SÍN­DRO­ME DEL NIDO

Or­de­nar, lim­piar, pre­pa­rar, de­co­rar... ¿Qué me pa­sa? ¡No pue­do pa­rar!

Ser Padres (Chile) - - NEWS -

Rec­ta fi­nal del em­ba­ra­zo: can­san­cio en su extensión má­xi­ma, hin­cha­zón ge­ne­ra­li­za­da, ner­vios a flor de piel... Con es­te pa­no­ra­ma, ¿qué sen­ti­do tie­nen esos bro­tes de vi­ta­li­dad y ener­gía que te lle­van a que­rer de­jar re­lu­cien­te tu ca­sa, ge­ne­ral­men­te en la ma­dru­ga­da? La res­pues­ta es muy clara: pa­de­ces el sín­dro­me del nido.

Bien lo sa­be Ana, quien aún hoy, va­rios me­ses des­pués de ha­ber te­ni­do a su hi­ja Ada, no se re­co­no­ce en aque­lla mu­jer que, em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, abo­rre­ció los ador­nos de las pa­re­des de su do­mi­ci­lio. «De re­pen­te me di cuen­ta de lo feo que se veía, así que, en la ma­dru­ga­da, me de­di­qué a ali­sar las pa­re­des. Mi ob­je­ti­vo era que cuan­do mi ni­ña lle­ga­ra a ca­sa con­tem­pla­ra un ho­gar su­per­pul­cro (co­mo si ella se fue­ra a dar cuen­ta...). Só­lo aguan­té me­dia pa­red y, por suer­te, mi ma­ri­do hi­zo el res­to mien­tras yo me re­cu­pe­ra­ba de la ce­sá­rea en el hos­pi­tal, pe­ro la ver­dad es que to­da mi con­cen­tra­ción y ener­gía es­ta­ban vol­ca­das en esa la­bor. Es­ta­ba de ver­dad can­sa­da, pe­ro cuan­do me po­nía de lleno en la “ope­ra­ción re­pin­tar pa­re­des” no­ta­ba que subía mi ener­gía de for­ma in­des­crip­ti­ble».

Aun­que son mu­chas las ma­más que ca­na­li­zan los efec­tos de es­te sín­dro­me ha­cia la de­co­ra­ción o las manualidades (te­jer es la ac­ti­vi­dad pre­fe­ri­da), lo ha­bi­tual es que las con­duc­tas pro­pias de la anida­ción se cen­tren en el be­bé (su ro­pa, su cuar­to...) o en la logística del ho­gar en el posparto.

Ma­nue­la cuen­ta có­mo se con­vir­tió en la rei­na del con­ge­la­do: «Cuan­to más se acer­ca­ba la fe­cha pre­vis­ta de par­to, me­nos sa­lía de la co­ci­na: co­ci­na­ba en gran­des can­ti­da­des y con­ge­la­ba al mis­mo rit­mo, co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Cuan­do mi con­ge­la­dor di­jo “bas­ta”, por­que ya no ca­bía ni me­dio en­va­se más, a las tres de la ma­ña­na caí en la cuen­ta de que me ha­bía pasado en mi lo­cu­ra».

He­ren­cia ca­ver­ní­co­la

¿Hor­mo­nas? ¿Un me­ca­nis­mo pa­ra ca­na­li­zar la an­sie­dad an­te el par­to? ¿Vi­sión prác­ti­ca y ta­len­to or­ga­ni­za­dor lle­va­dos al ex­tre­mo?... De to­do un po­co hay en es­te sín­dro­me, tal y co­mo han con­fir­ma­do las in­ves­ti­ga­cio­nes que lo han ana­li­za­do. En la úl­ti­ma, rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de McMas­ter (Ca­na­dá), se de­du­ce que no es un com­por­ta­mien­to irra­cio­nal o frí­vo­lo «sino un me­ca­nis­mo in­na­to y an­ces­tral que lle­va a las fu­tu­ras ma­dres a pre­pa­rar el en­torno y pro­por­cio­nar un am­bien­te se­gu­ro a sus hi­jos», se­gún ex­pli­có la psi­có­lo­ga Mar­la An­der­son, una de las au­to­ras de la in­ves­ti­ga­ción.

Por otro la­do, y co­mo ocu­rre con la ma­yo­ría de los fe­nó­me­nos que se pro­du­cen en el em­ba­ra­zo, el sín­dro­me tam­bién tie­ne un com­po­nen­te hor­mo­nal. En es­te ca­so es la oxi­to­ci­na: sus ni­ve­les se dis­pa­ran en la se­ma­na 37 pa­ra pre­pa­rar al or­ga­nis­mo ha­cia el par­to y po­ten­ciar to­das las con­duc­tas re­la­cio­na­das con el ins­tin­to ma­ter­nal.

Cló­sets y es­ca­le­ras: atrac­ción fa­tal

A otras em­ba­ra­za­das les da por or­ga­ni­zar, sí o sí, la par­te su­pe­rior de los mue­bles (¡mu­cho cui­da­do con las al­tu­ras!) o sea, aque­llos lu­ga­res en don­de so­le­mos de­jar co­sas que no uti­li­za­mos. El or­den de los cló­sets es otro clá­si­co.

