PA­TER­NI­DAD amo­ro­sa

Tu pa­pel co­mo pa­dre es muy im­por­tan­te: tu pa­re­ja te ne­ce­si­ta y tu hi­jo tam­bién. Desde el par­to, tu fa­mi­lia es co­sa de tres. ¡Dis­frú­ta­la al má­xi­mo!

Ser Padres (Chile) - - SER PAPÁ -

Cuan­do un hom­bre se con­vier­te en pa­pá, el pa­pel de su pro­pio pa­dre en su edu­ca­ción se vuel­ve re­le­van­te. Pue­des re­pe­tir un mo­de­lo pa­terno por imi­ta­ción o ir­te al ex­tre­mo opues­to por re­bel­día o reacción. La pa­ter­ni­dad es una si­tua­ción nue­va, es­tre­san­te, que re­quie­re una res­pues­ta rá­pi­da an­te lo des­co­no­ci­do, pe­ro en con­cien­cia.

¿CÓ­MO ERA TU PA­PÁ?

• Po­co res­pon­sa­ble. Si el mo­de­lo pa­terno que tu­vis­te no es­tu­vo pre­sen­te, pue­de ser que seas así.

• Au­to­ri­ta­rio. Gri­tos, cas­ti­gos fí­si­cos, ofen­sas… es po­si­ble que ten­gas di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar las con­duc­tas im­pul­si­vas.

• Adic­to al tra­ba­jo. Nun­ca lo veías por su tra­ba­jo. Qui­zá tam­bién tie­nes un fuer­te com­pro­mi­so con tus la­bo­res. An­te la res­pon­sa­bi­li­dad, te re­fu­gias en tu ofi­ci­na tam­bién con la ex­cu­sa de tra­ba­jar por tu hi­jo y fa­mi­lia y dar­les lo me­jor.

• Coo­pe­ra­ti­vo e igua­li­ta­rio. Tú le cam­bias los pa­ña­les de ma­ra­vi­lla, ha­ces los bi­be­ro­nes, los la­vas... ¡en se­rio que la pa­sas ge­nial!

• Ajeno, pen­sa­ba que los hi­jos son co­sa de mujeres. Per­mi­te que tu ni­ño se vuel­va par­te de tu vi­da. Si sa­les a co­rrer, lle­va a tu be­bé en la ca­rreo­la, de­ja el “yo” y con­viér­te­lo en “no­so­tros”. Da­te la opor­tu­ni­dad de ser dis­tin­to de lo que vi­vis­te.

Los psi­có­lo­gos opi­nan: “Por lo ge­ne­ral, los hombres tie­nen cier­ta neu­tra­li­dad en su pa­ter­ni­dad, una ma­ne­ra dis­tin­ta de afron­tar la re­la­ción con su hi­jo y de cui­dar­lo; eso es muy en­ri­que­ce­dor pa­ra el ni­ño”.

tie­nes una gran opor­tu­ni­dad: for­mar un hu­mano me­jor que tú.

To­dos po­de­mos cre­cer si nos plan­tea­mos la si­tua­ción de tal ma­ne­ra que nos per­mi­ta apren­der. Sién­te­te más co­nec­ta­do con tu hi­jo: te da­rá tran­qui­li­dad y, ade­más, és­tas son las co­sas que, co­mo pa­pá, fo­men­tas en tu hi­jo:

•In­de­pen­den­cia.

•Lo es­ti­mu­las a es­for­zar­se más.

•Apo­yas su agi­li­dad fí­si­ca.

•Lo ani­mas a con­fiar en sus ca­pa­ci­da­des.

Por úl­ti­mo, haz equi­po con tu pa­re­ja. Te­ner la mis­ma au­to­ri­dad pa­ra for­mar un fren­te uni­do a fa­vor de la bue­na edu­ca­ción de su hi­jo, ¡es la me­jor op­ción! Si el ni­ño per­ci­be que sus pa­pás se con­tra­di­cen, abu­sa­rá de la si­tua­ción y su mal com­por­ta­mien­to só­lo les trae­rá más desacuer­dos. Es vi­tal es­tar jun­tos y de acuer­do pa­ra sua­vi­zar la ten­sión de ejer­cer la pa­ter­ni­dad y dis­fru­tar­la desde el pri­mer día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.