el cán­cer

Los cien­tí­fi­cos es­tán con­ven­ci­dos de que al­gu­nos ali­men­tos son ca­pa­ces de pre­ve­nir es­ta en­fer­me­dad de­vas­ta­do­ra. Des­cú­bre­los a con­ti­nua­ción.

Ser Padres (Chile) - - #FUERZAROSA -

NUTRIRTE AYU­DA­RÁ A TU CUER­PO A SER MÁS RE­SIS­TEN­TE. ASE­GÚ­RA­TE DE IN­CLUIR TO­DOS ES­TOS ALI­MEN­TOS EN TU DIE­TA DIA­RIA PA­RA PRE­VE­NIR AL­GÚN TI­PO DE CÁN­CER.

AJO

Con­cen­tra ali­ci­na, sus­tan­cia que ade­más de eli­mi­nar mi­cro­bios ma­lig­nos ma­ta cé­lu­las can­ce­ro­sas. Dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de la bac­te­ria He­li­co­bac­ter py­lo­ri, re­la­cio­na­da con el cán­cer de es­tó­ma­go; pe­ro en el ca­so del cán­cer de ma­ma, ha­ce más fuer­tes a las cé­lu­las pa­ra evi­tar que se al­te­ren ge­né­ti­ca­men­te.

SOYA

Es­tu­dios pre­sen­ta­dos en el XIX Con­gre­so Na­cio­nal de Se­no­lo­gía y Pa­to­lo­gía Ma­ma­ria, en Lon­dres, In­gla­te­rra, re­ve­la­ron que el con­su­mo diario de soya se aso­cia con una dis­mi­nu­ción del ries­go de pa­de­cer cán­cer de ma­ma y en­do­me­trio, os­teo­po­ro­sis e in­far­to de mio­car­dio en mujeres en eta­pa de cli­ma­te­rio, gra­cias a que di­cho vegetal es ri­co en fi­toes­tró­ge­nos e iso­fla­vo­nas –mo­lé­cu­las si­mi­la­res a los es­tró­ge­nos na­tu­ra­les–.

CO­LI­FLOR

La World Can­cer Re­search Fund, un or­ga­nis­mo de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción on­co­ló­gi­ca, sos­tie­ne que la co­li­flor po­see cua­li­da­des an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­can­ce­rí­ge­nas, an­ti­áci­das, re­mi­ne­ra­li­zan­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias de­bi­do a que es una ver­du­ra ri­ca en fi­to­quí­mi­cos que im­pi­den el desa­rro­llo de cé­lu­las can­ce­ro­sas.

FI­BRA

Al día, 30 g de fi­bra bas­tan pa­ra re­du­cir a la mi­tad en mujeres pre­me­no­páu­si­cas el ries­go de cán­cer de ma­ma; es­to lo ase­gu­ran cien­tí­fi­cos del Cen­tro de Epi­de­mio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Leeds, In­gla­te­rra. La fi­bra afec­ta la for­ma en que el or­ga­nis­mo pro­ce­sa y re­gu­la el es­tró­geno, hor­mo­na que en ni­ve­les al­tos pue­de in­fluir en la apa­ri­ción de es­ta en­fer­me­dad.

ACEI­TE DE OLI­VA

El áci­do olei­co es su com­po­nen­te cla­ve, ca­paz de re­pri­mir la actividad del gen Her-2/neu, res­pon­sa­ble de ge­ne­rar tu­mo­res ma­lig­nos en el seno. A de­cir de un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Jour­nal An­nals of On­co­logy de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién pue­de au­men­tar la efec­ti­vi­dad de la her­cep­ti­na, sus­tan­cia que se uti­li­za pa­ra pro­lon­gar la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de las pa­cien­tes.

ATÚN, SAL­MÓN Y SARDINA

Su con­te­ni­do ri­co en áci­dos gra­sos ome­ga 3, vi­ta­mi­na D y cal­cio lle­ga a in­hi­bir el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las can­ce­ro­sas que for­man tu­mo­res en las ma­mas, so­bre to­do en mujeres pre­me­no­páu­si­cas. Tra­ta de con­su­mir­los al me­nos una vez ca­da dos días.

To­ron­ja

De acuer­do con el Bri­tish Jour­nal of Can­cer, las mujeres que in­gie­ren un cuar­to diario de to­ron­ja au­men­tan la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma en un 30 %. Es­ta fru­ta tie­ne una con­cen­tra­ción ex­ce­si­va de la pro­teí­na Ci­to­cro­ma P-450 3A4, que ele­va los ni­ve­les de es­tró­ge­nos.

Vino tin­to y cer­ve­za

Se­gún in­ves­ti­ga­do­res del Na­tio­nal Can­cer Ins­ti­tu­te de Es­ta­dos Uni­dos, el al­cohol in­ter­fie­re en el me­ta­bo­lis­mo del es­tró­geno y es­to pue­de pro­pi­ciar cán­cer de seno. Las mujeres que con­su­men más al­cohol y tie­nen pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca son las más afec­ta­das.

Galletas y fri­tu­ras

El Ame­ri­can Jour­nal of Epi­de­miology con­clu­yó que las mujeres con ni­ve­les al­tos de gra­sas trans tie­nen el do­ble de po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma; es pro­ba­ble que es­tas gra­sas pue­dan es­ti­mu­lar una di­vi­sión ce­lu­lar anor­mal en el te­ji­do ma­ma­rio.

Le­che, man­te­qui­lla y que­sos

Con­cen­tran gra­sas sa­tu­ra­das que, ade­más de ad­he­rir­se a las ar­te­rias, lle­gan a pro­vo­car al­te­ra­cio­nes en el me­ta­bo­lis­mo y rom­per el equi­li­brio hor­mo­nal de los es­tró­ge­nos.

Car­ne ro­ja

Las hor­mo­nas ad­mi­nis­tra­das al ga­na­do y las sus­tan­cias car­ci­no­gé­ni­cas que apa­re­cen cuan­do la car­ne es co­ci­na­da a ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras, pro­mue­ven la apa­ri­ción de tu­mo­res que se desa­rro­llan por las con­cen­tra­cio­nes de los es­tró­ge­nos y la pro­ges­te­ro­na. Es­to no sig­ni­fi­ca que de­bes ol­vi­dar­te de las arra­che­ras y cor­tes, pe­ro si eres pro­pen­sa, con­su­me co­mo má­xi­mo una ra­ción tres ve­ces por se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.