ABC DE LA MA­DU­REZ COG­NI­TI­VA

COG­NI­TI­VA PA­RA EL DESEM­PE­ÑO ES­CO­LAR

Ser Padres (Chile) - - EN POR­TA­DA -

Ro­mi­na tie­ne sie­te años: es una ni­ña cu­rio­sa, ju­gue­to­na y muy in­quie­ta. En la es­cue­la le cues­ta tra­ba­jo po­ner aten­ción a los maes­tros, se dis­trae con fa­ci­li­dad, ol­vi­da ano­tar su ta­rea, con fre­cuen­cia pier­de co­sas, des­de sus ju­gue­tes has­ta el sué­ter del uni­for­me. Aun­que sue­le ser ca­ri­ño­sa, tam­bién se mues­tra re­bel­de y a ve­ces pre­fie­re ais­lar­se pa­ra ju­gar so­la.

Miss Be­re con­si­de­ra que la con­duc­ta y ren­di­mien­to es­co­lar de Ro­mi se de­ben al Tras­torno por Dé­fi­cit de Aten­ción con Hi­pe­rac­ti­vi­dad (TDAH), por lo que re­co­men­dó a los pa­pás lle­var­la a un neu­ró­lo­go pa­ra que les in­di­ca­ra el tra­ta­mien­to. Por for­tu­na, co­no­cie­ron a un neu­ro­psi­có­lo­go quien, des­pués de apli­car va­rias prue­bas, con­clu­yó que la ni­ña su­fría de un ti­po de in­ma­du­rez. Co­mo Ro­mi­na, se­gún el Cen­tro de Aten­ción al Ta­len­to, dos de ca­da tres ni­ños es­tán mal diag­nos­ti­ca­dos con TDAH.

El doc­tor en Neu­ro­cien­cia de la con­duc­ta, Ale­jan­dro Zal­ce Ace­ves, afir­ma que el TDAH se diag­nos­ti­ca in­dis­cri­mi­na­da­men­te por­que los sín­to­mas se ase­me­jan a los de pa­de­ci­mien­tos de­ri­va­dos de la in­ma­du­rez, co­mo las di­fi­cul­ta­des vi­sua­les, la de­sin­te­gra­ción sen­so­rial, tras­tor­nos del apren­di­za­je, tras­torno del de­sa­rro­llo de la coor­di­na­ción, dis­le­xias, tras­tor­nos per­cep­tua­les, la de­pre­sión y la an­sie­dad.

En el li­bro Apro­xi­ma­cio­nes al es­tu­dio de la neu­ro­bio­lo­gía, edi­ta­do por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na, el doc­tor Zal­ce in­di­ca que: “El pro­ble­ma es que nor­mal­men­te el diag­nós­ti­co lo ha­ce un neu­ró­lo­go ba­sa­do en un cues­tio­na­rio he­cho por los la­bo­ra­to­rios. Ahí se enu­me­ran una se­rie de sín­to­mas: si se con­tes­ta afir­ma­ti­va­men­te a la ma­yo­ría, se ‘con­fir­ma’ el tras­torno y se me­di­ca al ni­ño”.

El es­pe­cia­lis­ta, fun­da­dor y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to del In­te­lec­to, ex­pli­ca que los ni­ños con TDAH o Tras­torno por Dé­fi­cit de Aten­ción (TDA) me­jo­ran con el me­di­ca­men­to por­que es un pro­ble­ma bio­quí­mi­co en la cor­te­za pre­fron­tal. “Pa­ra diag­nos­ti­car­lo se re­quie­re ha­cer una ba­te­ría neu­ro­psi­co­ló­gi­ca que mi­da los pro­ce­sos de aten­ción y me­mo­ria. Si sa­len pun­tua­cio­nes al­te­ra­das se ne­ce­si­ta ha­cer un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma es­pec­tral con po­ten­cia­les vi­sua­les y au­di­ti­vos pa­ra ver si la se­ñal lle­ga en 300 mi­li­se­gun­dos en la zo­na pa­rie­tal y oc­ci­pi­tal; en el ca­so de que és­te lle­gue con una de­mo­ra de 64 segundos, por ejem­plo, el ni­ño es in­ca­paz de re­gis­trar la ins­truc­ción”.

El doc­tor ase­gu­ra que es más co­mún la exis­ten­cia de in­ma­du­rez, un pa­de­ci­mien­to que se ori­gi­na por una evo­lu­ción irre­gu­lar en dis­tin­tas áreas y ge­ne­ra mu­chas di­fi­cul­ta­des, ya que no se ac­ti­van de for­ma ade­cua­da las re­des neu­ro­na­les. “Ca­da re­per­to­rio de con­duc­ta, co­mo leer, ac­ti­va no­dos del ce­re­bro que for­man una red; cuan­do hay un pro­ble­ma de in­ma­du­rez es­te no­do es­tá di­fu­so pa­ra la red, es co­mo si fal­ta­ra un fo­co pa­ra que se ilu­mi­ne to­do el cua­dran­te, en­ton­ces el ni­ño, por más que se es­fuer­za, no lo­gra su ob­je­ti­vo” co­men­ta el en­tre­vis­ta­do.

