El exi­to­so y po­pu­lar can­tan­te se con­fie­sa en ex­clu­si­va con Tú It Girl.

El co­lom­biano más ro­mán­ti­co y ta­len­to­so de la in­dus­tria mu­si­cal com­par­te con no­so­tras de­ta­lles de su más gran­de lo­gro has­ta hoy: el lan­za­mien­to de su dis­co Man­tra.

Tu IT Girl (Chile) - - Contents - Por May­te F. Te­pi­chín

¿CÓ­MO DESCRIBIRÍAS TU CA­RRE­RA HAS­TA ES­TE MO­MEN­TO?

Ha si­do una aven­tu­ra y un pro­ce­so her­mo­so en to­dos los as­pec­tos, por­que he te­ni­do un cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal, mu­si­cal y, por su­pues­to, tam­bién per­so­nal. En el pro­gra­ma de La Voz Kids, por ejem­plo, ha si­do gra­ti­fi­can­te ver el im­pac­to que pue­do te­ner con los ni­ños, que son tan va­lien­tes y ta­len­to­sos, por­que no es sen­ci­llo pa­rar­se en el es­ce­na­rio a lu­char por sus sue­ños. Mu­chos de ellos creo que po­drían te­ner gran­des ca­rre­ras por de­lan­te.

CUAN­DO ESCRIBISTE DE LAS CAN­CIO­NES ES­TE DIS­CO, ¿TE DEJASTE LLE­VAR MÁS POR LO QUE TUS PIEN­SAS O POR SEN­TI­MIEN­TOS?

que Las can­cio­nes real­men­te tras­cien­den sien­ten, son las que se que uno es­cri­be las y sin dar­se cuen­ta pen­sar­lo de­ma­sia­do. No hay Por ejem­plo, na­die más, Có­mo Mag­da­le­na mi­rar­te y com­po­si­cio­nes son con las que real­men­te se vi­bré y en ellas re­fle­jan per­so­nas, his­to­rias y sen­ti­mien­tos en que con­ver­tí creo que can­cio­nes. Y por eso han te­ni­do los se­res éxi­to, por­que atra­ve­sa­do hu­ma­nos he­mos por emo­cio­nes, de­ta­lles por esos cir­cuns­tan­cias, y de co­mo esa tris­te­za con la qui­zás no es­tar ama­mos per­so­na que o esa por la dis­tan­cia eu­fo­ria de co­men­zar una re­la­ción.

EN MU­CHAS DE TUS ES­CU­CHAN CAN­CIO­NES RIT­MOS MUY SE CO­MO VA­LLE­NA­TO E CO­LOM­BIA­NOS, ¿CÓ­MO LOGRASTE IN­CLU­SO CUMBIA… ES­TA FUSIÓN?

Lo con­se­guí ro­deán­do­me pro­duc­to­res de y ex­ce­len­tes en mi dis­co. arre­glis­tas que La idea fue co­la­bo­ra­ron de la mú­si­ca no per­der la del país del esen­cia su nom­bre que ven­go y muy en al­to. de­jar

“Mi fa­mi­lia es XXXXXXX la ba­se más im­por­tan­te de mi vi­da, gra­cias a su apo­yo he lo­gra­do mis sue­ños”.

A PRO­PÓ­SI­TO DEL NOM­BRE DE TU DIS­CO, ¿CUÁL SE­RÍA TU MAN­TRA DE VI­DA?

Es dar amor y siem­pre es­tar al la­do de Dios, ha­cer las co­sas que hon­ren a los de­más. Ele­gi­mos es­te nom­bre por­que sig­ni­fi­ca “li­be­ra­ción de la men­te” y son so­ni­dos que te lle­van a ese es­ta­do de ple­ni­tud. Que­re­mos que las can­cio­nes de es­te ál­bum ten­gan esa me­ta, de que cuan­do las es­cu­ches te ol­vi­des del res­to del mun­do y te trans­por­tes a ese lu­gar, a esa emo­ción de la que ha­bla la can­ción.

