CE­RO BERRINCHES, ¡ES PO­SI­BLE!

Tu hi­jo se ti­ra al sue­lo, gri­ta, be­rrea, no es­cu­cha ni en­tien­de ra­zo­nes… Ob­vio, ¡te de­ses­pe­ra! Los berrinches for­man par­te de su ma­du­ra­ción, pe­ro pue­des ba­jar su ni­vel y po­ner­les freno.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Los berrinches son el con­jun­to de con­duc­tas no­rL­mal­men­te de ca­rác­ter ne­ga­ti­vas que un ni­ño eje­cu­ta y ex­pre­sa co­mo me­dio de re­cha­zar una si­tua­ción que le en­tris­te­ce o, so­bre to­do, frus­tra. Sue­len pre­sen­tar­se co­mo con­se­cuen­cia de la ex­ci­ta­bi­li­dad y des­con­trol del ni­ño, y aca­bar con ellos sue­le ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción para los pa­pás que, en mu­chas oca­sio­nes, no sa­ben có­mo res­pon­der­les. ¿Ig­no­ra­mos al ni­ño du­ran­te su enojo? ¿Lo ayu­da­mos a que se cal­me un po­co más?

¿Lo re­ga­ña­mos por reac­cio­nar así cuan­do se tran­qui­li­ce? ¿Ha­ce­mos co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do? ¿Cuán­do son nor­ma­les es­tos dra­mas? ¿A qué eda­des son nor­ma­les? ¿Hay que cas­ti­gar­los? En de­fi­ni­ti­va, ¿qué ha­cer para eli­mi­nar­los de nues­tra vi­da de for­ma de­fi­ni­ti­va?

Mon­tse Mar­tí­nez Ca­rre­ras, Psi­có­lo­ga edu­ca­ti­va, nos ex­pli­ca: “Es nor­mal que de los dos a los cua­tro años apa­rez­can este ti­po de ex­plo­sio­nes emo­cio­na­les, que son una for­ma in­ma­du­ra de de­mos­trar en­fa­do o frus­tra­ción ante una ne­ga­ti­va”. Por eso, aña­de, “los pa­pás de­ben asu­mir esos en­fa­dos no co­mo un desafío ni un in­ten­to de irri­tar­nos, sino co­mo una for­ma de ex­pre­sar un sen­ti­mien­to que de­be ayu­dar­nos a en­se­ñar al­go a nues­tros hi­jos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.