Los abo­ga­dos de los ni­ños

Hay ca­sos que ga­na­rás; otros, es­tán com­ple­ta­men­te per­di­dos e in­clu­so, ni si­quie­ra los de­be­rías acep­tar.

Ser Padres (Chile) - - SER ABUELOS - JES­SI­CA LÓ­PEZ CER­VAN­TES PA­TRI­CIA OSUNA, PSI­COA­NA­LIS­TA Y TE­RA­PEU­TA FA­MI­LIAR POR ASE­SO­RÍA IS­TOCK SAÚL VILCHIS FO­TO DI­SE­ÑO

To­dos re­co­no­ce­mos que los abue­los son esos ma­ra­vi­llo­sos se­res que nos re­ci­ben en su ho­gar con gran­des abra­zos y apa­pa­chos; nos re­ga­lan los ju­gue­tes que que­re­mos, nos lle­van a pa­sear, nos com­pran el dul­ce de al­go­dón más gran­de del par­que, nos de­jan ver to­da la tar­de te­le­vi­sión... Tam­bién, los re­cor­da­mos co­mo esas per­so­nas que nos de­fien­den de que ma­má o pa­pá nos re­ga­ñen. Se­gu­ra­men­te tú lo vi­vis­te con tus abue­los y aho­ra que eres abue­lo, con tus nie­tos:

“Abue, ayer mi ma­má me re­ga­ñó”, te di­ce tu an­ge­li­to en tan­to tú ya mi­ras in­me­dia­ta­men­te a su ma­má cues­tio­nan­do su ac­ción. “¿Y por qué te re­ga­ño, ca­ri­ño?”, in­da­gas con tu nie­to. “Abue, es que yo no que­ría po­ner­me es­tos za­pa­tos”. Vol­teas ha­cia tu hi­ja so­lo pa­ra de­cir­le “ya te ha­bía di­cho yo que esos za­pa­tos ya no le que­dan; a ver, hi­ji­to, ven­te, yo te los voy a cam­biar”. Pue­de ser que esos za­pa­tos efec­ti­va­men­te ya no le vie­nen al pe­que­ño y que tu ac­tuar es­tu­vie­ra bien por­que te es­ta­bas ase­gu­ran­do de que no lo las­ti­ma­rán, de su bie­nes­tar; sin em­bar­go, irre­me­dia­ble­men­te, el hi­jo de tu hi­ja aho­ra sa­be que su ma­má no es la au­to­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.