ADIÓS AL PE­CHO

Tar­de o tem­prano lle­ga el mo­men­to de de­jar de ama­man­tar a tu be­bé. Los ex­per­tos en lac­tan­cia y va­rias ma­más ase­gu­ran que es me­jor ha­cer­lo de for­ma pro­gre­si­va, tan­to por los ni­ños co­mo por ellas mis­mas.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Dar pe­cho es más que ali­men­tar: sig­ni­fi­ca mu­chos cui­da­dos, pro­tec­ción, amor y unión en­tre una ma­má y su hi­jo. Te­ner que de­jar to­do eso atrás es du­ro, emo­cio­nal­men­te ha­blan­do. Aún así, lle­ga­do el mo­men­to, hay tru­cos para com­pen­sar esa pér­di­da y ali­viar las mo­les­tias que pue­dan sur­gir.

Tú de­ci­des cuán­do

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da dar pe­cho en ex­clu­si­va du­ran­te seis me­ses y man­te­ner­lo, jun­to con ali­men­tos só­li­dos, has­ta por lo me­nos los dos años, pe­ro no siem­pre es po­si­ble. Cuan­do te re­in­cor­po­ras al tra­ba­jo al­re­de­dor de los cua­tro me­ses de dar a luz, se­guir con la lac­tan­cia a ve­ces re­sul­ta im­po­si­ble. Por eso, ca­da ma­má sabe cuán­do ha lle­ga­do el mo­men­to y pue­de co­men­zar a es­pa­ciar las to­mas.

Pue­des dar el pe­cho só­lo por la ma­ña­na y por la no­che, y un día el be­bé ya no lo que­rrá.

Tú pla­ni­fi­cas có­mo

Mu­chas mu­je­res de­jan de ama­man­tar a sus hi­jos por re­gre­sar al tra­ba­jo, otras por­que la lac­tan­cia no es tan sa­tis­fac­to­ria co­mo pen­sa­ban e in­clu­so, en ca­sos muy pun­tua­les, por pro­ble­mas mé­di­cos. Sea cual sea la ra­zón, no te de­jes in­fluir por ter­ce­ras per­so­nas, pues siem­pre es pre­fe­ri­ble una se­pa­ra­ción gra­dual (nun­ca brus­ca para evi­tar in­gur­gi­ta­cio­nes ma­ma­rias y has­ta obs­truc­cio­nes o mas­ti­tis). Y, por su­pues­to, para su­pe­rar el sen­ti­mien­to de aban­dono.

Cui­da tus se­nos

Tam­bién pue­de ocu­rrir que la se­pa­ra­ción se ori­gi­ne por ini­cia­ti­va del ni­ño. En este ca­so va a ser él quien mar­que la pau­ta: se va de­sin­te­re­san­do de la lac­tan­cia, re­du­cién­do­la has­ta que ce­sa. Tam­bién hay que cui­dar los pe­chos por­que de nue­vo su­fri­rán cam­bios brus­cos. Es im­por­tan­te man­te­ner la hi­dra­ta­ción por den­tro (con ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y abun­dan­te in­ges­ta de lí­qui­dos) y por fue­ra (con cre­mas es­pe­cí­fi­cas que de­vuel­ven la elas­ti­ci­dad a la piel y ate­núan las es­trías).

¿Se en­co­gie­ron?

A ve­ces la ma­dre tie­ne la sen­sa­ción de que su pe­cho ha en­co­gi­do, so­bre to­do des­pués de una lac­tan­cia pro­lon­ga­da. Es­ta va­ria­ción de ta­ma­ño se de­be a la pér­di­da de gra­sa que se acu­mu­la en­tre los te­ji­dos de la ma­ma. Cuan­do se ama­man­ta du­ran­te mu­cho tiem­po el pe­cho uti­li­za es­ta re­ser­va de gra­sa para pro­du­cir la le­che; por eso la ma­má lo no­ta más pe­que­ño. La bue­na no­ti­cia es que con una ali­men­ta­ción sa­na y equi­li­bra­da es­tos de­pó­si­tos se vuel­ven a for­mar en un pe­rio­do más o me­nos cor­to de tiem­po.

Vi­gi­la tus emo­cio­nes

El pe­cho no es só­lo co­mi­da: es con­tac­to ín­ti­mo, con­sue­lo, amor in­con­di­cio­nal... Para man­te­ner esos mo­men­tos de ca­li­dad y ali­viar la sen­sa­ción de pér­di­da que po­drían ex­pe­ri­men­tar ma­má e hi­jo, pro­cu­ra ali­men­tar al be­bé cuan­do es­tás en ca­sa (in­clu­so piel con piel) y ofré­ce­le ra­ción ex­tra de be­sos, ca­ri­cias, ma­sa­jes, arru­llos...

Si deseas de­jar la lac­tan­cia y no sa­bes có­mo ha­cer­lo, acu­de a un gru­po de lac­tan­cia, con­sul­ta a una par­te­ra o al gi­ne­có­lo­go. Te ayu­da­rán a bus­car la me­jor al­ter­na­ti­va para ti y para tu be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.