1 AÑO

Exis­ten ju­gue­tes que lo ayu­dan a es­ti­mu­lar sus pri­me­ros pa­sos, te de­ja­mos una guía pa­ra que es­co­jas el mejor, se­gún su edad.

Ser Padres (Chile) - - CONTENTS - POR BEATRIZ HERRERO FOTO ISTOCK DI­SE­ÑO SORAYA AVELAR TANUS

Pe­que­ños ca­mi­nan­tes

Dar los pri­me­ros pa­sos es to­da una proeza pa­ra los pe­ques; una vez que lo logran, desa­rro­llar y afian­zar esa fa­cul­tad se­rá so­lo cues­tión de tiem­po y prác­ti­ca. ¡Y qué mejor ayu­da ex­tra que los ju­gue­tes! Pe­ro, ¿cuál es el mejor pa­ra fa­ci­li­tar el apren­di­za­je? An­tes de que es­co­jas, te con­vie­ne es­tu­diar sus ca­rac­te­rís­ti­cas, uti­li­dad a la ho­ra de es­ti­mu­lar la mar­cha, así co­mo las po­si­bi­li­da­des de jue­go que ofre­ce.

CORREPASILLOS

Lle­va rue­das y una es­pe­cie de ba­ran­dal tra­se­ro pa­ra que el ni­ño se aga­rre y ca­mi­ne apo­ya­do en él. Pue­de te­ner dis­tin­tas for­mas e in­cor­po­rar un jue­go, co­mo los blo­ques de cons­truc­ción. Al­gu­nos mo­de­los lle­van asien­to, así que se pue­den usar tam­bién co­mo vehícu­los.

•Edad: Des­de el mo­men­to en que el pe­que­ño pue­de man­te­ner­se de pie so­lo y da sus pri­me­ros pa­sos, en­tre los 10 y los 16 me­ses. An­tes pue­de ser pe­li­gro­so por el ries­go de caer­se.

•Pa­ra qué sir­ve: No es pa­ra apren­der a ca­mi­nar, sino pa­ra en­sa­yar: su fin es que el ni­ño ejer­ci­te la mar­cha una vez que ha­ya da­do sus pri­me­ros pa­sos. Por tan­to, ya de­be man­te­ner el equi­li­bro y ser ca­paz de avan­zar de la­do aga­rrán­do­se a un mue­ble.

•Be­ne­fi­cios: Apo­ya com­ple­ta­men­te la plan­ta de los pies y apren­de a dis­tri­buir el pe­so de su cuer­po de una pier­na a otra mien­tras ca­mi­na. De es­ta for­ma afian­za su sen­ti­do del equi­li­brio, a la vez que va for­ta­le­cien­do los múscu­los de bra­zos y pier­nas.

MECEDOR

Po­de­mos en­con­trar des­de el tra­di­cio­nal caballito de ma­de­ra has­ta di­se­ños más so­fis­ti­ca­dos, con for­mas, ma­te­ria­les y ac­ce­so­rios va­ria­dos. Es fun­da­men­tal que ten­ga asas pa­ra aga­rrar­se, una ba­se de ba­lan­ceo an­ti­caí­das y un apo­yo pa­ra los pies. Al­gu­nos mo­de­los lle­van un ar­co de se­gu­ri­dad al­re­de­dor del asien­to, el cual im­pi­de que el pe­que­ño se cai­ga.

•Edad: Cuan­do ya se man­tie­ne sen­ta­do y si el mo­de­lo dis­po­ne de un asien­to ce­rra­do, a par­tir de los 8 o 9 me­ses. Si el asien­to no tie­ne pro­tec­ción, a par­tir de los 18 me­ses y siem­pre con un adul­to pre­sen­te.

•Pa­ra qué sir­ve: Es un ju­gue­te que pro­por­cio­na di­ver­sión, el ba­lan­ceo en­tu­sias­ma a los ni­ños y les per­mi­te dis­fru­tar del mo­vi­mien­to sin ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se.

•Be­ne­fi­cios: Ejer­ci­ta el sen­ti­do del equi­li­brio, ya que mien­tras se me­ce, el ni­ño va ajus­tan­do im­per­cep­ti­ble­men­te su cuer­po a los mo­vi­mien­tos que ha­ce; tal apren­di­za­je le se­rá de gran uti­li­dad pa­ra cuan­do co­mien­ce a ca­mi­nar.

