TU HI­JO APREN­DE JU­GAN­DO

El jue­go es su he­rra­mien­ta pa­ra abrir­se al mun­do y desa­rro­llar su mo­tri­ci­dad, ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, crea­ti­vi­dad, em­pa­tía... Es, por tan­to, al­go bá­si­co pa­ra tu hi­jo.

Ser Padres (Chile) - - 1 A 4 AÑOS -

Ala edad de cin­co años Al­bert Eins­tein tu­vo que que­dar­se en ca­ma va­rios días de­bi­do a una en­fer­me­dad. Pa­ra que no se abu­rrie­ra, su pa­dre le re­ga­ló una brú­ju­la de bol­si­llo. Él pa­só ho­ras ma­ra­vi­lla­do con ese ob­je­to, in­ten­tan­do com­pren­der có­mo se las in­ge­nia­ba la agu­ja pa­ra mar­car siem­pre el norte. Ya de adul­to, Eins­tein hi­zo re­fe­ren­cia a ese ca­pí­tu­lo de su vi­da en va­rias oca­sio­nes por­que con­si­de­ra­ba que ha­bía des­per­ta­do su amor por la cien­cia. Con ese ju­gue­te se plan­teó mi­les de pre­gun­tas: eso le ayu­dó a dar di­rec­ción a su vi­da. Sa­be­mos que ju­gar no con­vier­te a los ni­ños en pe­que­ños Eins­tein, pe­ro sí los ayu­da a co­no­cer las re­glas de su pro­pia exis­ten­cia.

¿ POR QUÉ JU­GA­MOS?

“Pa­ra desa­rro­llar­nos, apren­der, so­cia­li­zar, des­cu­brir­nos, di­ver­tir­nos, solidarizarse, ne­go­ciar... pa­ra vi­vir”, afir­ma la psi­có­lo­ga Silvia Ála­va, au­to­ra del li­bro Que­re­mos hi­jos

fe­li­ces. Lo que nun­ca nos en­se­ña­ron (Ed. J de J Edi­to­res). La na­tu­ra­le­za ha in­ven­ta­do es­ta es­tra­te­gia pa­ra que po­da­mos re­la­cio­nar­nos con nues­tro en­torno y con las per­so­nas que es­tán a nues­tro al­re­de­dor.

El jue­go es un asun­to muy se­rio del que no hay que pres­cin­dir. Cuan­do tu ni­ño jue­ga, desa­rro­lla la per­cep­ción, ya que mi­ra, to­ca, es­cu­cha, in­da­ga... y des­cu­brien­do su am­bien­te tam­bién se des­cu­bre a sí mis­mo. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que ad­quie­re con el jue­go es el au­to­con­trol: si tie­ne mie­do, por ejem­plo, bus­ca un ob­je­to que lo dis­trai­ga y di­si­pe la an­sie­dad. Apren­de a com­par­tir y va­lo­rar los sen­ti­mien­tos de los de­más, es de­cir, la em­pa­tía; le da la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se, re­fuer­za el víncu­lo. Ade­más im­pli­ca de­sa­rro­llo fí­si­co, le ayu­da a re­sol­ver pro­ble­mas y a ra­zo­nar.

¿QUÉ HA­BI­LI­DA­DES DESA­RRO­LLA EL NI­ÑO CON EL JUE­GO?

In­flu­ye en su de­sa­rro­llo in­te­lec­tual, afec­ti­vo, psi­co­ló­gi­co y so­cial. Pa­ra él, ju­gar es una ne­ce­si­dad vi­tal. Con el jue­go se en­tre­tie­ne, se re­la­cio­na con otros o se desa­rro­lla fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te; es­to es, le ayu­da a for­mar­se pa­ra afron­tar su fu­tu­ro.

¿ CUÁL ES EL PAPEL DEL JUE­GO EN LA TO­LE­RAN­CIA A LA FRUS­TRA­CIÓN?

“El jue­go es, sin du­da, un vehícu­lo pa­ra re­for­zar el víncu­lo y pa­ra apren­der a com­par­tir y a co­no­cer las re­glas” re­cuer­da Ála­va. Tam­bién apren­den a ne­go­ciar, ele­gir, las nor­mas... To­do ello les ser­vi­rá pa­ra la vi­da”, se­ña­la. Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes que se apren­den con el jue­go es la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la pa­cien­cia, dos vir­tu­des esen­cia­les pa­ra cuan­do sea adul­to. “En el jue­go com­pren­den que unas ve­ces se ga­na y otras se pier­de; tam­bién que cuan­do es­to úl­ti­mo ocu­rre no se va­le ha­cer be­rrin­che ni dar­se por ven­ci­do, sino que de­ben com­pren­der que otro día se­rán ellos quie­nes ga­nen, así va­lo­ra­rán el es­fuer­zo que han rea­li­za­do y apren­de­rán so­bre la per­se­ve­ran­cia y lo en­ri­que­ce­dor de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.