Bue­nos mo­da­les FUE­RA DE CA­SA

Los pe­que­ños son in­quie­tos por­que son ni­ños, no es que sean hi­per­ac­ti­vos. Pe­ro cuan­do me­jor quie­res que se por­ten, te ha­cen que­dar mal. Fa­ci­lí­ta­le a tu hi­jo las con­di­cio­nes pa­ra que sea edu­ca­do y que es­té en­tre­te­ni­do mien­tras tú tam­bién te di­vier­tes.

Ser Padres (Chile) - - #DESAROLLO -

Sa­lir de ca­sa le per­mi­te a tu hi­jo de­mos­trar sus ha­bi­li­da­des so­cia­les, pe­ro la emo­ción del mo­men­to con­di­cio­na su ac­ti­tud y la tu­ya. Es na­tu­ral que ex­plo­re lo que le ro­dea, eres tú quien de­be con­tro­lar que no va­cíe los ser­vi­lle­te­ros, man­che el man­tel o mo­les­te a las per­so­nas que se en­cuen­tran en el lu­gar. Te­ner un hi­jo no te da de­re­chos so­bre los de­más. Es nor­mal que los pe­que­ños ele­ven la voz, pe­ro eres tú quien tie­ne que ex­pli­car­le que en un res­tau­ran­te se de­be ha­blar bajito. Si ya ha­bla, apro­ve­cha la ocasión pa­ra que prac­ti­que bue­nos mo­da­les con fra­ses co­mo: “¿Có­mo se pi­de?”, “Pí­de­lo por fa­vor”, “¿Qué se di­ce? y ¡Gra­cias!”.

En oca­sio­nes, fue­ra de ca­sa, ¿ce­des an­te sus be­rrin­ches por no ha­cer un dra­ma fren­te a los de­más? Ojo: si pre­fie­res guar­dar la com­pos­tu­ra en es­tas si­tua­cio­nes, lo úni­co que lo­gra­rás es que tu hi­jo apren­da a com­por­tar­se inade­cua­da­men­te pa­ra con­se­guir to­do lo que quie­re y au­men­ta­rás las po­si­bi­li­da­des de que re­cu­rra a es­ta téc­ni­ca en el fu­tu­ro.

Cuan­do tu hi­jo sea des­cor­tés o ha­ga al­gu­na tra­ve­su­ra, de­be­rás co­rre­gir­lo con fir­me­za, pe­ro sin hu­mi­llar­lo. Llé­va­lo a otro lu­gar o ha­bi­ta­ción pa­ra ex­pli­cár­se­lo con ejem­plos: “¿A ti te gus­ta­ría que tu pri­mo fue­ra a ca­sa y rom­pie­ra tu oso?”. Los bue­nos mo­da­les fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción y son una mues­tra de res­pe­to ha­cia los de­más. Tu hi­jo apren­de, so­bre to­do, por imi­ta­ción. Los mo­da­les tie­nen mu­cho que ver con los lí­mi­tes que le po­nes a tu pe­que­ño. Tu pa­re­ja y tú de­ben te­ner el mis­mo cri­te­rio, no re­cu­rrir a gri­tos, chan­ta­jes o cas­ti­gos, mu­cho me­nos a gol­pes ni re­ti­rar el cas­ti­go cuan­do se les pa­se el enojo. Ne­ce­si­tan ser cohe­ren­tes.

Tú es­ta­ble­ces las prio­ri­da­des y lí­mi­tes. Pla­ni­fi­ca el tiem­po que per­ma­ne­ce­rán fue­ra de ca­sa, has­ta qué mo­men­to va a es­tar tu hi­jo y quién se lo va a lle­var: tú, tu pa­re­ja o am­bos. Tam­bién pue­des bus­car a al­guien que se en­car­gue de tu ni­ño du­ran­te el pa­seo.

Co­mer fue­ra

Eli­jan el res­tau­ran­te.

De­be ser ti­po fa­mi­liar, con una car­ta de co­mi­da ca­se­ra, que ten­ga jue­gos pa­ra ni­ños. Da­le só­lo los ali­men­tos que ya co­no­ce o lle­va su co­mi­da. An­tes de sa­lir, ex­plí­ca­le las re­glas de com­por­ta­mien­to que es­pe­ras que cum­pla, sin caer en exa­ge­ra­cio­nes. Pla­ni­fi­ca ac­ti­vi­da­des pa­ra evi­tar los ra­tos de ocio y lle­va jue­gos o al­go pa­ra en­tre­te­ner­lo.

En ca­sa de fa­mi­lia­res o ami­gos

Nun­ca de­bes for­zar a tu hi­jo a mos­trar­les afec­to.

Es im­po­si­ble que un ni­ño no se mue­va, se­rá más fá­cil pa­ra to­dos in­di­car­le des­de el prin­ci­pio en dón­de pue­de ju­gar. Con­vie­ne que avi­ses que re­ti­ren ador­nos de­li­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.