Pa­ra ha­blar de in­ma­du­rez es ne­ce­sa­rio que el pe­que­ño re­por­te un re­tra­so en su de­sa­rro­llo de al me­nos dos años res­pec­to a su edad cro­no­ló­gi­ca.

Cog­ni­ción VS. coe­fi­cien­te in­te­lec­tual

Zal­ce ha­ce una di­fe­ren­cia­ción en­tre el es­tu­dio de la in­te­li­gen­cia a par­tir del coe­fi­cien­te in­te­lec­tual y la cog­ni­ción. El pri­me­ro sur­gió en 1890, “cuan­do que­rían sa­ber si los hom­bres eran más in­te­li­gen­tes que las mu­je­res; ac­tual­men­te se rea­li­za me­dian­te las prue­bas de Wais o Stan­ford Bi­net. El re­sul­ta­do es una me­di­ción es­ta­dís­ti­ca fi­ja que ha­bla de una in­te­li­gen­cia úni­ca y glo­bal (el te­ma de las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples apa­re­ció mu­chos años des­pués, en 1983). La cog­ni­ción se re­fie­re al pro­ce­so y de­sa­rro­llo de las habilidades cog­ni­ti­vas, co­mo la me­mo­ria, aten­ción o len­gua­je.

Pa­ra ana­li­zar el ni­vel de ma­du­rez de un ni­ño es ne­ce­sa­rio es­tu­diar su cog­ni­ción me­dian­te la prue­ba SOI (Struc­tu­re of the In­te­lect), la cual eva­lúa las habilidades in­te­lec­tua­les en cin­co áreas: es­ti­los de apren­di­za­je, lec­tu­ra y len­gua­je, ma­te­má­ti­cas, habilidades de apren­di­za­je y di­fi­cul­ta­des en la per­cep­ción vi­sual. Los pri­me­ros se re­fie­ren a la fa­ci­li­dad que tie­ne ca­da alumno pa­ra apren­der, ya sea me­dian­te el es­ti­lo fi­gu­ral (cuan­do lo ha­cen me­dian­te imá­ge­nes), sim­bó­li­co (a tra­vés de le­tras y nú­me­ros) o se­mán­ti­co (cuan­do prio­ri­zan el dis­cur­so oral). La lec­tu­ra y len­gua­je eva­lúan, ade­más de la in­cor­po­ra­ción del co­no­ci­mien­to, el buen desem­pe­ño tan­to de la re­cep­ción co­mo de la expresión de in­for­ma­ción oral y es­cri­ta. Las habilidades de apren­di­za­je se en­fo­can a la com­pren­sión, me­mo­ria, so­lu­ción de pro­ble­mas, eva­lua­ción y crea­ti­vi­dad.

“El te­ma de habilidades es muy com­ple­jo. Pa­ra se­guir una ins­truc­ción apa­ren­te­men­te sen­ci­lla, co­mo ‘lá­va­te los dien­tes’, un ni­ño ne­ce­si­ta ana­li­zar to­do el pro­ce­so: pri­me­ro de­be po­ner aten­ción, lue­go cla­si­fi­car la in­for­ma­ción, des­pués dar­le una se­cuen­cia ló­gi­ca, je­rar­qui­zar y to­mar una de­ci­sión. Se re­quie­ren cin­co habilidades pa­ra re­sol­ver esa ins­truc­ción, si se ne­ga­ra a ha­cer­la es ne­ce­sa­rio ana­li­zar en cuál de esas cin­co fa­ce­tas del pro­ce­so ra­di­ca la fa­lla que le im­pi­de rea­li­zar­lo”, ex­pli­ca el doc­tor Zal­ce.

La prue­ba SOI tie­ne dos for­ma­tos: el PLA, di­se­ña­do pa­ra ni­ños de cua­tro a ocho años en el que se eva­lúan 14 habilidades bá­si­cas, y el ALA, in­di­ca­do a par­tir de los nue­ve años pa­ra re­vi­sar 30 habilidades. Sub­ra­ya for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, pro­po­ne una se­rie de in­di­ca­cio­nes y recomendaciones pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción del ni­ño.

Dr. Ale­jan­droZal­ce, Fun­da­dor y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to del In­te­lec­to. www.ins­ti­tu­to­del in­te­lec­to.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.