Su pri­mer res­fria­do

No te alar­mes si tu be­bé tie­ne gri­pa. Es nor­mal por­que su sis­te­ma in­mu­ne es aún in­ma­du­ro y más pro­pen­so al con­ta­gio. Ob­ser­va sus sín­to­mas, evo­lu­ción y con­sul­ta al pe­dia­tra.

Ser Padres (Chile) - - 0-1 AÑO -

El res­fria­do o ca­ta­rro ini­cia con la apa­ri­ción de flu­jo na­sal, tos y es­tor­nu­dos. Es­tos sín­to­mas pue­den acom­pa­ñar­se de pi­cor de gar­gan­ta, do­lor de ca­be­za, fie­bre o fe­brí­cu­la (so­bre to­do por la tar­de) y con­ges­tión ocu­lar… “Pe­ro otras in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias más se­ve­ras pue­den co­men­zar los pri­me­ros días de ma­ne­ra idén­ti­ca, por lo que hay que es­tar aler­ta. Asi­mis­mo, otros pro­ce­sos no in­fec­cio­sos, co­mo la aler­gia, tam­bién tie­nen sín­to­mas co­mu­nes”, ex­pli­ca el pe­dia­tra Juan Utre­ro Va­lien­te del Hos­pi­tal Vit­has Per­pe­tuo In­ter­na­cio­nal de Ali­can­te, Es­pa­ña.

Vi­rus o con­ta­gio

La ex­po­si­ción al frío con es­ca­so abri­go pue­de pro­vo­car cam­bios fi­sio­ló­gi­cos, co­mo hi­po­ter­mia, y una co­lo­ra­ción di­fe­ren­te en los de­dos, na­riz u ore­jas, lo cual exi­ge a nues­tro or­ga­nis­mo cier­to es­trés me­ta­bó­li­co que pue­de de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pe­ro pa­ra con­ta­giar­se se re­quie­re del con­tac­to con el agen­te in­fec­cio­so (vi­rus res­pi­ra­to­rio) y de­pen­de­rá del es­ta­do de nues­tras de­fen­sas.

Pre­ve­nir y for­ta­le­cer

La me­jor pre­ven­ción es for­ta­le­cer su sis­te­ma in­mu­ne. Es cla­ve man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, fa­vo­re­cer el ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar y una ali­men­ta­ción sa­na evi­tan­do la in­ges­ta de pro­duc­tos muy pro­ce­sa­dos quí­mi­ca­men­te, con al­to con­te­ni­do en azú­ca­res o gra­sas. Tam­bién es esen­cial la­var­se las ma­nos fre­cuen­te­men­te o usar gel an­ti­bac­te­rial an­tes de to­car al be­bé, ya que la prin­ci­pal vía de trans­mi­sión de es­tos vi­rus es por con­tac­to.

¿Cuán­do ir al mé­di­co?

De­pen­de de la edad de tu hi­jo. Si es me­nor de tres me­ses y tie­ne fie­bre de­bes con­sul­tar con el pe­dia­tra lo an­tes po­si­ble. Des­de los cua­tro me­ses y has­ta los tres años, con fie­bre in­fe­rior a 39 ºC acom­pa­ña­da de buen es­ta­do ge­ne­ral y au­sen­cia de sín­to­mas de alar­ma (vó­mi­tos fre­cuen­tes, erup­cio­nes en la piel, ri­gi­dez cer­vi­cal…), lo acon­se­ja­ble es es­pe­rar 24 ho­ras pa­ra que lo va­lo­re el ex­per­to. Si es ma­yor de tres años, in­de­pen­dien­te­men­te del gra­do de fie­bre, va­lo­ra su es­ta­do ge­ne­ral. Si no tie­ne sín­to­mas de alar­ma, pue­des es­pe­rar has­ta dos días an­tes de acu­dir al mé­di­co.

No se cu­ra

Un be­bé pue­de res­friar­se mu­chas ve­ces se­gui­das, so­bre to­do si va a la guar­de­ría o kín­der. La du­ra­ción de es­tas in­fec­cio­nes sue­le ser de sie­te a nue­ve días con un pe­rio­do de in­cu­ba­ción de dos a cua­tro. Qui­zá te dé la sen­sa­ción de que no aca­ba de cu­rar­se, pe­ro en reali­dad pue­de que va­ya en­ca­de­nan­do va­rios res­fria­dos. Aún así es acon­se­ja­ble que lo con­sul­tes con su pe­dia­tra.

¿Le doy al­go pa­ra la fie­bre?

Me­jor es­pe­ra o pre­gun­ta al pe­dia­tra. La fie­bre for­ma par­te del me­ca­nis­mo de res­pues­ta a la in­fec­ción y, le­jos de ser nues­tro enemi­ga, hay que con­si­de­rar­la alia­da de nues­tras de­fen­sas fren­te al agen­te pa­tó­geno. Los an­ti­tér­mi­cos de­be­rían dar­se pa­ra ali­viar el ma­les­tar o do­lor pe­ro no pa­ra cor­tar la fie­bre, siem­pre que se tra­te de un ni­ño sano, sin sín­to­mas que pue­dan ha­cer sos­pe­char la pre­sen­cia de otro pa­de­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.