MIE­DOS QUE HA­BLAN DE SU MIE­DOS

Ser Padres (Chile) - - SUS EMOCIONES -

Es­tas si­tua­cio­nes tien­den a ser la ma­ni­fes­ta­ción de un mie­do bá­si­co no su­pe­ra­do du­ran­te sus pri­me­ros años.

1. Te­rro­res noc­tur­nos. Cuan­do un ni­ño des­pier­ta en la no­che, gri­tan­do, su­dan­do y llo­ran­do, nor­mal­men­te es por­que es­tá te­nien­do pe­sa­di­llas o tie­ne un ata­que de an­sie­dad; pue­des es­tar se­gu­ra de que hu­bo al­go que in­ter­fi­rió en el desa­rro­llo de la con­fian­za bá­si­ca. Es­tos te­rro­res so­lo pue­den tra­ba­jar­se en te­ra­pia, por­que po­dría desa­rro­llar un tras­torno de an­sie­dad más ade­lan­te.

2.Mie­do a los des­co­no­ci­dos. Es nor­mal que a los ocho me­ses se pre­sen­te la an­gus­tia de la ca­ra des­co­no­ci­da, pe­ro si más ade­lan­te si­gue an­gus­tián­do­se an­te per­so­nas des­co­no­ci­das, sí pue­des pen­sar que su con­fian­za es­tá fa­llan­do. 3. Mie­do a la os­cu­ri­dad. Es bas­tan­te nor­mal, por­que se sien­te in­de­fen­so; es cuan­do em­pie­za a que­dar­se so­li­to en su cuar­to o tie­ne que en­trar a lu­ga­res os­cu­ros. Sin em­bar­go, si tie­ne bien tra­ba­ja­dos su mie­dos pri­ma­rios, po­drá en­fren­tar es­te te­mor sin ma­yor pro­ble­ma.

4. Mie­do a las tor­men­tas. Si los adul­tos te­ne­mos mie­do cuan­do el cie­lo true­na, los ni­ños con ma­yor ra­zón; pues mien­tras el adul­to tie­ne la ca­pa­ci­dad de au­to­rre­gu­lar sus emo­cio­nes, el ni­ño ape­nas es­tá apren­dien­do a re­co­no­cer­las. 5. Mie­do a los ani­ma­les. Tie­nen una ba­se bio­ló­gi­ca y es ins­tin­ti­vo, por­que hay una reac­ción na­tu­ral que vie­ne del ce­re­bro a po­ner­se ba­jo res­guar­do de las ame­na­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.