¡AU­XI­LIO! MI HI­JO ROM­PE TO­DO

Ser Padres (Chile) - - NEWS -

Aho­ra en­ten­de­rás el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de “ma­nos de man­te­qui­lla”. Si en tu ca­sa tie­nes to­do aco­mo­da­do co­mo si fue­ra un mu­seo, con la lle­ga­da de un pe­que­ñi­to ten­drás que ha­cer al­gu­nos cam­bios por la se­gu­ri­dad de tu hi­jo y por el apre­cio que le tie­nes a tus ob­je­tos. “¡Chis­pas! ¡No te du­ró na­da, ya lo des­truis­te!”. Se­gu­ro has di­cho es­ta fra­se más de una vez con al­gún ju­gue­te que re­cién le com­pras­te a tu pe­que­ño o que al­guien le ob­se­quió. No te ex­pli­cas có­mo tu cria­tu­ri­ta es tan des­cui­da­do... Tal vez tu hi­ja ha ju­ga­do unos días, co­mo la ma­yo­ría de las ni­ñas, a ser la ma­má de su mu­ñe­ca, a dar­le el bi­be­rón, a me­cer­la... Pe­ro de re­pen­te le da cu­rio­si­dad por ver de dón­de sa­le el so­ni­do del llan­to, có­mo es­tá im­plan­ta­do el ca­be­llo, has­ta dón­de pue­den gi­rar las pier­nas... Pa­re­ce co­mo si su vo­ca­ción ma­ter­nal se com­bi­na­ra con la de in­ge­nie­ra o la de mé­di­co fo­ren­se... Y es que la cu­rio­si­dad ca­rac­te­ri­za a los ni­ños de es­ta edad. Tie­nen gran in­te­rés por los ob­je­tos y en su an­sia de ex­plo­ra­do­res a ve­ces rom­pen los ju­gue­tes o los ob­je­tos que caen en su po­der. Quie­ren sa­ber có­mo son, trans­for­mar­los, me­dir sus po­si­bi­li­da­des... Ade­más son muy in­quie­tos, es­tán per­ma­nen­te­men­te en mo­vi­mien­to y usan el tac­to y la bo­ca pa­ra ex­plo­rar. Y, aun­que son ca­da vez más há­bi­les, to­da­vía es in­ma­du­ra su mo­tri­ci­dad fina, la que per­mi­te rea­li­zar mo­vi­mien­tos pre­ci­sos y ser há­bil con las ma­nos y de­dos. Com­pa­ra­dos con un adul­to son aún “tor­pes”, por lo que pue­den ti­rar, empujar o apa­chu­rrar con fa­ci­li­dad aque­llo que to­can, so­bre to­do si es frá­gil y de­li­ca­do. Rom­per co­sas es al­go nor­mal y tam­bién inevi­ta­ble.

¿Tie­ne de­ma­sia­das co­sas?

Una de las cau­sas de su com­por­ta­mien­to pue­de ser que ten­ga una ex­ce­si­va can­ti­dad de ju­gue­tes. Re­ga­lar mu­cho a un ni­ño pue­de cam­biar su de­seo de po­seer­los. Su abun­dan­cia les qui­ta va­lor, con lo cual el des­truir­los se con­vier­te en al­go tri­vial. Por eso es ne­ce­sa­rio dar a nues­tros hi­jos tiem­po pa­ra desear sus ju­gue­tes o fan­ta­sear con ellos an­tes de te­ner­los, por­que si les ati­bo­rra­mos de ellos po­de­mos con­fun­dir su de­seo, ima­gi­na­ción y sen­si­bi­li­dad. Un ni­ño que re­ci­be una can­ti­dad ade­cua­da de ju­gue­tes en­con­tra­rá a ca­da uno múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, les pres­ta­rá aten­ción y des­per­ta­rán su cu­rio­si­dad e in­te­rés. Lo cual, por su­pues­to, no des­car­ta al­gu­nas ro­tu­ras o ac­ci­den­tes. Tam­bién pue­de ser que a un ni­ño se le re­ga­len ju­gue­tes inade­cua­dos pa­ra su edad. Otras ve­ces, qui­zá por con­fun­dir el va­lor uti­li­ta­rio con el va­lor eco­nó­mi­co, se le re­ga­lan ob­je­tos so­fis­ti­ca­dos, com­ple­jos, elec­tró­ni­cos, que el ni­ño pe­que­ño no sa­brá uti­li­zar o que ma­ni­pu­la­rá a su ma­ne­ra, lo que fá­cil­men­te lle­va­rá a des­tro­zos y pro­ba­bles ave­rías en po­co tiem­po.

