­re­do la pre­fe­ren­cia se­xual?

De acuer­do con el doc­tor Leo­nar­do, al­gu­nos gru­pos de in­ves­ti­ga­do­res han de­ter­mi­na­do que la ho­mo­se­xua­li­dad mas­cu­li­na pue­de lle­gar a te­ner una he­ren­cia pre­do­mi­nan­te­men­te por vía de la ma­má, que a tra­vés de su cro­mo­so­ma X le da al hi­jo va­rón la pre­dis­po­si­ción de te­ner una pre­fe­ren­cia se­xual ho­mo­se­xual. No obs­tan­te, tam­bién se ha vis­to que hay mu­chos otros ge­nes de am­bos pa­dres que in­flu­yen.

3. ¿Y qué de mis gran­des ojos y voz va­ro­nil, de mi in­te­li­gen­cia?

Am­bos pa­dres apor­tan al ni­ño ge­nes re­la­cio­na­dos con el as­pec­to fí­si­co (el co­lor de la piel, los ojos, del ca­be­llo), sus fa­cul­ta­des in­te­lec­tua­les, el gus­to por al­gún ali­men­to o ac­ti­vi­dad en es­pe­cí­fi­co. Los ni­ños he­re­dan de pa­pá y ma­má la mis­ma can­ti­dad de ge­nes, ca­da gen que ellos le apor­tan tie­ne re­la­ción con una mis­ma ca­rac­te­rís­ti­ca; el gen do­mi­nan­te es el que pre­va­le­ce en el be­bé. ¿Có­mo sa­ber cuál es el do­mi­nan­te, si el de ma­má o el de pa­pá? El doc­tor Leo­nar­do Pé­rez Me­jía ex­pli­ca que es un pro­ce­so alea­to­rio, al azar, así que na­da es­tá es­cri­to; in­clu­so qui­zá he­re­de tus ojos y tu voz ás­pe­ra, aun­que sea ni­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.