IN­TUI­CIÓN DE MA­MÁ

Tal vez ha­yas es­cu­cha­do la fra­se “la vi­da no vie­ne con un ma­nual de ins­truc­cio­nes, sino con una ma­má” y es ver­dad; co­mo ma­dre pri­me­ri­za (y aun­que ten­gas va­rios hi­jos), la ex­pe­rien­cia de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je es en­ri­que­ce­do­ra.

Ser Padres (Chile) - - PORTADA -

Des­de ni­ñas ju­ga­mos a la ca­si­ta y a ser ma­más. Nues­tra mu­ñe­ca u oso fa­vo­ri­to es “el pri­mer hi­jo”, nos la pa­sa­mos cui­dán­do­lo, le da­mos de co­mer, lo ves­ti­mos, lo arro­pa­mos, lo ba­ña­mos, lo lle­va­mos de va­ca­cio­nes o de vi­si­ta con los abue­los y lo acos­ta­mos con amor a nues­tro la­do. Con el pa­so del tiem­po y por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias de­ja­mos la maternidad a un la­do, por­que se nos po­nen en­fren­te otros in­tere­ses, co­mo fies­tas, via­jes, maes­trías y se­gui­mos con nues­tra vi­da. Pa­ra al­gu­nas mujeres el lla­ma­do de la maternidad lle­ga a la puer­ta, no hay una edad es­pe­cí­fi­ca, a ve­ces los be­bés lle­gan de mo­do ines­pe­ra­do, otros re­quie­ren de lar­gos tra­ta­mien­tos y las dos si­tua­cio­nes son vá­li­das. To­do cam­bia cuan­do te en­te­ras de que se­rás ma­má. Des­de ese pri­mer mo­men­to na­ce un amor in­fi­ni­to (tam­bién mie­dos, in­cer­ti­dum­bres y mi­les de du­das). La pre­gun­ta “¿soy bue­na ma­má?” te asalta ca­da día. Lo que de­bes te­ner en men­te es que eres hu­ma­na y que pue­des co­me­ter erro­res.

Hay días di­fí­ci­les en los que pier­des la ca­be­za, pues el rol de ma­má no es fá­cil, y cier­tos días ten­drás que ha­cer al­gu­nos sa­cri­fi­cios. Sin em­bar­go, la maternidad con­lle­va co­sas sor­pren­den­tes y una de ellas es el de­sa­rro­llo de la in­tui­ción. Una fa­cul­tad ex­tra­or­di­na­ria cu­ya mi­sión es el bie­nes­tar del be­bé. Qué es, de dón­de sur­ge y có­mo sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho. Aquí te de­ci­mos có­mo.

La in­tui­ción de ma­má, un ma­ra­vi­llo­so sú­per po­der

Ma­má “lo sa­be”. Bas­ta con mi­rar a los ojos a su hi­jo pa­ra en­ten­der que al­go inusual ocu­rre. Es ca­paz de an­ti­ci­par­se a las co­sas que le van a pa­sar. Per­ci­be có­mo es­tá, aun­que no se en­cuen­tre fí­si­ca­men­te cer­ca. Co­no­ce qué es lo me­jor pa­ra él. El sex­to sen­ti­do que de por sí po­see­mos las mujeres, con la maternidad se des­bor­da al pun­to que pa­re­ce en­trar en el te­rreno de lo eso­té­ri­co, ca­si má­gi­co.

Emo­ción y esen­cia

So­nia Cho­quet­te, re­co­no­ci­da coach de vi­da y au­to­ra del li­bro Tus 3 Sú­per Po­de­res, ex­pli­ca que la in­tui­ción no es una fa­cul­tad de lo ra­cio­nal, sino una fun­ción del co­ra­zón, de los sen­ti­mien­tos y de la na­tu­ra­le­za del ser hu­mano. “Su ta­rea es co­nec­tar con co­sas que es­tán fue­ra de la vis­ta, de la men­te e, in­clu­so, del es­pa­cio fí­si­co. Es una es­pe­cie de GPS na­tu­ral”. Es el com­ple­men­to per­fec­to de nues­tro la­do in­te­lec­tual. Nos po­si­bi­li­ta ha­cer una me­jor eva­lua­ción y to­ma de de­ci­sio­nes. “En reali­dad to­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar­la. No obs­tan­te, hay cir­cuns­tan­cias in­di­vi­dua­les que la po­ten­cian”, afir­ma la ex­per­ta. Las si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas o el cul­ti­vo de la es­pi­ri­tua­li­dad, por ejem­plo. Pe­ro so­bre to­do, son las cues­tio­nes de al­ta tras­cen­den­cia, co­mo el cui­da­do de la vi­da hu­ma­na, las que la lle­van a su má­xi­mo ni­vel.

