¿LO HEREDO O SE LO COM­PRO?

Ser Padres (Chile) - - NEWS -

Cuan­do te­ne­mos ni­ños pe­que­ños, pue­den lle­gar­nos ob­je­tos de los hi­jos de her­ma­nos ma­yo­res, pri­mos o de amistades pa­ra que nues­tro be­bé los reuti­li­ce. Aun­que el aho­rro es im­por­tan­te, ¿en ver­dad se pue­de apro­ve­char to­do sin pro­ble­ma?

ZA­PA­TOS NO, AUN­QUE… Cuan­do em­pie­zan a ca­mi­nar no se re­co­mien­da cal­za­do de se­gun­da mano, pues es me­jor que la nue­va hor­ma se adap­te a su pie y a su for­ma de ca­mi­nar sin que ha­ya si­do an­tes mol­dea­da por un pie dis­tin­to al su­yo.

Aho­ra bien, se pue­den he­re­dar si el pri­mer due­ño no los ha usa­do: cuan­do son muy bebés y aún no sa­ben ca­mi­nar, mu­chos pa­pás les po­nen za­pa­ti­tos a los ni­ños co­mo si fue­ran “cal­ce­ti­nes”, por lo que se los pue­des po­ner a tu hi­jo sin pro­ble­ma. Al­gu­nos pe­dia­tras re­co­mien­dan que si los za­pa­tos es­tán ca­si nue­vos, es po­si­ble re­uti­li­zar­los por igual. A ve­ces los pe­que­ños ape­nas usan el cal­za­do por­que en­se­gui­da les que­dan chi­cos. Hay que com­pro­bar tam­bién que su pri­mer usua­rio tu­vo una for­ma de ca­mi­nar nor­mal (no nos ser­vi­rían si lo ha­cía con los pies muy ha­cia den­tro o ha­cia afue­ra, por ejem­plo).

RO­PA SÍ Es bá­si­co la­var to­das las pren­das con agua ca­lien­te y ja­bón sua­ve an­tes de usar­las. Aun­que la ro­pa es­tu­vie­ra ya la­va­da, al pa­sar tiem­po guar­da­da pue­de con­ser­var pol­vo, hu­me­dad, gér­me­nes... BOTIQUÍN DE­PEN­DE

Cre­mas y me­di­ca­men­tos son vá­li­dos has­ta su fe­cha de ca­du­ci­dad. Al­gu­nos pro­duc­tos aguan­tan has­ta un año des­pués de abier­tos. El pro­tec­tor so­lar sue­le per­der sus pro­pie­da­des tras un año abier­to. JU­GUE­TES SÍ

Los ju­gue­tes tam­bién de­ben la­var­se an­tes, por­que lo pri­me­ro que ha­rá tu hi­jo sin du­da se­rá me­tér­se­los a la bo­ca. Si son de te­la, la la­va­do­ra ha­rá un tra­ba­jo es­tu­pen­do con ellos. Ade­más, es fun­da­men­tal re­vi­sar­los pa­ra ase­gu­rar­nos de que no tie­nen pie­zas pe­que­ñas que se pue­dan tra­gar ni al­go za­fa­do o en mal es­ta­do. MOI­SÉS SÍ

Re­vi­sa bien que no fal­ten pie­zas y, si es­tán en du­do­sas con­di­cio­nes, hay que cam­biar­las. Es im­por­tan­te fi­jar­se so­bre to­do en los si­tios de unión. Com­prue­ba va­rias ve­ces que el sis­te­ma de blo­queo fun­cio­na bien.

