PO­TEN­CIA SUS CIN­CO SEN­TI­DOS

ELLOS CO­NEC­TAN A TU BE­BÉ CON EL MUN­DO Y LE PER­MI­TEN EX­PE­RI­MEN­TAR SEN­SA­CIO­NES NUE­VAS Y EX­TRA­OR­DI­NA­RIAS. AL ESTIMULARLOS LE AYU­DAS A CO­NO­CER SUS HA­BI­LI­DA­DES Y A QUE CO­NOZ­CA SU EN­TORNO.

Ser Padres (Chile) - - CONTENIDO -

El desa­rro­llo del pe­que­ño en el pri­mer año es es­pec­ta­cu­lar. En sus se­ma­nas ini­cia­les de vi­da, el re­cién na­ci­do se de­di­ca, ca­si en ex­clu­si­va, a co­mer y dor­mir; pe­ro en 12 me­ses, la ma­yo­ría de los be­bés ya pue­den sen­tar­se so­los, ga­tear, le­van­tar­se sos­te­ni­dos de al­gún mue­ble... y mu­chos de ellos has­ta dan sus pri­me­ros pa­sos.

Ello sig­ni­fi­ca que en muy po­co tiem­po su per­cep­ción del mun­do au­men­ta, y muy de­pri­sa. Al prin­ci­pio, ma­má se­rá la úni­ca re­fe­ren­cia vá­li­da, po­co a po­co su uni­ver­so se po­bla­rá de otros per­so­na­jes im­por­tan­tes (pa­pá, her­ma­nos, abue­los, com­pa­ñe­ri­tos de la guar­de­ría...) y de ob­je­tos in­tere­san­tí­si­mos (ju­gue­tes, mue­bles de la ca­sa, los cu­bier­tos, su ro­pa...).

Los be­bés se in­tere­san por to­do y es la­bor de la fa­mi­lia ofre­cer­les al­ter­na­ti­vas nue­vas que es­ti­mu­len y ali­men­ten su an­sia de sa­ber. Aquí pre­sen­ta­mos al­gu­nas, aun­que de­bes te­ner la pre­cau­ción de no for­zar a tu hi­jo. Cuan­do dé mues­tras de can­san­cio o abu­rri­mien­to, res­pe­ta su de­ci­sión y de­ja el jue­go pa­ra otro día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.