¡NO TE ENOJES! VALIDA SUS EMO­CIO­NES

Las emo­cio­nes se ex­pre­san con el tono de voz, los ges­tos o la pos­tu­ra, y to­do ne­ce­si­ta un en­tre­na­mien­to. Los pa­pás so­mos el ejem­plo de nues­tros hi­jos. Si reac­cio­na­mos mal no po­de­mos pe­dir­le al ni­ño que, cuan­do es­té enoja­do o tris­te, ex­pre­se sus emo­cio­nes

Ser Padres (Chile) - - NEWS -

Pa­ra los ni­ños de dos años, la per­cep­ción y ex­pre­sión de las emo­cio­nes es cla­ve. Aún no son ca­pa­ces de ver­ba­li­zar to­do lo que les pa­sa y, sin em­bar­go, son maes­tros en co­mu­ni­car el amor, la ra­bia, los ce­los, su de­seo de in­de­pen­den­cia o sus mie­dos. Pe­ro ¿de ver­dad en­ten­de­mos lo que nos di­cen? ¿Es­ta­mos in­ter­pre­tan­do bien las se­ña­les?

Lau­ra es­tá fren­te a la puer­ta de su ha­bi­ta­ción ce­rra­da, mi­ran­do al sue­lo. Cuan­do pre­ten­de­mos en­trar, gri­ta: «¡No, no!». «¿Qué has he­cho, Lau­ra?», le pre­gun­ta­mos. «No», re­pi­te la ni­ña.

A ¿Qué es­ta edad sig­ni­fi­ca? cre­ce mu­cho la con­cien­cia que tie­nen los ni­ños de sí mis­mos, del re­sul­ta­do de sus ac­cio­nes y de las ex­pec­ta­ti­vas de sus pa­dres. ¡Em­pie­zan a ha­cer­se res­pon­sa­bles de sus ac­tos! Cla­ra­men­te Lau­ra sa­be que ha he­cho al­go mal. Ha­ce unos me­ses no te­nía con­cien­cia de na­da se­me­jan­te y aho­ra tie­ne te­mor a tu reac­ción y an­te un in­mi­nen­te enojo. Es­tá apren­dien­do a li­diar con ello y bus­ca la me­jor for­ma de de­cír­te­lo.

Lo ¿Qué pri­me­ro ha­cer? es acep­tar y va­li­dar sus emo­cio­nes y pre­gun­tar­le con cal­ma: «¿Qué pa­sa, es­tás preo­cu­pa­da? ¿Hay al­go que no me quie­res con­tar? ¿Se ha ro­to al­go?». To­das las emo­cio­nes trans­mi­ten in­for­ma­ción, cuen­tan al­go. Es im­por­tan­te

ser cons­cien­tes de ello y no an­ti­ci­par­nos: vea­mos qué ha su­ce­di­do, no nos en­fa­de­mos an­tes de tiem­po. Si reac­cio­na­mos a su com­por­ta­mien­to con un ex­ce­so de preo­cu­pa­ción o alar­ma le es­ta­mos trans­mi­tien­do el men­sa­je de que hay emo­cio­nes que no pue­den ex­pe­ri­men­tar y en la edad adul­ta ten­de­rá a re­pri­mir­las. Ade­más, cuan­do sa­ca­mos con­clu­sio­nes sin sa­ber qué ha pasado («¡Se­gu­ro que has he­cho al­go ma­lo!») en­ca­si­lla­mos al ni­ño en un pa­pel y no le da­mos li­ber­tad pa­ra ser de otra ma­ne­ra.

Así pues, sin en­fa­dos (y si la ni­ña ha ro­to o es­tro­pea­do al­go), bus­que­mos la me­jor ma­ne­ra de com­pen­sar el da­ño. ¿Qué tal lim­piar jun­tas los ra­yo­nes de plu­món en la pa­red? Si su com­por­ta­mien­to es re­cu­rren­te en­ton­ces sí se­rá con­ve­nien­te ha­cer­le en­ten­der las con­se­cuen­cias.

Cuan­do una de tus ami­gas va a tu ca­sa con su hi­jo y a ve­ces és­te apar­ta sus ju­gue­tes y no per­mi­te que tu hi­jo los to­que... «¡Prés­ta­los a tu ami­go nue­vo!», le di­ce su ilu­sa ma­má.

El ¿Qué ni­ño es­tá sig­ni­fi­ca? pro­te­gien­do sus per­te­nen­cias, son tan im­por­tan­tes pa­ra él co­mo pa­ra no­so­tros las nues­tras. ¿Le de­ja­ría­mos nues­tra lap a una per­so­na a la que aca­ba­mos de co­no­cer? Pues tampoco pre­ten­da­mos que él lo ha­ga.