Si tie­ne asas hay que re­vi­sar que no han per­di­do con­sis­ten­cia y que sean re­sis­ten­tes, con re­fuer­zos en los pun­tos de

LA CU­NA ES EL LU­GAR EN DON­DE PA­SA­RÁ MÁS TIEM­PO DU­RAN­TE LOS PRI­ME­ROS ME­SES, PE­RO CRECERÁ IGUAL DE SANO Y CUI­DA­DO EN UNA HEREDADA QUE EN AL­GU­NA A ES­TRE­NAR. VIGILA QUE ES­TÉ EN BUEN ES­TA­DO.

unión. Si es de ma­de­ra o mim­bre echa un vis­ta­zo mi­nu­cio­so a su es­ta­do. Com­prue­ba que la cu­na ba­lan­cín no se vol­teé. An­tes de usar­la prue­ba co­lo­can­do al­gún objeto con un pe­so pa­re­ci­do al del ni­ño. LA CU­NA SÍ

Es el lu­gar en don­de pa­sa­rá más tiem­po du­ran­te los pri­me­ros me­ses, pe­ro crecerá igual de sano y cui­da­do en una heredada que en otra a es­tre­nar. Vigila que es­té en buen es­ta­do, que la dis­tan­cia en­tre los ba­rro­tes sea de en­tre 45 y 65 mm, que to­das las ori­llas sean re­don­das (sin aris­tas afi­la­das) y que al me­nos dos de las cua­tro rue­das ten­gan fre­nos pa­ra

evi­tar des­pla­za­mien­tos por los mo­vi­mien­tos del ni­ño. Tam­bién echa un vis­ta­zo al col­chón, que de­pen­dien­do del ti­po de uso que se le ha­ya da­do (los ni­ños pue­den usar la cu­na has­ta los dos años, por lo que mu­chos em­pie­zan a sal­tar so­bre el col­chón), pue­de pre­sen­tar al­gu­na de­for­mi­dad, co­mo par­tes más hun­di­das que otras. En tal ca­so se­rá su­fi­cien­te con cam­biar só­lo es­te ele­men­to. CAMBIADOR-BAÑERA SÍ

No sue­len pre­sen­tar des­per­fec­tos des­pués de un uso con­ti­nuo, por lo que he­re­dar­la es muy co­mún. Lo úni­co en que con­vie­ne fi­jar­se es en que la go­ma an­ti­des­li­zan­te si­ga te­nien­do efec­to pa­ra que el be­bé es­té se­gu­ro du­ran­te su ho­ra del ba­ño. SÁ­BA­NAS Y PAÑALES DE TE­LA ME­JOR NO Al­go tan ín­ti­mo co­mo un pa­ñal de te­la o sá­ba­nas pue­den re­ci­clar­se, pe­ro no es muy re­co­men­da­ble. De­be­rías rea­li­zar una de­sin­fec­ción a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Pri­me­ro, la­var­lo con ja­bón sua­ve (nun­ca clo­ro, po­dría da­ñar la piel del be­bé) y lue­go her­vir­los du­ran­te unos 20 mi­nu­tos. SI­LLA PA­RA CO­MER SÍ

No hay nin­gún in­con­ve­nien­te en que use una pres­ta­da siem­pre y cuan­do el me­ca­nis­mo pa­ra abrir y ce­rrar el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad fun­cio­ne a la per­fec­ción. Re­vi­sa que

el te­ji­do que re­cu­bre el res­pal­do es­té en bue­nas con­di­cio­nes y el me­ca­nis­mo de al­tu­ra re­gu­la­ble, si lo tie­ne, fun­cio­ne sin pro­ble­mas. Hay que la­var­lo y de­sin­fec­tar­lo bien, ya que los ni­ños pe­que­ños siem­pre en­cuen­tran re­si­duos que se pue­den lle­var a la bo­ca. SI­LLA DEL CO­CHE DE­PEN­DE Se pue­de he­re­dar siem­pre que cum­pla con el re­gla­men­to de se­gu­ri­dad ac­tual que pue­des re­vi­sar en el si­tio co­na­pra. sa­lud.gob.mx. Com­prue­ba, ade­más, que la si­lla se ajus­ta al pe­so del ni­ño (en esa mis­ma eti­que­ta apa­re­ce el gru­po de pe­so pa­ra el que es­tá fa­bri­ca­da). Cui­da tam­bién que se ajus­te bien al co­che y que en ge­ne­ral es­té en buen es­ta­do. An­tes de usar­la mán­da­la la­var pa­ra qui­tar­le al­gu­na man­cha o pol­vo acu­mu­la­do. SACALECHES, BIBERONES Y CHU­PO­NES NO… Y SÍ Las pie­zas de go­ma, cau­cho, lá­tex o si­li­cón sí de­ben sus­ti­tuir­se por otras nue­vas. Los chu­po­nes (tam­bién los de las ma­mi­las) no se pue­den he­re­dar por la rá­pi­da ca­du­ci­dad de sus ma­te­ria­les y su po­ca re­sis­ten­cia a los mé­to­dos de es­te­ri­li­za­ción. To­do lo de­más, da­do el aho­rro que su­po­ne, sí pue­de re­uti­li­zar­se, siem­pre que el plás­ti­co no se vea ama­ri­llen­to (es­to su­ce­de tras el pro­ce­so de her­vir­se re­pe­ti­das ve­ces) y que no ten­ga fi­su­ras en don­de pue­den que­dar bac­te­rias o que ten­ga mal olor.

