POSPARTO PA­CIEN­CIA EN LA RE­CU­PE­RA­CIÓN

AL­GU­NAS MUJERES SE DESCONCIERTAN AL VER SU CUER­PO DES­PUÉS DEL PAR­TO: LA PANCITA YA NO ES­TÁ, PE­RO SU AS­PEC­TO NO ES EL MIS­MO DE AN­TES. CAL­MA... TU CUER­PO NE­CE­SI­TA AL­GU­NAS SE­MA­NAS PA­RA RE­CU­PE­RAR­SE DEL EM­BA­RA­ZO Y EL PAR­TO.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Lue­go del em­ba­ra­zo y de dar a luz, el or­ga­nis­mo su­fre nu­me­ro­sos cam­bios hasta vol­ver a re­cu­pe­rar­se, pa­ra ello ne­ce­si­tas tiem­po y un po­co de ayu­da. “¿Vol­ve­ré a la nor­ma­li­dad?”, es una pre­gun­ta fre­cuen­te. No te asus­tes, pe­ro pue­den pa­sar hasta nueve me­ses pa­ra que tu fi­gu­ra sea de nue­vo la mis­ma: ten pa­cien­cia. Te acla­ra­mos las du­das más fre­cuen­tes pa­ra que las to­mes en cuen­ta con fi­lo­so­fía.

BA­JAR DE PE­SO Du­ran­te la lac­tan­cia las die­tas es­tán con­tra­in­di­ca­das, pe­ro es im­por­tan­te que lle­ves un ré­gi­men ali­men­ti­cio equi­li­bra­do pa­ra que pro­duz­cas su­fi­cien­te le­che.

LA FI­GU­RA DE “AN­TES” Pa­ra re­gre­sar a su ta­ma­ño y pe­so ha­bi­tua­les, tu cuer­po ex­pe­ri­men­ta una se­rie de con­trac­cio­nes, lla­ma­das en­tuer­tos, en los días pos­te­rio­res al par­to. Se de­be a que el úte­ro des­cien­de un cen­tí­me­tro al día, aun­que la ca­de­ra tar­da hasta un año.

CUI­DA TUS SE­NOS Des­pués del par­to tus pe­chos au­men­tan no­ta­ble­men­te su ta­ma­ño y po­drías sen­tir do­lor. Pa­ra ali­viar la sen­sa­ción aplí­ca­te com­pre­sas o tra­pos ti­bios. Es im­por­tan­te que uses un bra de lac­tan­cia que sos­ten­ga bien tus se­nos. Los pe­chos no re­cu­pe­ran por com­ple­to su as­pec­to an­te­rior al em­ba­ra­zo de­bi­do al au­men­to de vo­lu­men ex­pe­ri­men­ta­do, aun­que las du­chas (al­ter­nan­do agua fría y ca­lien­te) pue­den me­jo­rar mu­cho su apa­rien­cia.

VIEN­TRE HINCHADO Tras el par­to, tu vien­tre se­gui­rá hinchado por unos días hasta que el úte­ro re­cu­pe­re su ta­ma­ño ha­bi­tual. La pa­red ab­do­mi­nal, dis­ten­di­da du­ran­te el em­ba­ra­zo, per­ma­ne­ce­rá blan­da por al­gún tiem­po, pe­ro po­co a po­co irá to­man­do su for­ma na­tu­ral. Pue­des co­men­zar a prac­ti­car gim­na­sia sua­ve si tu mé­di­co lo in­di­ca, y si tu mus­cu­la­tu­ra ab­do­mi­nal era bue­na an­tes del em­ba­ra­zo, re­cu­pe­ra­rá su tono en seis se­ma­nas.

RE­LA­CIO­NES SE­XUA­LES Las pa­re­des de la va­gi­na es­tán más dis­ten­di­das por el pa­so del be­bé. Por ello es po­si­ble que las sen­sa­cio­nes du­ran­te el coi­to sean di­fe­ren­tes de aque­llas pre­vias al em­ba­ra­zo. Ade­más, lue­go del par­to sue­le au­men­tar la se­que­dad va­gi­nal de­bi­do a la ca­ren­cia de es­tró­ge­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.