Lo que sí ne­ce­si­ta

Los pro­gre­sos de su equi­li­brio les per­mi­ten uti­li­zar pa­ti­nes y bi­ci­cle­tas con rue­di­tas tra­se­ras. Tam­bién pue­den ma­ne­jar jue­gos sen­ci­llos de cons­truc­ción y rom­pe­ca­be­zas fáciles, así co­mo he­rra­mien­tas en mi­nia­tu­ra. Pi­za­rras y gi­ses de co­lo­res, dis­fra­ces (tam­bién im­pro­vi­sa­dos con pren­das que ten­gas en ca­sa), plas­ti­li­nas, li­bros con mu­chas imá­ge­nes, ju­gue­tes con mú­si­ca, tí­te­res... Los pa­dres no po­seen po­de­res má­gi­cos pa­ra re­pa­rar o apa­re­cer co­sas de la na­da. Des­truir tie­ne un pre­cio, por­que los bie­nes no son ili­mi­ta­dos. To­do es­to for­ma par­te del apren­di­za­je de la reali­dad que los ni­ños de­ben ir lo­gran­do con nues­tra ayu­da. No se tra­ta de im­po­ner­les aus­te­ri­dad y pa­sar­nos de ta­ca­ños, pe­ro tampoco hay que de­jar­les cre­cer en la ilu­sión de la om­ni­po­ten­cia. Tam­bién es in­te­re­san­te ayu­dar­le, cuan­do es po­si­ble, a re­pa­rar el ju­gue­te da­ña­do. Aun­que la re­pa­ra­ción to­tal no sea po­si­ble y se que­de más que na­da en una re­pa­ra­ción sim­bó­li­ca, por­que la sa­tis­fac­ción que se pre­ten­de es mo­ral, tan­to o más que ma­te­rial.

¿Y si lo arre­gla­mos?

El ju­gue­te ro­to no es ne­ce­sa­ria­men­te uno que hay que ti­rar. Los des­po­jos de un ju­gue­te ro­to pue­den con­ser­var, pe­se a to­do, un gran va­lor sen­ti­men­tal. In­clu­so el ni­ño pue­de tra­tar de re­pa­rar­lo más ade­lan­te. Por eso de­be­mos de­jar que sea él quien de­ci­da qué co­sas quie­re con­ser­var y de cuá­les quie­re des­pren­der­se.

Reac­cio­nes des­truc­ti­vas?

Hay ni­ños im­pul­si­vos, de tem­pe­ra­men­to fuer­te, a los que cues­ta con­tro­lar sus reac­cio­nes. Y ni­ños irri­ta­bles que pue­den rom­per ob­je­tos du­ran­te los be­rrin­ches. A es­ta edad son nor­ma­les y de­be­mos com­pren­der­los, pe­ro eso no im­pli­ca una to­le­ran­cia ili­mi­ta­da a lo que el ni­ño ha­ga du­ran­te ellos, mu­cho me­nos si en su com­por­ta­mien­to só­lo des­tru­ye.

OTRO MO­DO DE QUE LOS NI­ÑOS VA­LO­REN MÁS SUS JU­GUE­TES ES NO SUS­TI­TUIR DE IN­ME­DIA­TO AQUE­LLOS QUE SE ROM­PEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.