HAPPY START

22 FOR­MAS DE AYU­DAR A TU HI­JO A ES­TAR LIS­TO PA­RA SU PRI­ME­RA VEZ EN LA ES­CUE­LA

Ser Padres (Chile) - - CONTENIDO - Ju­dith Ce­lis Ri­quel­me, psi­co­te­ra­peu­ta y blo­gue­ra en pa­dre­ses­tre­lla.com

Q ue tu hi­jo va­ya a la es­cue­la o guar­de­ría es una eta­pa muy im­por­tan­te en la que de­bes dar­le to­do tu apo­yo, amor y com­pren­sión.

In­vo­lú­cra­lo en la de­ci­sión de en­trar a la es­cue­la y en qué es­cue­la: pla­tí­ca­le acer­ca de las po­si­bi­li­da­des que es­tás ana­li­zan­do, en­sé­ña­le fotos de las ins­ta­la­cio­nes, del uni­for­me, de las clases que hay eso ayu­da­rá a que se sien­ta más com­pro­me­ti­do y emo­cio­na­do.

Los ni­ños se tar­dan al­re­de­dor de un tri­mes­tre en adap­tar­se a los cam­bios; de­bes ser pa­cien­te si le cues­ta tra­ba­jo que­dar­se en la es­cue­la sin llo­rar o si las maes­tras te lla­man di­cién­do­te que tu hi­jo se ha pues­to otra vez re­bel­de, gro­se­ro o muy tris­te.

PLA­TI­CA CON ÉL Y ES­CÚ­CHA­LO.

HA­GAN UN CA­LEN­DA­RIO Y VA­YAN TA­CHAN­DO LOS DÍAS QUE FAL­TAN PA­RA QUE EM­PIE­CE ES­TA NUE­VA AVEN­TU­RA.

Con an­ti­ci­pa­ción com­pren jun­tos su ma­te­rial: Mo­chi­la Uni­for­me Za­pa­tos Lon­che­ra La­pi­ce­ra Es­tos ac­ce­so­rios tie­nen una im­por­tan­cia es­pe­cial pa­ra los ni­ños por­que son sus co­sas de la es­cue­la, así que llé­va­lo a es­co­ger las que más le gus­ten; se sen­ti­rá in­clui­do.

Cuéntale historias de tu ima­gi­na­ción y li­bros que ha­blen acer­ca del pri­mer día de es­cue­la, de los be­ne­fi­cios de asis­tir, anéc­do­tas en el sa­lón de clases y amis­ta­des, so­bre las maes­tras

Pla­tí­ca­le con de­ta­lle la po­si­ble di­ná­mi­ca es­co­lar que ten­drá: los horarios, ac­ti­vi­da­des y las per­so­nas con quie­nes con­vi­vi­rá. En­tre más en­te­ra­do es­té de lo que va a pa­sar, sen­ti­rá me­nos an­sie­dad.

Com­pár­te­le historias de tus días en la es­cue­la; si tie­nes fotos, en­sé­ña­se­las, vi­si­ta jun­to con él tu es­cue­la y di­le to­do lo bueno que vi­vis­te ahí. Pue­des pe­dir­le a sus abue­los que le pla­ti­quen có­mo eran los días cuan­do tú re­gre­sa­bas de la es­cue­la, in­clu­so có­mo fue tu pri­mer día de clases.

SI ES PO­SI­BLE, VI­SI­TEN SU FU­TU­RA ES­CUE­LA; PI­DE PER­MI­SO PA­RA RECORRERLA, MUÉS­TRA­LE EL ÁREA DE JUE­GO, DÓN­DE SE REÚNEN LOS CHI­COS PA­RA EL RE­CREO, LOS SA­LO­NES; DI­LE QUE IMA­GI­NE EL MO­MEN­TO EN QUE LOS NI­ÑOS LLE­GAN TEM­PRANO CON SUS MO­CHI­LAS PA­RA EN­TRAR A LA ES­CUE­LA.

Di­le que su es­cue­la es se­gu­ra y que las per­so­nas que lo cui­da­rán son de con­fian­za pa­ra ti. Ojo: dé­ja­le cla­ro los lí­mi­tes de la con­fian­za, lo que los adul­tos pue­den ha­cer y lo que aten­ta con­tra su in­te­gri­dad.

SI LA ES­CUE­LA Y MAES­TRAS LO PER­MI­TEN, REÚNETE CON LA PRO­FE­SO­RA PA­RA QUE TU HI­JO VEA QUE TIE­NES UNA BUE­NA RE­LA­CIÓN CON ELLA Y, A SU VEZ, ÉL SE SIEN­TA CÓ­MO­DO EN SU PRE­SEN­CIA.

PIEN­SA EN ES­CE­NA­RIOS COM­PLI­CA­DOS QUE PUE­DE VI­VIR EN LA ES­CUE­LA Y DA­LE OP­CIO­NES DE CÓ­MO SU­PE­RAR­LOS POR SÍ MIS­MO. EJEM­PLO: SI LLE­GA A HA­CER­SE PIPÍ, SI UN NI­ÑO LE PE­GA O SI AL­GUIEN NO QUIE­RE JU­GAR CON ÉL...