Res­pe­tar ¿Qué ha­cer? su de­re­cho a de­ci­dir so­bre sus pro­pie­da­des y no obli­gar­le a com­par­tir­las. Tu hi­jo de­be te­ner un ju­gue­te pre­fe­ri­do que es só­lo su­yo. Po­de­mos ayu­dar­le a desa­rro­llar

la ca­pa­ci­dad de com­par­tir de otras for­mas: por ejem­plo, cuan­do va­yan al par­que pue­des pro­po­ner­le que se lle­ve dos ju­gue­tes en lu­gar de uno por si otro ni­ño quie­re ju­gar. Ha­cer­le ver, cuan­do le pres­tan al­go, que de­be cuidarlo y re­cor­dar­le que es una sen­sa­ción po­si­ti­va. Re­vi­se­mos tam­bién nues­tra ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con los de­más: ¿com­par­ti­mos nues­tras co­sas, so­mos ge­ne­ro­sos? Ten­lo siem­pre en men­te: no­so­tros so­mos su ejem­plo. Bea­triz ¿Qué se sig­ni­fi­ca? re­ser­va el de­re­cho de ele­gir a quién quie­re be­sar, co­mo cual­quie­ra de no­so­tros. No co­no­ce a la tía Ro­sa o no le gus­ta o no le ape­te­ce be­sar­la y no de­be­mos obli­gar­la: son sus lí­mi­tes na­tu­ra­les que, ade­más, la pro­te­gen de los ex­tra­ños.

Po­de­mos ¿Qué ha­cer? pro­po­nér­se­lo, pe­ro no obli­gar­la. Y, una vez más, pre­di­car con el ejem­plo. ¿He­mos be­sa­do a la tía Ro­sa? ¿Ha si­do un ges­to ca­ri­ño­so o fue al­go for­za­do? Los ni­ños per­ci­ben esas emo­cio­nes y to­man no­ta.

An­drés jue­ga con sus mu­ñe­cos y por más que le in­sis­ti­mos en que te­ne­mos que sa­lir de ca­sa, no nos ha­ce ca­so. Al fi­nal ter­mi­na­mos (ho­rror) dán­do­le un grito pa­ra que nos ha­ga ca­so. ¿En se­rio no hay otra for­ma de que pres­te aten­ción?

¿Qué Un ni­ño sig­ni­fi­ca? de dos años no pue­de ha­cer dos co­sas a la vez: o nos es­cu­cha o jue­ga. Y si lo que es­ta­mos di­cien­do no es in­te­re­san­te pa­ra él, su aten­ción si­gue en el jue­go, cla­ro.

Po­ner­nos ¿Qué ha­cer? en el lu­gar del ni­ño. Los adul­tos te­ne­mos un re­loj, com­pro­mi­sos, an­ti­ci­pa­mos… Sa­be­mos que des­pués de ju­gar con los blo­ques hay que ba­ñar­se y ce­nar, pe­ro el ni­ño es­tá en su mun­do, en sus fan­ta­sías y jue­gos. Un mun­do que no se atie­ne a las ho­ras de nues­tro

re­loj... Y, sin em­bar­go, a ve­ces pre­ten­de­mos que nos ha­ga ca­so con una mo­ti­va­ción “pro­ce­den­te de nues­tro mun­do”, com­ple­ta­men­te nues­tra. Ofré­ce­le una al­ter­na­ti­va atrac­ti­va y, si no la tie­nes, co­mu­ní­ca­le por qué es im­por­tan­te pa­ra ti sa­lir de ca­sa. Co­ló­ca­te a su al­tu­ra, cap­ta su aten­ción -es­ta­ble­ce con­tac­to vi­sual- y ex­plí­ca­le: «Mi­ra, pa­ra ma­má es im­por­tan­te que de­jes eso por­que he­mos que­da­do con la abue­la y no quie­ro que nos es­pe­re so­la en la ca­lle». Si le ha­ces sa­ber que es im­por­tan­te pa­ra ti, te ha­rá ca­so sin tan­to dra­ma.

De pron­to, sin pre­vio avi­so, tu hi­jo ha­ce un be­rrin­che tre­men­do. Llo­ra, gri­ta, va por la ha­bi­ta­ción sin con­trol, ti­ra co­sas al sue­lo...

To­dos ¿Qué los sig­ni­fi­ca? en­fa­dos infan­ti­les tie­nen un mo­ti­vo. Cuan­do no pa­re­ce ha­ber nin­guno, el ago­ta­mien­to sue­le ser la cau­sa. O pue­de que no nos ha­ya­mos da­do cuen­ta de al­go que le pasó y el ni­ño se sien­te so­bre­car­ga­do, des­bor­da­do, enoja­do…

Lo ¿Qué im­por­tan­te ha­cer? es trans­mi­tir­le tran­qui­li­dad y ha­cer­le ver que re­co­no­ces su emo­ción.

