LO QUE PEN­SA­BA AN­TES DE SER MA­MÁ

QUIZÁSALGUNAVEZENTUVIDA DI­JIS­TE QUE NO DORMIRÍAS CON TU HI­JO EN LA MIS­MA CA­MA, QUE JA­MÁS CEDERÍAS A UN BE­RRIN­CHE, QUE NO DECORARÍASUNAHABITACIÓN COM­PLE­TA­MEN­TE DE CO­LOR RO­SA... AUN­QUE ESO FUE AN­TES DE SER MA­MÁ.

Ser Padres (Chile) - - PORTADA -

Yal es­tar fren­te a fren­te con la maternidad, ca­si na­da es co­mo se creía: uno se da cuen­ta de que de­be cam­biar mu­cho de lo que con­si­de­ra­ba “ina­mo­vi­ble”. Cal­ma, se­gu­ro tie­nes una lis­ta ki­lo­mé­tri­ca por­que es muy fá­cil ha­blar cuan­do no lo has vi­vi­do; lee las ex­pe­rien­cias de es­tas ma­más y ve­rás que no eres la úni­ca a la que le ha pa­sa­do lo que te es­tá ocu­rrien­do.

De­trás de to­das es­tas pro­me­sas incumplidas hay es­fuer­zos por ser más prác­ti­cas, de­seos de no es­tar siem­pre dis­cu­tien­do con ni­ños o pa­re­ja, ra­zo­nes lo­gís­ti­cas y una lar­ga lis­ta de otros por­qués. En­tre ellos, el de ha­cer fe­li­ces a los más pe­que­ños, al­go a lo que po­cas ma­más pue­den re­sis­tir­se.

“Siem­pre creí que si te­nía pro­ble­mas pa­ra dar pe­cho lo de­ja­ría, que no ha­bía que su­frir in­ne­ce­sa­ria­men­te ha­bien­do le­ches de fór­mu­la. Y re­sul­tó que no tu­ve nin­gún pro­ble­ma, al con­tra­rio, Iván se enganchó des­de el pri­mer día, así que es­tu­ve dán­do­le el pe­cho un año y me­dio cuan­do ja­más me ha­bía plan­tea­do que se­gui­ría con la lac­tan­cia cuan­do me in­cor­po­ra­ra al tra­ba­jo. Has­ta que no es­tás en ello y te to­ca di­rec­ta­men­te, no sa­bes có­mo ac­tua­rás”.

-Car­men, ma­má de Iván, de dos años.

“¡So­lía cri­ti­car a esos pa­pás que lle­van a sus hi­jos de más de tres años en la ca­rreo­la! Aho­ra no voy a nin­gún si­tio sin ella. La lle­va­mos pa­ra la pe­que­ña, a pe­sar de que ya has­ta co­rre, pe­ro así va­mos más rá­pi­do y a ella le en­can­ta”. -Lu­la, ma­má de dos ni­ñas de cua­tro y seis años.

“Pen­sa­ba que era po­co fe­mi­nis­ta de­jar de tra­ba­jar por cui­dar a los hi­jos; se­gún yo, la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal era lo úni­co im­por­tan­te. Aho­ra sé que cuan­do tie­nes un hi­jo to­das tus prio­ri­da­des se reor­de­nan. En mi ca­so, la fa­mi­lia pa­só de es­tar en cuar­to lu­gar a ocu­par el trono nú­me­ro uno. ¡Ni yo po­día creér­me­lo!”.

-Lau­ra, ma­má de La­ra, de tres años.

“Me sien­to me­jor cuan­do veo que no soy la úni­ca a la que le pa­sa. Ju­ra­ba que mis hi­jos nun­ca ten­drían en­tre ma­nos una tableta o un ce­lu­lar has­ta que su­pie­ran de ver­dad có­mo usar­los. Sé que no es la es­tra­te­gia más edu­ca­ti­va del mun­do, pe­ro he apren­di­do que a ve­ces hay que ser un po­co más fle­xi­ble si no quie­ro es­tar pe­lean­do las 24 ho­ras del día”.

-Si­la, ma­má de dos ni­ños de dos y cin­co años.