Milagros co­ti­dia­nos

“Me hi­cie­ron una ce­sá­rea de ur­gen­cia y cuan­do fui al cu­ne­ro a co­no­cer a mi ne­na, no hi­zo fal­ta que me di­je­ran cuál era. Lo sa­bía sin lu­gar a du­das”; “es­tá­ba­mos fe­li­ces en el par­que cuan­do al­go me hi­zo to­mar en bra­zos a mi hi­jo, ins­tan­tes des­pués, el co­lum­pio en el que se es­ta­ba me­cien­do se za­fó”; “tu­ve una co­ra­zo­na­da y pa­sé por la guar­de­ría an­tes de la ho­ra. Re­sul­tó que es­ta­ban a pun­to de lla­mar­me por­que a mi hi­jo le co­men­za­ba la fie­bre”. His­to­rias co­mo és­tas son co­mu­nes. Aun­que apa­ren­tan ser sim­ples coin­ci­den­cias y mu­chas ve­ces el rit­mo de la vi­da co­ti­dia­na di­lu­ye su im­por­tan­cia, la in­tui­ción de una ma­má es sor­pren­den­te y siem­pre es­tá lis­ta pa­ra acu­dir al res­ca­te aun en me­dio de una jun­ta de tra­ba­jo.

Da­te un break pa­ra es­cu­char esos men­sa­jes de tu in­tui­ción; en me­dio de un es­pa­cio en cal­ma po­drás de­tec­tar­los.

No im­por­ta la si­tua­ción; es­te amo­ro­so ra­dar in­terno, una vez que se en­cien­de, no se apa­ga­rá ja­más. Siem­pre ve­la­rá por el bie­nes­tar de tu hi­jo.

La ciencia de la in­tui­ción

Du­ran­te años, la ciencia in­ves­ti­gó qué era la in­tui­ción: se pen­sa­ba que sim­ple­men­te se tra­ta­ba de un ma­yor es­ta­do de aten­ción. Sin em­bar­go, es­tu­dios rea­li­za­dos en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Hos­pi­tal del Mar han arro­ja­do in­tere­san­tes res­pues­tas. Por me­dio de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca se com­pro­bó que, en zo­nas es­pe­cí­fi­cas, el ce­re­bro de la mu­jer su­fre cam­bios mor­fo­ló­gi­cos du­ran­te el em­ba­ra­zo. En apa­rien­cia, hay una me­jo­ría en las ha­bi­li­da­des re­la­cio­na­das con la cog­ni­ción so­cial. Al­gu­nas de ellas son: per­cep­ción, co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, ca­pa­ci­dad an­ti­ci­pa­to­ria y em­pa­tía. “Los re­sul­ta­dos apun­tan a que es­ta plas­ti­ci­dad ce­re­bral tie­ne un fin evo­lu­ti­vo, des­ti­na­do a que la ma­má in­fie­ra efi­caz­men­te en la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des y pro­tec­ción de su be­bé”, di­ce Eri­ka Bar­ba-Mü­ller, au­to­ra del ar­tícu­lo que de­ta­lla los ha­llaz­gos. “Con­si­de­ra­mos que exis­te una re­es­truc­tu­ra­ción neu­ro­nal que in­cre­men­ta la sen­si­bi­li­dad de la ma­má, es­to con el pro­pó­si­to de de­tec­tar los pe­li­gros y re­co­no­cer con fa­ci­li­dad y efi­ca­cia el es­ta­do emo­cio­nal de su pe­que­ño”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.