TO­CA A TU BE­BÉ

Pa­ra él es fun­da­men­tal sen­tir el amor de sus pa­pás; co­mo re­cién na­ci­do es muy sen­si­ble al con­tac­to fí­si­co.

Ser Padres (Chile) - - CONTENIDO -

Es­te con­tac­to lo per­ci­be a tra­vés de ca­ri­cias, be­sos y abra­zos; así le trans­mi­tes esa sen­sa­ción de pro­tec­ción que ne­ce­si­ta en es­te mo­men­to vi­tal. Por ello de­bes pres­tar­le es­pe­cial aten­ción y de­di­car­le to­do el tiem­po que pue­das.

Abra­zos de abri­go y se­gu­ri­dad Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que los be­bés que per­ci­bie­ron fuer­tes lazos afec­ti­vos des­de su nacimiento has­ta los dos años son más en­tu­sias­tas, per­sis­ten­tes y coope­ra­do­res com­pa­ra­dos con los que no tu­vie­ron una re­la­ción afec­tuo­sa con adul­tos de su en­torno. El pri­mer la­zo de unión que tie­nes con él es la lactancia, por­que no so­lo re­ci­be el ali­men­to ideal pa­ra su cre­ci­mien­to, sino que el con­tac­to con tu piel le apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios.

El arru­llo

Re­pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­dad de con­tac­to fí­si­co, los mo­vi­mien­tos de vai­vén ha­cen ma­du­rar su sis­te­ma ner­vio­so, ac­ti­van la cir­cu­la­ción de la san­gre, es­ti­mu­lan el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio y to­ni­fi­can los múscu­los. Al pro­du­cir un efec­to de ma­sa­je so­bre el ab­do­men, fa­ci­li­ta la di­ges­tión y la ex­pul­sión de ga­ses, ade­más acom­pa­sa los la­ti­dos car­dia­cos ma­má-hi­jo y re­la­ja a am­bos.

Si tu be­bé su­fre có­li­cos, no hay me­jor re­me­dio que me­cer­lo con sua­vi­dad en­tre tus bra­zos. Los mo­vi­mien­tos rít­mi­cos es­ti­mu­lan los hue­si­tos del oí­do in­terno, ha­cien­do que el in­tes­tino se re­la­je y los do­lo­res des­apa­rez­can.

Co­ne­xión afec­ti­va

Aun­que tu hi­jo no sea un be­bé, ne­ce­si­ta de ti. Ayú­da­lo a ves­tir­lo y ba­ñar­lo ya que im­pli­ca una en­tre­ga emo­cio­nal de tu par­te y él re­ci­be amor. Ha­cer es­tas ac­cio­nes de for­ma fre­cuen­te con­so­li­da el víncu­lo ma­má-hi­jo. Ten en men­te que lo da­ñas si lo ha­ces sen­tir re­cha­za­do y no to­ma­do en cuen­ta.

Se sien­te mal cuan­do gri­ta o llo­ra y no tie­ne res­pues­ta o per­ci­be que le ayu­das a ha­cer su ta­rea só­lo por obli­ga­ción. Cuan­do tu hi­jo llo­ra no de­bes irri­tar­te ni pen­sar que es ma­ni­pu­la­dor, tan só­lo ne­ce­si­ta tu aten­ción y sa­ber que es­tás ahí. Es­cú­cha­lo y con­sué­la­lo sin re­pri­mir su llan­to. No lo ha­gas sen­tir me­nos por ser ni­ño ni mi­ni­mi­ces sus pro­ble­mas, tó­ma­lo en cuen­ta en las con­ver­sa­cio­nes y ac­ti­vi­da­des, y ala­ba cual­quier pe­que­ño triun­fo por más in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca por­que pa­ra él tie­ne un gran va­lor.

Así sen­ti­rá que es im­por­tan­te pa­ra ti y sa­brá que lo amas. Di­cha se­gu­ri­dad se tra­du­ci­rá más ade­lan­te, en ca­pa­ci­dad de amar y re­ci­bir amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.