Sánd­wich!

To­do lo que ne­ce­si­ta… ¡en un

Ser Padres (Chile) - - NUTRICIÓN -

AL NA­TU­RAL

Para crear en nues­tros hi­jos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles, tam­bién es im­por­tan­te ofre­cer­les ali­men­tos fres­cos; es­to in­ci­di­rá po­si­ti­va­men­te en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Se­gún

el li­bro Qué y có­mo co­me­mos los me­xi­ca­nos, rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud Pública y el Fon­do Nestlé para la Nu­tri­ción de la Fun­da­ción Me­xi­ca­na para la Sa­lud, seis de ca­da 10 prees­co­la­res con­su­men ce­rea­les o ga­lle­tas de ca­ja re­fi­na­dos en la me­rien­da.

+ VER­DU­RAS

Una ter­ce­ra par­te de los ni­ños en México no con­su­me ver­du­ras. To­ma en cuen­ta que in­cluir­las en las me­rien­das apor­ta­rá a su or­ga­nis­mo mu­cha más ener­gía sa­lu­da­ble que cual­quier ali­men­to pro­ce­sa­do que só­lo de­be con­su­mir­se de for­ma ex­cep­cio­nal. Las ver­du­ras apor­tan mi­ne­ra­les co­mo cal­cio, po­ta­sio, fós­fo­ro y hie­rro, ne­ce­sa­rios para for­ta­le­cer te­ji­dos y hue­sos. Tam­bién son ri­cas en fi­bra y vi­ta­mi­nas.

UN ÉXITO PRO­BA­DO

Para los pe­que­ños es muy bueno com­bi­nar lác­teos y fru­tas, por ser una me­rien­da na­tu­ral y ba­ja en azú­ca­res pro­ce­sa­das que, además de te­ner cal­cio, pro­teí­na y vi­ta­mi­nas, pue­de com­ple­men­tar­se con fru­tos se­cos (nue­ces, al­men­dras, pis­ta­ches...), que apor­tan más pro­teí­nas y gra­sas sa­lu­da­bles.

UN BUEN HÁ­BI­TO

La me­rien­da de­be apor­tar el 10 % de lo que el pe­que­ño co­me al día, por tan­to no de­be ser vas­ta ni sus­ti­tuir a la co­mi­da. En un es­tu­dio rea­li­za­do por la UVM, seis de ca­da 10 ma­más ma­ni­fies­tan sa­ber có­mo es un pla­to bien ba­lan­cea­do y cerca del 80 % es ca­paz de men­cio­nar los gru­pos de ali­men­tos que lo con­for­man, así co­mo dar ejem­plos con­cre­tos. Trans­mi­te este mis­mo co­no­ci­mien­to a tu hi­jo.

NI MU­CHO, NI PO­CO, NI IGUAL

El 44 % de las me­rien­das só­lo con­tie­nen un ali­men­to y el 46.5 %, dos (le­che y ga­lle­tas o bo­ca­di­llo y ju­go), se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, Es­pa­ña. La variedad de ali­men­tos es im­por­tan­te para ga­ran­ti­zar no só­lo que al ni­ño le gus­te lo que co­me, sino para dar­le variedad de nu­trien­tes. Co­mer siem­pre lo mis­mo cau­sa in­fla­ma­ción en el or­ga­nis­mo, la cual fa­ci­li­ta la ten­den­cia a pa­de­cer obe­si­dad.

NUN­CA BAJES LA GUAR­DIA

La ca­li­dad y fre­cuen­cia de la me­rien­da dis­mi­nu­ye con la edad; las ne­ce­si­da­des de los di­fe­ren­tes nu­trien­tes cam­bian, de­pen­dien­do del rit­mo de cre­ci­mien­to in­di­vi­dual, del gra­do de ma­du­ra­ción de ca­da or­ga­nis­mo, de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, del se­xo y de la ca­pa­ci­dad para uti­li­zar los nu­trien­tes. Aun­que tus hi­jos va­yan cre­cien­do, cui­dar su ali­men­ta­ción de­be se­guir sien­do para ti tan im­por­tan­te co­mo cuan­do eran be­bés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.