AFE­RRA­DO A SU OB­JE­TO FA­VO­RI­TO 13 TIPS PA­RA ALI­VIAR

Si te pre­gun­tas por qué se nie­ga a sol­tar­lo, la res­pues­ta es… es­tá apren­dien­do a so­bre­vi­vir en el mun­do por sí mis­mo.

Ser Padres (Chile) - - PORTADA - Ju­dith Ce­lis, psi­coa­na­lis­ta y psi­co­te­ra­peu­ta en pa­dre­ses­tre­lla.com

Es muy co­mún que los ni­ños pe­que­ños se chu­pen los de­dos, se afe­rren a un mu­ñe­co de pe­lu­che o re­pi­tan una me­lo­día de ma­ne­ra cons­tan­te. Co­mo pa­pás, es­tas si­tua­cio­nes nos lla­man la aten­ción: a ve­ces nos dan gra­cia y otras nos irri­tan. Sin em­bar­go, es­tos ob­je­tos o fe­nó­me­nos son re­le­van­tes en su de­sa­rro­llo emo­cio­nal.

TU NI­ÑO Y SU OB­JE­TO FA­VO­RI­TO

Los re­cién na­ci­dos re­quie­ren, pa­ra so­bre­vi­vir, que la ma­má o al­guien es­té cer­ca pa­ra sa­tis­fa­cer to­das sus ne­ce­si­da­des, tan­to fí­si­cas co­mo emo­cio­na­les. En un pri­mer mo­men­to no cuen­tan con una men­te que les per­mi­ta to­le­rar la es­pe­ra, so­lo a par­tir de re­pe­ti­das ex­pe­rien­cias amo­ro­sas y aser­ti­vas en la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des lo asi­mi­lan. Tal re­pe­ti­ción oca­sio­na que el be­bé em­pie­ce a ge­ne­rar den­tro de él la ilu­sión de que siem­pre se­rá igual... pe­ro es­to no du­ra mu­cho.

Con­for­me pa­san los me­ses, la ma­má em­pie­za a frus­trar —de ma­ne­ra in­cons­cien­te, na­tu­ral y pau­la­ti­na— al pe­que­ño, co­men­zan­do el pro­ce­so de la de­silu­sión: aho­ra ella no acu­de de in­me­dia­to a aten­der­lo y el be­bé apren­de, po­co a po­co, a to­le­rar más la es­pe­ra y el dis­pla­cer sa­bien­do, por ex­pe­rien­cia, que la frus­tra­ción es tem­po­ral y él tie­ne la ca­pa­ci­dad de so­bre­vi­vir a ella.

Es­ta ilu­sión-de­silu­sión es ne­ce­sa­ria pa­ra el ini­cio de to­da re­la­ción en­tre el ni­ño y el mun­do ex­te­rior, pe­ro en el ín­ter, esa al­moha­da que no de­ja, la fra­za­di­ta que chu­pa o el pe­lu­che sin el que no pue­de con­ci­liar el sue­ño son par­te del mun­do ajeno a él mis­mo con el cual es­tá apren­dien­do a re­la­cio­nar­se. Es­te pri­mer ob­je­to sim­bo­li­za de cier­to mo­do a su ma­má, quien ha de­ja­do de es­tar al 100 con él pa­ra ayu­dar­lo a so­bre­vi­vir. Es por eso que mien­tras su men­te acep­ta es­ta de­silu­sión, mu­chas ve­ces su ob­je­to fa­vo­ri­to co­bra aun más im­por­tan­cia que su pro­pia ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.