«Pa­ra ca­sa, pa­ra pa­sear, pri­me­ra pues­ta, mien­tras cre­ce...»

La ma­yo­ría de las em­ba­ra­za­das se pa­san ho­ras no só­lo

pre­pa­ran­do, sino com­pro­ban­do cons­tan­te­men­te (in­clu­so va­rias ve­ces al día) que to­do lo que pue­de ne­ce­si­tar el be­bé es­tá per­fec­to. Los in­ves­ti­ga­do­res ca­na­dien­ses com­pro­ba­ron que es co­mún la ten­den­cia a or­de­nar y reor­de­nar se­gún dis­tin­tos cri­te­rios. «Ni re­cuer­do las ve­ces que or­ga­ni­cé el cló­set de Hu­go an­tes de que na­cie­ra: unos días po­nía en el pri­mer ca­jón la ro­pa de pri­me­ra pues­ta y co­lo­ca­ba el res­to en fun­ción de la edad (de 3 a 6 me­ses, de 9 a 12...). Al día si­guien­te pen­sa­ba que lo me­jor era dis­tri­buir­la co­mo ro­pa de ca­sa o de pa­seo. In­clu­so una vez va­cíe to­da la có­mo­da pa­ra co­lo­car­la se­gún el te­ji­do: al­go­dón 100 %, al­go­dón con mez­cla, sin­té­ti­ca... Al terminar ¡me sen­tí tan bien!», re­cuer­da Isa­bel.

Más co­mún en las pri­me­ri­zas

Ca­da mu­jer vi­ve es­te sín­dro­me a su ma­ne­ra, en fun­ción de sus cir­cuns­tan­cias y, tam­bién, de su for­ma de ser. Se­gún co­men­ta la psi­có­lo­ga Ma­rio­la Bo­ni­llo, miem­bro de To­pDoc­tors.es, pa­re­ce que es más ha­bi­tual en las ma­más con tem­pe­ra­men­to ner­vio­so y, en ge­ne­ral, en la pri­me­ri­zas. «Las que van por su se­gun­do o ter­cer hi­jo sue­len sen­tir me­nos an­sie­dad an­te la pro­xi­mi­dad del par­to y, ade­más, al te­ner ya otros hi­jos dis­po­nen de me­nos tiem­po y tie­nen que op­ti­mi­zar­lo en co­sas más prác­ti­cas», ex­pli­ca. «Pe­ro pue­de apa­re­cer en cual­quier em­ba­ra­za­da por­que tam­bién es una for­ma de man­te­ner la men­te ocu­pa­da y dis­traí­da an­tes del par­to».

No te re­sis­tas: úne­te a él... ¡y sá­ca­le par­ti­do!

Te­nien­do en cuen­ta que es una si­tua­ción nor­mal, que pue­des ha­cer po­co por evi­tar­la y que, ade­más, tie­nes a la cien­cia de tu la­do (no es una ma­nía, sino un ins­tin­to), lo me­jor es que te

de­jes lle­var y te apro­ve­ches de esas rá­fa­gas de ener­gía de las que aho­ra dis­fru­tas pa­ra re­or­ga­ni­zar tu ho­gar.

Só­lo hay dos lí­mi­tes: el can­san­cio (aun­que no lo sien­tas, nun­ca de­bes lle­var tus fuer­zas al lí­mi­te) y tu se­gu­ri­dad (re­sis­te al efec­to hip­nó­ti­co de los lu­ga­res al­tos y otras zo­na que im­pli­quen su­bir­te a es­ca­le­ras o ac­ti­tu­des pe­li­gro­sas, ¡no lo ha­gas!).

Una vez que naz­ca el be­bé, es­tos im­pul­sos de ener­gía pro­duc­ti­va prác­ti­ca­men­te de­sa­pa­re­cen (las hor­mo­nas vuel­ven a sus ni­ve­les nor­ma­les) y, ade­más, es­ta­rás muy ocu­pa­da co­mo pa­ra de­di­car­te a que tu en­torno es­té or­de­na­do. De he­cho, pue­de que pier­das de vis­ta el sa­cu­di­dor por una lar­ga temporada.

¿Tam­bién les ocu­rre a los pa­pás?

Al­gu­nos fu­tu­ros pa­pás su­fren lo que los ex­per­tos han de­no­mi­na­do «sín­dro­me de

couva­de» (del fran­cés couver, «in­cu­bar o criar»), que les lle­va a mi­me­ti­zar al­gu­nos de los sín­to­mas fí­si­cos del em­ba­ra­zo. Sin em­bar­go, no es­tá con­fir­ma­do que ocu­rra lo mis­mo con el sín­dro­me del nido aun­que, tal y co­mo apunta la psi­có­lo­ga, «no es ra­ro que los hombres más or­de­na­dos o pul­cros co­la­bo­ren en los com­por­ta­mien­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de es­te sín­dro­me cuan­do su pa­re­ja los pa­de­ce».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.