SIG­NOS PA­RA SA­BER SI TIE­NE TDA

¿SO­BRE­DIAG­NOS­TI­CA­DO O ES MU­CHOS PAN­DÉ­MI­CO? CON­SI­DE­RA­DO EX­PER­TOS POR CO­MO EL TRAS­TORNO IN­FAN­TIL DEL SI­GLO XXI, AUN­QUE OTROS NIE­GAN SU EXIS­TEN­CIA. LA REALI­DAD: MI­LES DE NI­ÑOS LO SU­FREN.

Ser Padres (Chile) - - EN POR­TA­DA -

No hay que es­tig­ma­ti­zar el sín­dro­me: hay que ser cons­cien­tes de que tie­ne un tra­ta­mien­to y que, con tiem­po y per­se­ve­ran­cia, el ni­ño con TDA/TDAH se­rá un adul­to que se­pa con­tro­lar­lo y te­ner una vi­da ple­na y fe­liz.

El TDA (Tras­torno de Dé­fi­cit de Aten­ción) y el TDAH (Tras­torno de Dé­fi­cit de Aten­ción e Hi­pe­rac­ti­vi­dad) pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do, en los úl­ti­mos años, en el “diag­nós­ti­co” de moda an­te un ni­ño ac­ti­vo, desobe­dien­te o que no pres­ta aten­ción, sin sa­ber el con­flic­to per­so­nal por el que atra­vie­san los ni­ños que lo pa­de­cen (y sus fa­mi­lias) y que, se­gún va­rias es­ti­ma­cio­nes, son del cin­co al ocho por cien­to de los ni­ños en edad es­co­lar. Es una es­pe­cie de “epi­de­mia” que ha cre­ci­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial du­ran­te los úl­ti­mos 25 años y que im­pi­de a los ni­ños no só­lo te­ner buen ren­di­mien­to en la es­cue­la, sino lle­var una vi­da nor­mal dis­fru­tan­do de su in­fan­cia. En su li­bro ¡Es­tá­te quie­to y apren­de!, la psi­có­lo­ga Hei­ke Frei­re ase­gu­ra que “al su­fri­mien­to aso­cia­do a la sen­sa­ción de no dar el an­cho, de fra­ca­sar o de ser di­fe­ren­te, se aña­de la frus­tra­ción y el es­tig­ma que su­po­ne ser eti­que­ta­do con una en­fer­me­dad cu­yo tra­ta­mien­to ge­ne­ra de­pen­den­cia fí­si­ca y re­quie­re apo­yo psi­co­ló­gi­co y pe­da­gó­gi­co pa­ra ha­cer fren­te a las exi­gen­cias es­co­la­res y fa­mi­lia­res”.

En­ton­ces… ¿exis­te o no?

No es­tá con­si­de­ra­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) co­mo una en­fer­me­dad (pues no pri­va de la sa­lud), sino co­mo un sín­dro­me o tras­torno, y exis­ten en torno a él un mun­do de teo­rías so­bre su exis­ten­cia real. Mien­tras que un nu­tri­do gru­po de neu­ró­lo­gos y psi­quia­tras lo con­si­de­ran una en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca, ge­né­ti­ca y he­re­di­ta­ria, otros, co­mo Leon Ei­sen­berg (uno de sus des­cu­bri­do­res), de­cla­ró unos me­ses an­tes de mo­rir y de lle­var dé­ca­das tra­ba­jan­do e in­ves­ti­gan­do so­bre el te­ma que era una en­fer­me­dad fic­ti­cia y que su pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca es­tá so­bre­va­lo­ra­da por com­ple­to.

