AU­MEN­TA SU CREA­TI­VI­DAD

Cuan­do sor­pren­des a tu be­bé con jue­gos di­fe­ren­tes, im­pul­sas su ca­pa­ci­dad crea­do­ra.

Ser Padres (Chile) - - CONTENIDO -

AUN­QUE SEA MUY PE­QUE­ÑO, YA ES­TÁ LIS­TO PA­RA RES­PON­DER A LOS ES­TÍ­MU­LOS Y DESA­RRO­LLAR ES­TA CA­PA­CI­DAD.

Se­gu­ro que lo has oí­do un mon­tón de ve­ces: “Mi­ra na­da más, ¡qué lis­to es es­te ni­ño, con lo pe­que­ñi­to que es!”. ¿Có­mo sur­ge en un be­bé esa ins­pi­ra­ción crea­do­ra que lo ha­ce tan in­te­li­gen­te y di­ver­ti­do? Su ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa es tan in­men­sa co­mo sus ga­nas de apren­der y, co­mo to­do le sor­pren­de e in­tere­sa, apren­de a mil por ho­ra. Sin em­bar­go, pa­ra que el pe­que­ño desa­rro­lle su crea­ti­vi­dad, es ne­ce­sa­rio ¡sor­pren­der­lo día tras día! Pa­ra lo­grar­lo sir­ven mu­cho los jue­gos y ju­gue­tes (ade­cua­dos a su edad), ri­cos en for­mas, tex­tu­ras y co­lo­res pa­ra ofre­cer­le nue­vas ex­pe­rien­cias.

To­do el mun­do po­see un don in­na­to pa­ra la crea­ti­vi­dad, so­lo ha­ce fal­ta des­per­tar­lo. Es her­mo­so ins­pi­rar­se en el be­bé, en su cuer­po y ca­ri­ta, pa­ra ayu­dar­lo a desa­rro­llar su crea­ti­vi­dad y, por tan­to, su in­te­li­gen­cia; pe­ro hay que res­pe­tar su rit­mo. De­be ha­ber un tiem­po pa­ra la ac­ti­vi­dad y otro pa­ra el si­len­cio. Es­tas son al­gu­nas ideas y jue­gos úti­les y es­ti­mu­lan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.