SU FA­MI­LIA ES GRO­SE­RA CON­TI­GO.

Ser Padres (Chile) - - FAMILIA -

SOLUCIÓN: por su­pues­to que nun­ca de­bes acep­tar ma­los tra­tos. La fal­ta de res­pe­to, las pa­la­bras hi­rien­tes, los in­sul­tos, hu­mi­lla­cio­nes, des­ca­li­fi­ca­cio­nes, bur­las… son inacep­ta­bles ven­gan de quien ven­gan. De no po­der con­ci­liar, lo me­jor es ale­jar­te de tan­ta to­xi­ci­dad.

TU TA­REA: ex­pli­car­le a tu pa­re­ja lo que ha ocu­rri­do, so­lo li­mi­tán­do­te a con­tar­le los he­chos. No re­cu­rras a ame­na­zas ni re­pro­ches, tam­po­co to­mes ven­gan­za im­pi­dien­do que tu hi­jo con­vi­va con la fa­mi­lia de tu es­po­so. Tú pue­des li­mi­tar la in­ter­ac­ción con ellos y pe­dir a tu es­po­so que en­tien­da tu de­ci­sión, pe­ro el ni­ño es par­te de tu fa­mi­lia po­lí­ti­ca y mien­tras ellos no lo tra­ten mal, tus suegros y cu­ña­dos son otra red de apo­yo para él que ne­ce­si­ta en su vi­da. Por tan­to, tie­nes una se­gun­da gran ta­rea en este ca­so: apren­der a fluir en­tre la ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.