Con­tro­ver­sias apar­te, lo cier­to es que hay un por­cen­ta­je ele­va­dí­si­mo de ni­ños que su­fren una al­te­ra­ción en su con­duc­ta con una se­rie de pa­rá­me­tros co­mu­nes que les pa­san fac­tu­ra no só­lo en su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, sino so­bre to­do en su acep­ta­ción per­so­nal. Hoy, se­pa­ra­dos en dos tras­tor­nos di­fe­ren­tes, el TDA (que in­clu­ye los dos pri­me­ros sín­to­mas) y el TDAH (que in­clu­ye los tres), la des­crip­ción de quie­nes su­fren hi­pe­rac­ti­vi­dad e im­pul­si­vi­dad en­glo­ba per­so­nas in­quie­tas y an­sio­sas, que ha­blan en ex­ce­so o se mue­ven con­ti­nua­men­te, ac­túan sin pen­sar, cam­bian per­ma­nen­te­men­te de ac­ti­vi­dad, ig­no­ran el pe­li­gro, in­te­rrum­pen a los de­más y no res­pe­tan las nor­mas.

En pleno si­glo XXI, y con el mo­do de vi­da que se lle­va en los gran­des nú­cleos de po­bla­ción, ¿se pue­de pre­ve­nir el TDA/TDAH? Co­mo ex­pli­ca Frei­re en su li­bro, “vi­vi­mos en una so­cie­dad hi­per­ac­ti­va con se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra aten­der y cui­dar la vi­da, una ci­vi­li­za­ción que va­lo­ra so­bre to­do la acción y la pro­duc­ción a rit­mos fre­né­ti­cos (…) en la que pre­pon­de­ra el con­su­mo de­sen­fre­na­do de ob­je­tos, imá­ge­nes, so­ni­dos, in­for­ma­cio­nes, ami­gos y re­la­cio­nes, aun­que no nos apor­ten la fe­li­ci­dad, el amor y la li­ber­tad que año­ra­mos; un mun­do ba­sa­do en el pro­gre­so per­ma­nen­te que no cui­da los rit­mos de la vi­da o es­tá ob­se­sio­na­do con la efi­ca­cia y el ren­di­mien­to e in­ca­paz de vi­vir los pro­ce­sos”.

De los efec­tos

Se­gún los psi­quia­tras, en­tre las con­se­cuen­cias di­rec­tas de un ni­ño no diag­nos­ti­ca­do a tiem­po de TDA/TDAH es­tán el fra­ca­so es­co­lar, la au­sen­cia de au­to­es­ti­ma, pro­ble­mas en las re­la­cio­nes so­cia­les, la­bo­ra­les o con la jus­ti­cia (se es­ti­ma que 30 % de

los me­no­res de 18 años con pro­ble­mas le­ga­les son hi­per­ac­ti­vos). Ellos se per­ci­ben di­fe­ren­tes, se sien­ten mal con­si­go mis­mos, pien­san que in­te­lec­tual­men­te son me­nos que los de­más por­que no en­tien­den lo que ocu­rre en cla­se, aun­que lue­go sí lo lo­gren. To­do ello ha­ce que tien­dan a ais­lar­se o que los aís­len por­que su im­pul­si­vi­dad pue­de in­co­mo­dar al res­to de ni­ños en el jue­go.

¿Cuán­tos mi­llo­nes de ni­ños ha ha­bi­do, hay y ha­brá así?

Al­ber­to Ji­mé­nez Fer­nán­dez y Án­gel Te­rrón Gon­zá­lez, so­cios de Educ-at, en­ti­dad es­pe­cia­li­za­da en tra­ta­mien­to de TDA/TDAH, co­men­tan: “Hay un mon­tón de con­duc­tas con­si­de­ra­das nor­ma­les den­tro del cre­ci­mien­to de ni­ños de uno a cua­tro años: son mo­vi­dos, to­can to­do, des­obe­de­cen, hay que re­pe­tir­les las co­sas mil ve­ces, no se con­cen­tran más de 10 mi­nu­tos en na­da… An­tes de los cin­co años es com­pli­ca­do diag­nos­ti­car TDA/TDAH por­que es nor­mal que ni­ños a esa edad es­tén dis­traí­dos y no pres­ten aten­ción”.