So­bre to­do los pri­me­ros me­ses, haz lo po­si­ble por re­co­ger­lo muy pun­tual a la ho­ra de la sa­li­da y cum­plir tus pro­me­sas; es co­mún que los ni­ños ten­gan fan­ta­sías de que los pa­pás los van a aban­do­nar y la pun­tua­li­dad, po­co a po­co, les de­mues­tra que no.

Nun­ca pro­me­tas co­sas que no vas a cum­plir. Aho­ra, más que siem­pre, tu ni­ño ne­ce­si­ta con­fiar en las pa­la­bras de sus pa­pás. Es me­jor de­cir­le que de­bes ir­te a tra­ba­jar aun­que llo­re, a de­cir­le que en un ra­ti­to re­gre­sas por él y no ocu­rra. No por evi­tar un mo­men­to in­có­mo­do aho­ra, per­ju­di­ques tu re­la­ción con él y su au­to­es­ti­ma a fu­tu­ro.

Si lo no­tas an­sio­so, pre­gún­ta­le qué mie­dos tie­ne; no lo obli­gues a que te cuen­te, pe­ro po­co a po­co ve sa­can­do sus emo­cio­nes: pue­des pla­ti­car­le tus pro­pias historias de la in­fan­cia pa­ra ejem­pli­fi­car­le que, aun­que en­tien­des sus mie­dos por­que tú ya es­tu­vis­te en su lu­gar, sa­lis­te ade­lan­te.

EL MEN­SA­JE QUE DES A TU HI­JO DE POR QUÉ VA A LA ES­CUE­LA CUEN­TA MU­CHO. NUN­CA LE DI­GAS: “TIE­NES QUE IR A LA ES­CUE­LA MIEN­TRAS YO ME VOY A TRA­BA­JAR”; NO ES LO MIS­MO IR PA­RA APREN­DER, HA­CER AMI­GOS Y PRE­PA­RAR­SE PA­RA SU FU­TU­RO QUE POR UNA ME­RA NECESIDAD DE “DES­HA­CER­SE” DEL NI­ÑO.

In­ten­ta ge­ne­rar una ru­ti­na cons­tan­te al me­nos un mes an­tes de su pri­mer día de clases: que se le­van­te jun­to con us­te­des pa­ra arre­glar­se, desa­yu­nar y sa­lir de ca­sa. Es­to lo ayu­da­rá a ha­bi­tuar­se a su nue­va ru­ti­na y a co­nec­tar con su pa­pás, al­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra que él sien­ta que real­men­te cuen­ta con al­guien que lo en­tien­de y, si hay al­gún pro­ble­ma, es­ta­rá pa­ra él.

Y JUS­TO EL DÍA UNO

Ayú­da­lo a en­ten­der­se; tu ni­ño no sa­brá exac­ta­men­te qué sien­te fren­te a es­ta nue­va ex­pe­rien­cia: pre­gún­ta­le qué pien­sa de ir a la es­cue­la, de es­tar fue­ra de ca­sa y le­jos de sus pa­dres, así po­drás en­ten­der­lo y ayu­dar­lo a ex­pre­sar­se y em­pa­ti­zar con él.

ES CO­MÚN QUE LOS NI­ÑOS CREAN QUE CUAN­DO DE­JAN DE VER A SUS PA­PÁS POR HO­RAS, ES­TOS SE OL­VI­DEN DE ELLOS; EN­TON­CES SE AN­GUS­TIAN. IN­TEN­TA COMPARTIRLE LO QUE HI­CIS­TE CUAN­DO NO ES­TA­BAS CON ÉL, DI­LE QUE PEN­SAS­TE MU­CHO EN ÉL Y DE VEZ EN CUAN­DO LLÉVALE UN DE­TA­LLE QUE LE DE­MUES­TRE TU SEN­TI­MIEN­TO: UN GLO­BO, UNA GA­LLE­TA

Co­mén­ta­le que co­mo to­do cam­bio im­por­tan­te en la vi­da, du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas se sen­ti­rá in­có­mo­do, por mo­men­tos in­se­gu­ro y has­ta tris­te, pe­ro que le ase­gu­ras que con el tiem­po to­do me­jo­ra­rá y que en al­gu­nas se­ma­nas dis­fru­ta­rá mu­cho esa nue­va eta­pa.

PUE­DES DAR­LE AL­GU­NA FO­TO FA­MI­LIAR O CUAL­QUIER OB­JE­TO DE VA­LOR SEN­TI­MEN­TAL QUE PUE­DA LLE­VAR CON­SI­GO A LA ES­CUE­LA Y QUE LE RE­CUER­DE QUE ES UN NI­ÑO QUE­RI­DO, AMA­DO Y QUE NO ES­TÁ SO­LO AUN­QUE POR MO­MEN­TOS SE SIEN­TA ASÍ EN LA ES­CUE­LA.

Tam­bién pue­des es­cri­bir­le los te­lé­fo­nos de con­tac­to en una ficha que lle­ve en su mo­chi­la y de­cir­le que en ca­so de que real­men­te te ne­ce­si­te, pue­de pe­dir­le a al­gu­na maes­tra que te con­tac­te pa­ra ha­blar con él. Re­cuer­da es­tar dis­po­ni­ble por si al­gún día es­ta llamada ocu­rre.

EL CON­TAC­TO FÍ­SI­CO ES MUY TRAN­QUI­LI­ZA­DOR: APAPÁCHALO MU­CHO, ABRÁ­ZA­LO Y CÁLMALO CO­MO SO­LO TÚ SA­BES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.