“Cuan­do mis ami­gas des­apa­re­cían al con­ver­tir­se en ma­más, yo pen­sa­ba que siem­pre ten­dría un tiem­po pa­ra mí mis­ma. De­cía que no de­ja­ría de sa­lir con mis ami­gos una vez al mes y que se­gui­ría yen­do al gim­na­sio se­ma­nal­men­te. Me si­gue pa­re­cien­do un buen plan, pe­ro aho­ra me re­sul­ta im­po­si­ble cum­plir­lo. Sé que de­be­ría es­for­zar­me por ha­cer­lo, pe­ro des­de que na­ció mi hi­ja siem­pre en­cuen­tro al­go más im­por­tan­te que ha­cer”. -Alicia, ma­má de una ni­ña de cua­tro años

“Siem­pre pen­sé que nun­ca gri­ta­ría ni per­de­ría los ner­vios, que iría a un nú­me­ro li­mi­ta­do de cum­plea­ños, que en ca­sa no se ve­ría te­le, que mis ni­ños nun­ca co­me­rían a des­ho­ras… Aho­ra sé que ne­ce­si­to ar­mar­me de pa­cien­cia con mi hi­ja y que no es tan fá­cil”. -Ma­ría, ma­má de una pe­que­ña de tres años.

“Cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da que­ría que mi hi­ja fue­ra a una es­cue­la pú­bli­ca, bi­lin­güe y que asis­tie­ra a cla­ses de tea­tro. Aho­ra va a una bi­lin­güe, pe­ro es pri­va­da y de cla­ses ex­tra­es­co­la­res va a futbol... por­que des­pués de ver de­ce­nas de co­le­gios, ese fue el que más me con­ven­ció. En cuan­to al tea­tro, ¡le ho­rro­ri­za a ella! Sin em­bar­go, el futbol le en­can­ta a pe­sar de que en ca­sa no so­mos na­da fut­bo­le­ros, así que no hu­bo op­ción. Una co­sa es lo que nos gus­ta­ría ha­cer y otra la que ha­ce­mos. He apren­di­do que lo se­gun­do no tie­ne por qué ser na­da ma­lo, so­lo es di­fe­ren­te de lo que creía­mos que ha­ría­mos”. -Ly­dia, ma­má de una ni­ña de sie­te años.

“Se­gu­ro pa­re­ce una ton­te­ría, pe­ro siem­pre me ha sa­ca­do de qui­cio ver a esas ma­más con bol­sas gi­gan­tes en las que lle­van de to­do no so­lo pa­ra sus hi­jos, sino pa­ra to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, pa­re­ja y pe­rro in­clui­dos. Re­sul­ta que aho­ra yo soy así, car­go de to­do y pa­ra to­dos: al­go pa­ra co­mer, toa­lli­tas, al­gún ju­gue­te, otro pa­ra el pe­rro, las me­di­ci­nas de mi pa­re­ja, cuen­tos, una mu­da de ro­pa, agua... ¿Me cues­ta de­le­gar? Sí, y así lo pa­go, yo quie­ro en­car­gar­me de to­do”.

-Fran­cis, ma­má de un ni­ño de dos años.

«AN­TES DE CA­SAR­ME TE­NÍA SEIS TEO­RÍAS SO­BRE EL MO­DO DE EDU­CAR A LOS PE­QUE­ÑOS. AHO­RA TEN­GO SEIS HI­JOS Y NIN­GU­NA TEO­RÍA». - JOHN WILLMOT, POE­TA

“Pin­té el cuar­to de mi hi­ja de ro­sa cuan­do siem­pre me ha ho­rro­ri­za­do esa dis­tin­ción del azul pa­ra los ni­ños y el ro­sa pa­ra las ni­ñas, pe­ro me lo pi­dió tan­tas ve­ces y se pu­so tan con­ten­ta cuan­do lle­gué a ca­sa con el bo­te de pin­tu­ra que pen­sé: ‘¿Qué más da, con tal de ha­cer­la fe­liz?’. Aho­ra, ca­da vez que es­cu­cho fra­ses co­mo: ‘Lo que no se ha­ce por un hi­jo no se ha­ce por na­die’, ya no me río”.

-Va­ne, ma­má de una ni­ña de cua­tro.

“Pien­so que to­das éra­mos me­jo­res ma­más... an­tes de ser ma­más. Cuan­do veía ni­ños ha­cien­do be­rrin­ches los mi­ra­ba mal y pen­sa­ba: ‘Por fa­vor, se­ñor, con­tro­le a su hi­jo’. Si una ma­má se que­ja­ba de la maternidad, me de­cía: ‘Pe­ro fue de­ci­sión tu­ya, aho­ra no te que­jes’. Creía que mi vi­da iba a se­guir sien­do igual, que a mí eso no me pa­sa­ría, y aho­ra me arre­pien­to, por­que no te­nía ni idea”.

-Ag­nes Deer, pe­rio­dis­ta y blo­gue­ra de WeLo­ver­si­ze.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.