Co­ger­le de la mano, si se de­ja, o abra­zar­le y decirle: «Oye, veo que es­tás enoja­do». Lue­go cám­bia­lo de lu­gar, pon­lo en uno di­fe­ren­te que le per­mi­ta rom­per con el con­tex­to y con ese com­por­ta­mien­to. Pue­de ser un cam­bio fí­si­co -ir con él a otra ha­bi­ta­cióno una dis­trac­ción: se­ña­lar­le un objeto lla­ma­ti­vo, re­cor­dar­le al­go que le en­can­ta… Es im­por­tan­te no ce­der al chan­ta­je: se pue­de en­fa­dar, pe­ro no rom­per co­sas ni ti­rar­se al sue­lo. Esas son es­tra­te­gias pa­ra bus­car tu aten­ción y, si la ob­tie­ne con esas ac­ti­tu­des, las es­ta­rás re­for­zan­do. Di­le: «cuan­do te cal­mes po­drás ju­gar con la pe­lo­ta».

Es ¿Qué muy nor­mal sig­ni­fi­ca? y sa­lu­da­ble que los ni­ños in­ven­ten a un ami­go ima­gi­na­rio y jue­guen con él co­mo si exis­tie­ra, a es­ta edad mez­clan la fan­ta­sía y la reali­dad. El jue­go sim­bó­li­co em­pie­za a desa­rro­llar­se aho­ra, igual que la em­pa­tía y la in­ter­ac­ción so­cial: re­co­no­ce que hay otra reali­dad y le en­can­ta asu­mir otros ro­les por­que em­pie­za a ver que hay otras ne­ce­si­da­des en los de­más, que otros ac­túan de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a ellos… Tra­tar ¿Qué el ha­cer? te­ma con nor­ma­li­dad, aun­que tampoco te­ne­mos por qué ha­blar con el ami­gui­to ima­gi­na­rio co­mo si fue­ra real. Tam­bién hay que es­tar aten­tos: lo que di­ce el ni­ño en es­tos jue­gos nos da pis­tas de lo que es­tá vi­vien­do y lo que es­tá in­te­gran­do. ¿Có­mo le re­ga­ña­mos no­so­tros? ¿Hay al­guien que le di­ga co­sas de esa ma­ne­ra? Nues­tros hi­jos nos es­cu­chan to­do el día con ad­mi­ra­ción y so­mos su mo­de­lo. Es ¿Qué un ges­to sig­ni­fi­ca? que res­pon­de a los ce­los, una emo­ción tan in­ten­sa co­mo inevi­ta­ble. Se­gu­ro que hay mo­men­tos en los que Ma­rio ado­ra a su her­mano, pe­ro otros… pre­fe­ri­ría que no es­tu­vie­ra allí.

La ¿Qué ac­ti­tud ha­cer? más con­ve­nien­te es pro­cu­rar que el ni­ño apren­da las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Ni po­de­mos jus­ti­fi­car­le siem­pre por­que «es que es pe­que­ño» ni, por su­pues­to, decirle ja­más que es «ma­lo», pues es el com­por­ta­mien­to lo que es­tá mal, no él. Es­tá in­ten­tan­do ma­ne­jar una emo­ción muy com­ple­ja, es su es­tra­te­gia de re­gu­la­ción emo­cio­nal. Hay que bus­car el término me­dio. No se tra­ta de im­po­ner un cas­ti­go ni decirle: «Es­to es­tá muy mal, no me gus­ta lo que has he­cho» y adop­tar una me­di­da co­rrec­ti­va. Si só­lo le re­ga­ña­mos no es­ta­mos dan­do he­rra­mien­tas pa­ra ac­tuar de otra ma­ne­ra.

Nues­tros hi­jos nos es­cu­chan to­do el día con ad­mi­ra­ción, so­mos su mo­de­lo. De­ten­te y pien­sa un mo­men­to: ¿có­mo lo re­ga­ñas? ¿Qué le di­ces cuan­do es­tás enoja­da?

Bea­triz di­ce que “no” con la ca­be­za cuan­do le pe­di­mos que le dé un be­so a la tía Ro­sa. La car­ga­mos y la acer­ca­mos a la ca­ra de la tía, pe­ro Bea­triz vol­tea la su­ya. «¡Da­le un be­si­to, an­da, que te tra­jo un re­ga­lo!», in­sis­ti­mos. Pe­ro no, no hay ma­ne­ra......

Ma­rio aga­rra con fuerza la mano de su her­mano pe­que­ño has­ta ha­cer­lo llo­rar. «Es que lo quie­re mu­cho y no con­tro­la aún la fuerza», di­cen al­gu­nas ma­más. Otras le ha­cen sen­tir cul­pa­ble: «¡No seas ma­lo con tu her­mano, dé­ja­lo!».

Emi­lia se pa­sa el día ju­gan­do con una ami­ga ima­gi­na­ria. «¡Muy mal –la re­ga­ña a ve­ces–! Eso no se ha­ce, te voy a cas­ti­gar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.