¡MI HI­JO MUER­DE!

Es co­mún que en la guar­de­ría o kín­der re­por­ten que tu hi­jo muer­de, ara­ña o le pe­ga a sus com­pa­ñe­ros: ¡cal­ma, es una eta­pa de apren­di­za­je! Aquí al­gu­nos con­se­jos pa­ra mo­di­fi­car su con­duc­ta.

Ser Padres (Chile) - - DESARROLLO -

Si tu pe­que­ño pe­ga, ara­ña o muer­de, ten en men­te que la ma­yo­ría de los ni­ños pa­san por esa fa­se: man­tén la cal­ma y no te alar­mes. Si con­du­ces bien “es­tos ata­ques”, se­rá al­go pa­sa­je­ro que des­apa­re­ce­rá cum­pli­dos má­xi­mo los cua­tro años. Pa­ra em­pe­zar, tu hi­jo no muer­de por­que sea un ni­ño ma­lo (no co­no­ce el con­cep­to de mal­dad), sim­ple­men­te es­tá ex­pe­ri­men­tan­do, pro­ban­do su in­di­vi­dua­li­dad o ma­ni­fes­tán­do­se por al­gu­na ra­zón. Apren­der a afron­tar la agre­si­vi­dad in­fan­til re­quie­re de mu­cha pa­cien­cia, tiem­po y per­se­ve­ran­cia.

Tu apo­yo es ne­ce­sa­rio pa­ra ayu­dar tu hi­jo a su­pe­rar es­ta eta­pa de ira na­tu­ral pa­ra que se­pa mo­du­lar sus im­pul­sos y frus­tra­cio­nes cuan­do crez­ca.

El apren­di­za­je no es un pro­ce­so li­neal. Tie­ne avan­ces y re­tro­ce­sos, so­bre to­do cuan­do hay cam­bios im­por­tan­tes, co­mo apren­der a ha­blar, ca­mi­nar e ir a la escuela. Ha­brá eta­pas en don­de la in­se­gu­ri­dad pue­de lle­var al ni­ño a exi­gir ma­yor aten­ción y otras en las que es­té más sen­si­ble.

Des­de el pri­mer año de vi­da y has­ta los tres años, los ni­ños de­ben em­pe­zar a au­to­rre­gu­lar­se y es­ta es una habilidad que se va apren­dien­do. Cuan­do un ni­ño muer­de, ara­ña o pe­lea, po­ne a prue­ba su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar sus im­pul­sos fren­te a de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias. Los ni­ños no na­cen sa­bien­do có­mo ma­ne­jar sus emo­cio­nes, eso se da cuan­do se re­la­cio­nan con los adul­tos y otros ni­ños.

Otras ra­zo­nes por las que muer­de

•El de­seo de ex­plo­rar. Mor­der es­tá re­la­cio­na­do con la fa­se oral, que sue­le aca­bar apro­xi­ma­da­men­te a los tres años. A es­ta edad to­do lo chu­pan y muer­den (in­clu­so a sus ami­gos).

•Una sim­ple mo­les­tia den­tal. Es­tán em­pe­zan­do a sa­lir las mue­las de los dos años, por lo que sus en­cías es­tán in­fla­ma­das y les due­le la bo­ca. Si ha coin­ci­di­do ade­más con que le qui­tas­te el chu­pón, la co­sa se com­pli­ca por­que es­tá más irritable. •Una mues­tra de ca­ri­ño. Aún no son ca­pa­ces de ma­ne­jar sus emo­cio­nes; por eso, lo que en prin­ci­pio co­mien­za co­mo una de­mos­tra­ción de afec­to pue­de ter­mi­nar con un mor­dis­co. Ahí en­tran pa­pá y ma­má pa­ra de­cir­le que eso se de­mues­tra be­san­do o abra­zan­do y no las­ti­man­do.

¿Lo cas­ti­go o lo ig­no­ro?

Des­de que na­ce­mos so­lo pen­sa­mos en sa­tis­fa­cer nues­tras ne­ce­si­da­des. Al año, los ni­ños aún no en­tien­den qué sig­ni­fi­ca “com­par­tir”. Son muy ego­cén­tri­cos y, co­mo no sa­ben ex­pre­sar su ra­bia de otra for­ma, muer­den y pe­gan. Es su for­ma de mar­car su te­rri­to­rio, es su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. Cuan­do los ni­ños se sien­ten ame­na­za­dos, se de­fien­den co­mo pue­den: pri­me­ro usan la bo­ca; cuan­do ma­ne­jan me­jor las ma­nos, ara­ñan; cuan­do ga­nan es­ta­bi­li­dad, em­pu­jan y cuan­do se sa­ben con más fuer­za, pa­tean. El me­jor tip: ni cas­ti­gar ni ig­no­rar, co­no­ce bien a tu hi­jo y ten mu­cha pa­cien­cia.

A los ni­ños pe­que­ños les cues­ta tra­ba­jo con­tro­lar sus emo­cio­nes, más si no tie­nen el len­gua­je ade­cua­do pa­ra ma­ni­fes­tar­las. A los ni­ños les cues­ta tra­ba­jo con­tro­lar sus emo­cio­nes, no sa­ben có­mo; ne­ce­si­tan una guía pa­ra apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.