S.O.S. ¿A QUIÉN LE CREO?

¿Al pe­dia­tra, mis ami­gas, mi ma­má… a in­ter­net? “San Goo­gle” di­ce que el co­le­cho es bueno, una blo­gue­ra men­cio­na que los ni­ños duer­men me­jor con no­so­tros y a mi ma­má le ho­rro­ri­za que su nie­to no ten­ga cu­na pro­pia. ¿En­ton­ces?

Ser Padres (Chile) - - PORTADA -

Du­das eter­nas

¿Cuán­tas ve­ces al día du­das so­bre el cui­da­do de tu hi­jo? Des­de pre­gun­tas “sen­ci­llas”, co­mo qué po­ner­le pa­ra sa­lir, has­ta cuán­do qui­tar­le el pa­ñal, si ha­ces bien crián­do­lo en ca­sa o con ayu­da de tus pa­pás y si ya de­bes lle­var­lo a la guar­de­ría... Ca­si siem­pre, el es­ta­do na­tu­ral de las ma­más es el de la eter­na du­da.

A dia­rio de­bes to­mar nu­me­ro­sas de­ci­sio­nes de las que de­pen­de­rá en par­te el fu­tu­ro de tus hi­jos: ti­po de es­cue­la, ali­men­ta­ción, lac­tan­cia pro­lon­ga­da, há­bi­tos de sue­ño... Y sí, siem­pre da mie­do ele­gir por­que es una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Esa to­ma de de­ci­sio­nes es la que lle­va a mi­llo­nes de ma­más a bus­car apo­yo y ahí sur­gen las di­fi­cul­ta­des. Pue­des en­con­trar orien­ta­ción a tra­vés de dis­tin­tas vías, co­mo con­sul­tar al pe­dia­tra, las re­des so­cia­les o el círcu­lo de ami­gos, fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos. Pe­ro con tan­ta in­for­ma­ción, pue­des ti­tu­bear o per­der­te.

¿A quién le ha­ces ca­so?

¿A tu ma­má, que te crió y a tus tres her­ma­nos? ¿Al mé­di­co, que a ve­ces es de­ma­sia­do es­tric­to? ¿A los blogs que si­gues, que sue­len de­cir lo opues­to a tu ma­má? En cier­tos te­mas ca­si siem­pre uno se ba­sa en lo que “di­ce la ciencia”, es de­cir, en los con­se­jos del pe­dia­tra, so­bre to­do en el ca­so de las en­fer­me­da­des.

La pe­rio­dis­ta Car­me Cha­pa­rro, au­to­ra del li­bro No soy un mons­truo, co­men­ta: “La in­fluen­cia que unas ma­más pue­den te­ner so­bre otras es te­rri­ble. Hay mu­cha pre­sión que úl­ti­ma­men­te al­gu­nos gru­pos de mujeres es­tán ejer­cien­do so­bre otras con la con­sig­na de que su ma­ne­ra de ver la maternidad es la úni­ca bue­na, la úni­ca vá­li­da”.

No se tra­ta de cum­plir ór­de­nes Tras una en­fer­me­dad, el pe­dia­tra te da su opi­nión y con­se­jo pa­ra que tú, co­mo pa­pá o ma­má, se­pas qué ha­cer ba­sán­do­te en tu pro­pio cri­te­rio y po­si­bi­li­da­des. Te re­co­mien­da uno u otro tra­ta­mien­to, pe­ro quien se lo tie­ne que dar eres tú. Re­ci­be la in­for­ma­ción, acep­ta to­do lo bueno que te pue­de ofre­cer, co­men­ta tus pun­tos de vis­ta y de­ba­te. Mi­ra al pe­dia­tra co­mo un pro­fe­sio­nal cer­cano y dis­po­ni­ble con quien com­par­tir ex­pe­rien­cias vi­vi­das o leí­das en los li­bros. A ti te to­ca de­ci­dir so­bre la crian­za de tu be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.