¿QUÉ DE­BE CON­TRO­LAR EL GI­NE­CÓ­LO­GO?

Las re­vi­sio­nes son ne­ce­sa­rias para ase­gu­rar que tu be­bé naz­ca sano. No te sal­tes nin­gu­na y lle­va siem­pre ano­ta­das to­das las pre­gun­tas que quie­res ha­cer­le al mé­di­co: a ve­ces, en la con­sul­ta y por los ner­vios, sue­len ol­vi­dar­se.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Sien­tes re­vuel­to el es­tó­ma­go, te per­ci­bes di­fe­ren­te y em­pie­zas a pen­sar que tal vez es­tás em­ba­ra­za­da. De re­pen­te tus sos­pe­chas se ha­cen reales… ¡la prue­ba ca­se­ra sa­le po­si­ti­va y te asal­ta un gran tor­be­llino de emo­cio­nes! ¿Y aho­ra qué? Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es ir con tu gi­ne­có­lo­go. Te con­fir­ma­rá si es­tás em­ba­ra­za­da y te di­rá qué ha­cer las si­guien­tes 40 se­ma­nas. Es­ta pri­me­ra vi­si­ta es muy im­por­tan­te para des­car­tar que exis­ta cual­quier pro­ble­ma en el em­ba­ra­zo y para que pue­das re­sol­ver to­das esas pre­gun­tas que te vie­nen a la men­te.

¿CÓ­MO SE­RÁ MI PRI­ME­RA CI­TA?

En primer lu­gar te pe­di­rá in­for­ma­ción per­so­nal, co­mo tu pe­so, la úl­ti­ma mens­trua­ción, si eres ma­má pri­me­ri­za o, si no lo eres, có­mo fue tu em­ba­ra­zo y par­to an­te­rior. Tam­bién tu his­to­rial mé­di­co y há­bi­tos, si ha­ces de­por­te, si fu­mas, si to­mas al­gu­na otra sus­tan­cia que pue­da ser no­ci­va (co­mo el al­cohol u otros fár­ma­cos)... Además se in­tere­sa­rá por el tra­ba­jo que rea­li­zas, por si pu­die­ra afec­tar tu sa­lud o la del be­bé: por ejem­plo, trabajar con pro­duc­tos pe­li­gro­sos, car­gar pe­so o si­mi­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.