Sin em­bar­go, Án­gel Te­rrón ex­pli­ca que du­ran­te mu­chos años el TDA/TDAH se ha so­bre­diag­nos­ti­ca­do por­que no se te­nían los ele­men­tos ob­je­ti­vos y las prue­bas avan­za­das que se tie­nen hoy en día, y que per­mi­ten iden­ti­fi­car el tras­torno de ma­ne­ra más evi­den­te. No son mu­chos los ca­sos de pa­pás que lle­gan alar­ma­dos por es­ta sin­to­ma­to­lo­gía a esas eda­des tem­pra­nas.

De he­cho, sue­len ser aler­ta­dos por el co­le­gio por­que su hi­jo es­tá por de­ba­jo del ni­vel de los com­pa­ñe­ros de for­ma muy evi­den­te o sus com­por­ta­mien­tos con­duc­tua­les son lla­ma­ti­vos. Más o me­nos a par­tir de los seis años, si un ni­ño tie­ne pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, ex­pli­can, “es muy im­pul­si­vo y no pa­ra de mo­ver­se, es po­si­ble que es­te­mos an­te un ca­so de TDA/TDAH”. Las prue­bas diag­nós­ti­cas son muy am­plias y con­tem­plan va­rios fac­to­res, pe­ro só­lo el neu­ró­lo­go pue­de diag­nos­ti­car­lo y man­dar un tra­ta­mien­to ca­si siem­pre psi­co­ló­gi­co, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te far­ma­co­ló­gi­co.

To­ma de con­cien­cia

Án­gel Te­rrón: la psi­co­lo­gía ha fra­ca­sa­do al abor­dar el TDA/TDAH, ya que el tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal no ha­ce fren­te al ám­bi­to edu­ca­ti­vo don­de los pro­ble­mas se ma­ni­fies­tan más. Al ini­cio de pri­ma­ria el sis­te­ma de es­tu­dio de los co­le­gios se ba­sa en la lec­toes­cri­tu­ra; por eso, de los seis a los ocho años es la edad en que más se diag­nos­ti­ca, por­que los pro­ble­mas de apren­di­za­je se ha­cen más evi­den­tes. En­ton­ces es im­por­tan­te tra­ba­jar con ellos téc­ni­cas de es­tu­dio por las que apren­dan a re­ela­bo­rar lo es­cri­to, con in­for­ma­ción se­cuen­cia­da, con ele­men­tos di­ná­mi­cos, es­que­mas…

Al­ber­to Ji­mé­nez: el ce­re­bro de un ni­ño con TDA/ TDAH fun­cio­na a me­nor me­di­da; tra­ba­ja más len­ta­men­te. En las fa­mi­lias hay mu­cho mie­do an­te la idea de que sus hi­jos to­men un fár­ma­co de por vi­da, más aún los es­ti­mu­lan­tes de­ri­va­dos de la an­fe­ta­mi­na. Uno de los pro­ble­mas a la ho­ra de me­di­car es que no exis­te una ca­te­go­ri­za­ción de gra­ve­dad de sín­to­mas, no hay TDA/TDAH le­ves o gra­ves. Cuan­to ma­yor sea el dé­fi­cit de aten­ción, ma­yor sea la im­pul­si­vi­dad y la hi­pe­rac­ti­vi­dad, el des­equi­li­brio sue­le ser tam­bién ma­yor. No es un sín­dro­me cu­ra­ble, pe­ro lo que se bus­ca en la edad in­fan­til y ado­les­cen­te es que esos ras­gos sean do­mi­na­bles y se aca­ben con­vir­tien­do más en cier­to ti­po de personalidad desa­rro­lla­da con unos me­ca­nis­mos de con­trol. La me­di­ca­ción, por tan­to, no de­be en­ten­der­se co­mo un apo­yo con­ti­nuo, sino que jun­to con la te­ra­pia de­be­ría re­mi­tir par­te de la sin­to­ma­to­lo­gía. Por eso te­ne­mos tan po­cos pa­cien­tes adul­tos, por­que con el tiem­po apren­den a do­mi­nar los im­pul­sos y a ges­tio­nar las emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.