ALI­MEN­TA­CIÓN BALANCEADA

Se­guir un ré­gi­men sa­lu­da­ble es im­por­tan­te pa­ra nues­tro bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal. Los ex­per­tos re­co­mien­dan que una die­ta co­rrec­ta de­be ser, sin lu­gar a du­das:

Tu IT Girl (Chile) - - Tu Mundo -

COM­PLE­TA: Que in­clu­ya ali­men­tos de los tres gru­pos (fru­tas y ver­du­ras, ce­rea­les y tu­bércu­los, y le­gum­bres y ali­men­tos de ori­gen ani­mal). EQUI­LI­BRA­DA: Con un po­co de to­do, pe­ro en­fa­ti­zan­do en los nu­trien­tes que más re­quie­res de acuer­do a tu edad. INOCUA: Que no sea ries­go­sa pa­ra la sa­lud, es de­cir, li­bre de to­xi­nas y con­ta­mi­nan­tes. SU­FI­CIEN­TE: Que los nu­trien­tes cu­bran a la perfección tus ne­ce­si­da­des. VA­RIA­DA: En ca­da gru­po de ali­men­tos hay mu­chas op­cio­nes, ¡es bueno ir cambiando! Los tres gru­pos de ali­men­tos en que es­tá di­vi­di­do es­te ré­gi­men son ne­ce­sa­rios. Re­vi­sa por qué: 1. FRU­TAS Y VER­DU­RAS: Son la úni­ca fuen­te de vi­ta­mi­na C. Brin­dan áci­do fó­li­co, ca­ro­te­nos, vi­ta­mi­na K y mi­ne­ra­les, co­mo el po­ta­sio y el hie­rro. Cuan­do se co­men cru­das y con cás­ca­ra apor­tan tam­bién fi­bra die­té­ti­ca. 2. CE­REA­LES Y TU­BÉRCU­LOS: Otor­gan la ma­yor par­te de la ener­gía, ade­más de vi­ta­mi­nas y fi­bra die­té­ti­ca. En­tre los ce­rea­les fi­gu­ran: cho­clo, tri­go, ave­na, arroz, ama­ran­to, centeno y ce­ba­da, y tam­bién sus de­ri­va­dos, co­mo pan y pas­tas. Los tu­bércu­los son: pa­pa, ca­mo­te y yu­ca. 3. LE­GUM­BRES Y ALI­MEN­TOS DE ORI­GEN ANI­MAL: Son fuen­te de pro­teí­nas, in­dis­pen­sa­bles pa­ra el cre­ci­mien­to, y tam­bién de mi­ne­ra­les, co­mo hie­rro, cal­cio y zinc. Tie­nen vi­ta­mi­nas A y va­rias del com­ple­jo B. Al­gu­nas le­gum­bres: po­ro­tos, len­te­jas, ha­bas, gar­ban­zos y soya. Los ali­men­tos de ori­gen ani­mal in­clu­yen: le­che, hue­vo, que­so, yo­gur, po­llo, res, cer­do, pes­ca­dos y ma­ris­cos. EN ES­TA DIE­TA no se in­clu­yen gra­sas ni azú­ca­res, ya que son in­gre­dien­tes y no ali­men­tos pri­ma­rios. La re­co­men­da­ción pa­ra la ho­ra de la co­mi­da es: no agre­gues tan­ta sal, en­dul­za con po­ca azú­car y com­prue­ba que la co­mi­da no es­té co­ci­na­da con mu­cho acei­te. ¿Cap­tas la idea?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.