VI­VA LA MÚ­SI­CA

Ser Padres (Chile) - - PORTADA -

Ala ma­yo­ría nos gus­ta la mú­si­ca. Reac­cio­na­mos an­te su rit­mo, los com­pa­ses y las me­lo­días, nos trans­por­ta a mo­men­tos im­por­tan­tes de nues­tra vi­da o nos sir­ve de te­ra­pia. A los be­bés igual. Es muy po­si­ti­vo que es­cu­chen mú­si­ca des­de an­tes de na­cer, pues el sen­ti­do del oí­do es el pri­me­ro que se desa­rro­lla; ade­más, cuan­do es­tán en el úte­ro ma­terno es­cu­chan to­dos los so­ni­dos del ex­te­rior y reac­cio­nan a ellos: es cuan­do te dan una pa­ta­di­ta.

Un es­tu­dio cien­tí­fi­co rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Mar­qués de Bar­ce­lo­na, en Es­pa­ña, ob­ser­vó que al po­ner un dis­po­si­ti­vo mu­si­cal en la pan­ci­ta los fe­tos, in­clu­so de 16 se­ma­nas, reac­cio­na­ron abrien­do y ce­rran­do la bo­ca y sa­can­do la len­gua, lo que con­tri­bu­ye a con­fir­mar que du­ran­te la ges­ta­ción es po­si­ti­vo que los pa­dres fa­vo­rez­can la re­la­ción del pe­que­ño con la mú­si­ca por­que es muy be­né­fi­ca.

El efec­to Mo­zart

Con­sis­te en que los ni­ños, al es­cu­char una pie­za de es­te com­po­si­tor, es­ti­mu­lan el área del ce­re­bro re­la­cio­na­do con las ma­te­má­ti­cas. Re­sul­ta que es­te ti­po de mú­si­ca, al ser más ar­mó­ni­ca y pu­ra, ac­ti­va el he­mis­fe­rio de­re­cho, que es don­de ra­di­can las fun­cio­nes es­pa­cio­tem­po­ra­les. No es que ha­ga a nues­tros pe­que­ños más in­te­li­gen­tes, sino que ac­ti­va las neu­ro­nas inherentes que ya exis­ten en ellos. Mú­si­ca re­co­men­da­da

La mú­si­ca clá­si­ca es ar­mó­ni­ca y su me­lo­día se pa­re­ce más a la voz hu­ma­na que otros ti­pos, por lo que pa­re­ce que los be­bés la pre­fie­ren. Sin em­bar­go, si a ti te gus­ta la mú­si­ca cu­ba­na, el rock o jazz, a tu hi­jo tam­bién le gus­ta­rá y en­ri­que­ce­rá por­que la aso­cia­rá con mo­men­tos de bie­nes­tar. No lo li­mi­tes a es­cu­char un so­lo gé­ne­ro (co­mo las can­cio­nes pa­ra be­bés): pre­sén­ta­le di­fe­ren­tes rit­mos y me­lo­días; los ni­ños tie­nen gran ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der y dis­fru­tar. Eso sí, evi­ta po­nér­se­la en un vo­lu­men muy al­to. Un es­tu­dio rea­li­za­do en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, in­di­có que ex­po­ner a los be­bés a so­ni­dos muy fuer­tes po­día afec­tar el oí­do, cau­sar­les es­trés, irri­ta­bi­li­dad e in­clu­so di­fi­cul­tar el apren­di­za­je.

¡Haz que for­me par­te de su vi­da!

Du­ran­te el em­ba­ra­zo pon­le mú­si­ca des­de tu pan­ci­ta; crea­rás en­dor­fi­nas que lo ayu­da­rán a desa­rro­llar­se me­jor.

• Can­ta y bai­la con él; no so­lo le di­ver­ti­rá, tam­bién fa­vo­re­ce­rá mu­cho su de­sa­rro­llo. Da igual si can­tas bien o mal: tu hi­jo no se fi­ja en eso.

• Crea un ri­tual mu­si­cal pa­ra ir a dor­mir; pon mú­si­ca tran­qui­la mien­tras le lees un cuen­to y os­cu­re­ces la ha­bi­ta­ción; le ayu­da­rá a ba­jar el rit­mo del día. De­ja que cree su pro­pia mú­si­ca; ex­pe­ri­men­tar con ins­tru­men­tos pa­ra su edad le abre puer­tas a la crea­ti­vi­dad y desa­rro­lla su coor­di­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.