EM­PU­JE Y ARRAS­TRE

Tie­nen rue­das y los hay de mu­chas for­mas, aun­que pre­do­mi­nan los ani­ma­les. Unos lle­van una cuer­da en la par­te fron­tal pa­ra ti­rar de ella; otros tie­nen un pa­lo pa­ra em­pu­jar por de­trás. En al­gu­nos, el mu­ñe­co se mue­ve, ha­ce rui­dos o emi­te lu­ces mien­tras el ni­ño lo arras­tra.

•Edad: A par­tir de los 18 me­ses, cuan­do el pe­que­ño ya an­da con sol­tu­ra.

•Pa­ra qué sir­ve: Es­tos ar­tícu­los in­vi­tan al ni­ño a prac­ti­car sus pri­me­ros pa­sos y pue­den ser un buen re­cur­so cuan­do no quie­re ca­mi­nar y pi­de ir en la si­lli­ta o en bra­zos. Los que tie­nen for­ma de ani­mal, más aún si son de tac­to sua­ve, se pue­den usar tam­bién co­mo ob­je­tos de com­pa­ñía.

•Be­ne­fi­cios: Es­ti­mu­lan la mar­cha y la orien­ta­ción es­pa­cial. Los de em­pu­je ayu­dan al des­pla­za­mien­to y a prac­ti­car el equi­li­brio. Am­bas mo­da­li­da­des obli­gan al ni­ño a coor­di­nar va­rias ac­cio­nes al mis­mo tiem­po: ca­mi­nar, ti­rar o em­pu­jar y mi­rar al ju­gue­te. La ven­ta­ja es que el pe­que­ño pue­de ir adap­tán­do­se a su pro­pio rit­mo.

CA­RRI­TO

El ni­ño se sube y avan­za im­pul­sán­do­se con los pies. Pue­de ser un co­che, una mo­to, ani­mal... Al­gu­nos mo­de­los lle­van un so­por­te tra­se­ro pa­ra que el ni­ño ca­mi­ne em­pu­ján­do­lo y lo use co­mo un correpasillos.

•Edad: A par­tir de los 12 me­ses.

•Pa­ra qué sir­ve: Pa­ra dis­fru­tar des­pla­zán­do­se por la ca­sa o al ai­re li­bre. Tam­bién, pa­ra imi­tar a los ma­yo­res con­du­cien­do (los pri­me­ros jue­gos sim­bó­li­cos apa­re­cen al fi­nal de es­te año).

•Be­ne­fi­cios: El ni­ño des­cu­bre que, usan­do las pier­nas y los pies ade­cua­da­men­te, pue­de mo­ver el vehícu­lo y ad­qui­rir ve­lo­ci­dad. Con ello ga­na au­to­no­mía y con­fian­za en sí mis­mo. Ade­más, el ejer­ci­cio for­ta­le­ce sus múscu­los.

TRICICLO CON BA­RRA

Es una ver­sión del triciclo de to­da la vi­da di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra los más pe­que­ños. In­cor­po­ra una ba­rra tra­se­ra con asa pa­ra po­der ser con­du­ci­do y em­pu­ja­do por un adul­to. De­be lle­var co­rreas y fre­nos. Pue­den te­ner di­fe­ren­tes ac­ce­so­rios: re­tro­vi­so­res, ca­po­ta, ces­ta pa­ra los ju­gue­tes del ni­ño, etc.

•Edad: Los hay vá­li­dos a par­tir de los 6-10 me­ses. Otros es­tán acon­se­ja­dos a par­tir de los 15 me­ses. Si se pre­ten­de que el ni­ño pe­da­lee, hay que es­pe­rar a que cum­pla 2 años.

•Pa­ra qué sir­ve: Pa­ra des­pla­zar­se pe­da­lean­do, una vez que el pe­que­ño ya es­tá ca­pa­ci­ta­do, nor­mal­men­te a par­tir de los dos años. An­tes de esa edad, es más un vehícu­lo de pa­seo: el ni­ño se sien­ta, apo­ya los pies en los pe­da­les o en el re­po­sa­piés y los pa­dres lo em­pu­jan.

•Be­ne­fi­cios: Ma­ne­jar un triciclo re­quie­re des­tre­za, coor­di­na­ción, fuer­za y sen­ti­do de la orien­ta­ción es­pa­cial. Es­to se lo­gra par­tir de los dos años. An­tes de esa edad, los be­ne­fi­cios pa­ra el desa­rro­llo psi­co­mo­tor son ca­si inexis­ten­tes. Pe­se a ello, tie­ne ven­ta­jas: al ni­ño le en­can­ta usar un triciclo co­mo el de los ma­yo­res y a los pa­dres les pue­de re­sul­tar có­mo­do usarlo co­mo al­ter­na­ti­va a la si­lla de pa­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.