LAE­DAD CO­RREC­TA PA­RA...

Ser Padres (Chile) - - DE­SA­RRO­LLO -

• Cor­tar­se el pe­lo. Tie­ne el len­gua­je su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­do co­mo pa­ra en­te­rar­se de qué se tra­ta y de que, si no se que­da quie­te­ci­to, se pue­de las­ti­mar.

• Ser­vir un va­so de ju­go sin ti­rar­lo. Los psi­có­lo­gos di­cen que ju­gar con va­sos y lí­qui­dos sir­ve pa­ra que com­pren­da que lo que se va, se guar­da en otro la­do. Ayú­da­le a ser­vir­se sos­te­nien­do el en­va­se. • Su­bir las es­ca­le­ras co­mo los gran­des. Ha­ce tiem­po que han de­ja­do de ser un obs­tácu­lo pa­ra él, pe­ro aho­ra ya no tie­ne que jun­tar am­bos pies en un pel­da­ño an­tes de se­guir, sino que pue­de ir al­ter­nan­do los pies.

• Com­par­tir. Pue­de re­co­no­cer al otro co­mo com­pa­ñe­ro, lo que im­pli­ca es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias y se­me­jan­zas con él; tam­bién en­ten­der que pres­tar no es per­der.

• Usar pin­tu­ras di­lui­das. Los lo­gros en el mun­do exterior (co­mo pin­tar una su­per­fi­cie) ca­si siem­pre van acom­pa­ña­dos del con­trol del pro­pio cuer­po, co­mo: con­tro­lar me­jor la mano.

• Atar­se las agu­je­tas. Lo me­jor es en­se­ñar­le a tu hi­jo con pa­cien­cia mien­tras le cuen­tas lo que ha­ces.

• Le­van­tar el ti­ra­de­ro. No hay du­da de que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra la ta­rea y hay co­sas que de­be ha­cer aun­que no ten­ga ga­nas.

• Que­dar­se en ca­sa de un ami­go. Jus­to cuan­do se las arre­gla so­li­to con la pi­ja­ma y la pi­pí, apa­re­cen los te­mi­dos mons­truos; per­mi­tir­le dor­mir fue­ra de ca­sa tam­bién es ase­gu­rar­le que los mons­truos per­te­ne­cen a la fan­ta­sía.

• Ba­ñar­se so­lo. Ya pue­de man­te­ner­se en equilibrio mien­tras se pa­sa la es­pon­ja o se en­jua­ga el ca­be­llo; lo que to­da­vía es­tá más allá de sus po­si­bi­li­da­des es re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del agua.

• Ce­pi­llar­se los dien­tes. Has­ta es­ta edad de­bes ayu­dar­lo. Cuan­do lo em­pie­za a ha­cer so­li­to már­ca­le una se­cuen­cia cla­ra (“Aho­ra las mue­las por den­tro, aho­ra por arri­ba, por fue­ra...”).

• Re­ci­bir di­ne­ro. Ya sa­be con­tar y que el di­ne­ro sir­ve pa­ra com­prar dul­ces o pa­ra el cochinito. Ele­gi­rá en­tre su sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta o una que re­quie­re es­fuer­zo.

• Pre­pa­rar­se una me­rien­da. Tie­ne ya la ha­bi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra sa­car ali­men­tos del re­fri­ge­ra­dor, uti­li­zar cu­chi­llos de un­tar (no de cor­tar), abrir y ce­rrar en­va­ses; tam­bién pue­de, al ter­mi­nar, po­ner­lo to­do en el fre­ga­de­ro o la­va­va­ji­llas.

• Te­ner una mas­co­ta. No es que va­ya a ocu­par­se de cui­dar­la, eso se­ría aún pe­dir­le de­ma­sia­do, pe­ro ya tie­ne la su­fi­cien­te em­pa­tía co­mo pa­ra sa­ber qué sien­ten los de­más; en es­te ca­so, su ami­gui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.