Fa­mi­lia fo­re­ver

Ser Padres (Chile) - - LIFE -

Bien di­cen que los hu­ma­nos so­mos la úni­ca es­pe­cie en el mun­do que re­quie­re de otros pa­ra so­bre­vi­vir, in­clu­so aun­que ya sea­mos adul­tos. Nun­ca de­ja­mos de ne­ce­si­tar a otro ser hu­mano; po­de­mos apren­der a es­tar con no­so­tros mis­mos, en so­le­dad (de he­cho, es vi­tal pa­ra nues­tra es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal), pe­ro al gi­rar la ca­be­za ha­cia cual­quier cos­ta­do ne­ce­si­ta­mos mi­rar, sen­tir, es­cu­char, ver y oler a otro con quien co­mu­ni­car­nos.

Co­mo er­mi­ta­ños, ¡sim­ple­men­te mo­ri­ría­mos! La co­mu­ni­ca­ción es par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za; nos re­tro­ali­men­ta y nos per­mi­te prac­ti­car aque­llo que nos ha­ce hu­ma­nos: nues­tro in­te­lec­to, es­pi­ri­tua­li­dad y emo­cio­na­li­dad. Na­tu­ral­men­te so­mos se­res so­cia­les y nos en­can­ta vi­vir en grupo (la fies­ta, el ca­fé, los via­jes con los ami­gos, las es­ca­pa­das con la pa­re­ja, los jue­gos…); com­par­tir con “al­guien” nues­tras emo­cio­nes, pen­sa­mien­tos, lo­cu­ras, com­ple­ji­da­des, tris­te­zas… ¡has­ta los enojos! ¿Cier­to? Por­que se sien­te bo­ni­to ser par­te de al­go, de un grupo de ami­gos, de un equi­po de tra­ba­jo, de una pa­re­ja, de una fa­mi­lia. ¿Y sa­bes qué? Es un re­ga­lo bas­tan­te sano pa­ra la men­te y el co­ra­zón. La gen­te con la que con­vi­vi­mos se con­vier­te en una im­por­tan­te red de apo­yo pa­ra los tiem­pos du­ros, tam­bién pa­ra los más fe­li­ces, co­mo cuan­do su­pis­te que es­ta­bas em­ba­ra­za­da y te ur­gía con­tár­se­lo a tu pa­re­ja, a tu fa­mi­lia y ami­gos.

To­dos ne­ce­si­ta­mos lle­nar­nos de los de­más pa­ra sen­tir­nos fuer­tes ¡y bien! Por ello es im­por­tan­te cul­ti­var nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les; ade­más, es una sa­bia lec­ción pa­ra los hi­jos, que al sa­ber có­mo sa­tis­fa­cer es­ta ne­ce­si­dad, se sen­ti­rán más se­gu­ros en la vi­da. ¿Có­mo po­de­mos crear y man­te­ner es­tos la­zos? La ver­dad, es co­sa de de­jar­se lle­var; ser uno mis­mo y apren­der a va­lo­rar al otro. Es­to pue­de pa­re­cer una ta­rea di­fí­cil por­que ame­ri­ta mu­cha in­te­li­gen­cia emo­cio­nal (co­no­cer­nos bien y sa­ber có­mo es el otro), pe­ro te sor­pren­de­rás de ti mis­ma tras po­ner en prác­ti­ca es­tos con­se­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.