To­do de­be es­tar de­sin­fec­ta­do. Se ha­ce hir­vién­do­lo 20 mi­nu­tos en es­te­ri­li­za­do­res eléc­tri­cos o lo que in­di­que tu es­te­ri­li­za­dor de mi­cro­on­das. Ten en cuen­ta que los chu­po­nes de­ben re­no­var­se ca­da dos me­ses

. SACAMOCOS NO

Es pre­fe­ri­ble com­prar uno nue­vo. Sue­le de­te­rio­rar­se con el tiem­po y ade­más se con­si­de­ra de uso per­so­nal y úni­co. Los pe­dia­tras acon­se­jan desechar­los si han si­do usa­dos por otros bebés. CARRIOLA SÍ

Es uno de los pro­duc­tos que con­vie­ne re­vi­sar a con­cien­cia por­que pa­sa­rá ho­ras en ella y aca­ba­rá en­can­tán­do­le: mon­tar­se en su ca­rri­to sig­ni­fi­ca que to­ca sa­lir a la ca­lle y a ca­si to­dos les en­tu­sias­ma. No hay nin­gún pro­ble­ma en que uti­li­ce una si­lla heredada si los cie­rres de los ar­ne­ses de se­gu­ri­dad es­tán en bue­nas con­di­cio­nes, los fre­nos fun­cio­nan sin pro­ble­ma y el asien­to man­tie­ne su ri­gi­dez. Otro pun­to a te­ner en cuen­ta es la col­cho­ne­ta, la par­te blan­da de la si­lla, que de­pen­dien­do de cuán­to se ha­ya usa­do pue­de es­tar más o me­nos gas­ta­da, so­bre to­do en la zo­na don­de el pe­que­ño apo­ya las pier­nas. Las si­llas que se fa­bri­can ac­tual­men­te sue­len uti­li­zar ma­te­ria­les du­ra­de­ros, con­sis­ten­tes y có­mo­dos, así que ca­si siem­pre una si­lla usa­da por otro ni­ño du­ran­te un par de años es­ta­rá en per­fec­tas con­di­cio­nes. Pe­ro si ha pasado por va­rias ma­nos en los úl­ti­mos años es po­si­ble que la ves­ti­du­ra es­té tan usa­da que ha­ya que cam­biar­la. Echan­do un vis­ta­zo sal­dre­mos de du­das. De­bes la­var­la an­tes de que tu ni­ño pue­da usar­la. ME­CA­NIS­MOS DE SE­GU­RI­DAD SÍ Cuan­do los ni­ños em­pie­zan a ga­tear se de­ben usar ob­je­tos de se­gu­ri­dad, co­mo ta­paen­chu­fes, se­gu­ros pa­ra ca­jo­nes, pro­tec­to­res de es­qui­nas, ba­rre­ras en las es­ca­le­ras y es­ca­lo­nes... To­dos se pue­den re­uti­li­zar siem­pre que es­tos me­ca­nis­mos no se ha­yan aflo­ja­do y los ni­ños no pue­dan qui­tar­los sin di­fi­cul­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.