¿CÓ­MO MANTIENES LA LOS PIES SO­BRE QUE TIE­RRA AHO­RA TU FA­MA CRE­CE?

no soy fa­mo­so, Pen­san­do que hu­mano co­mo que soy un ser que ama lo que cual­quier otro una ca­rre­ra y ha­ce, que tie­ne a ella. Es­te que es­tá de­di­ca­da cual­quier tra­ba­jo es co­mo de­bes ser muy otro, en el que res­pon­sa­ble, no pro­fe­sio­nal y que asu­mir es un hobby. Hay co­mo que a mu­chas co­sas, un la­do tu pri­va­ci­dad, ve­ces de­jas a creo que yo soy pe­ro en ese as­pec­to. muy tran­qui­lo bien a mis fans Siem­pre tra­to al cuan­do me acom­pa­ñan ejem­plo, al­gu­nas ae­ro­puer­to, por ta­tua­jes de se han he­cho y eso me ha­ce las can­cio­nes emo­cio­na­das. fe­liz, ver­las

AL­GU­NOS AR­TIS­TAS DE TU GÉ­NE­RO HAN SI­DO CRITICADOS POR LAS LE­TRAS DE SUS CAN­CIO­NES, PE­RO TÚ ERES EL EJEM­PLO DE QUE SE PUE­DEN HA­CER LE­TRAS LIN­DAS DE REG­GAE­TÓN. ¿CÓ­MO LO­GRAS MAR­CAR ESA DI­FE­REN­CIA?

Yo creo que no es ne­ce­sa­rio fal­tar al res­pe­to pa­ra te­ner éxi­to. La gen­te vi­bra y sien­te el amor, las co­sas bo­ni­tas y las que no lo son tan­to. Se pue­de es­cri­bir del amor sin in­sul­tar a na­die. Te­ne­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, con la gen­te que nos es­cu­cha. De­be­mos te­ner cui­da­do con las le­tras que les po­ne­mos a nues­tras can­cio­nes, ya que mu­chos ni­ños que nos si­guen pue­den creer que cier­tos men­sa­jes son nor­ma­les, si él lo ha­ce (o lo can­ta), en­ton­ces yo tam­bién lo pue­do ha­cer. Ten­go que ser muy res­pon­sa­ble en ese sen­ti­do.

PE­RO TÚ NO TEMES MOS­TRAR­LE AL MUN­DO LO QUE TE PA­SA, CO­MO EL DÍA EN QUE ES­TA­BAS TRIS­TE POR­QUE PERDISTE A TU PE­RRI­TO…

La fa­ma me ayu­dó a en­con­trar a mi pe­rri­to Au­re­liano… ¡No sé qué hu­bie­ra he­cho sin él! Gra­cias a Dios apa­re­ció por ahí, pe­ro quie­ro que se­pan que tam­bién ten­go a Au­re­liano, Ran­che­ri­to, Chi­ri­pa y Brig­git­te, que me pa­re­ce un nom­bre ho­rri­ble, pe­ro por­que no es pa­ra una pe­rra (ri­sas)… ¡Ten­go mu­chos ani­ma­les! Bueno, tra­to de dis­fru­tar mi vi­da al má­xi­mo, dis­fru­tan­do tan­to lo pe­que­ño co­mo lo gran­de y tam­bién los mo­men­tos con mis pa­pás y mi vi­da per­so­nal.

¿QUÉ TAN TU IM­POR­TAN­TE FA­MI­LIA EN ES­TE HA SI­DO LO­GRAR ES­TE CA­MINO SUE­ÑO? PA­RA

Mi fa­mi­lia es to­do her­ma­nos, pa­ra mí: mis tíos y pri­mos ba­se, esa pa­pás, son una par­te o siem­pre pe­da­ci­to gran ten­go ahí. de Dios que des­de To­dos me el han apo­ya­do es­pe­cial, prin­ci­pio. Mi es co­mo ma­má, en mi mano cóm­pli­ces en es­te de­re­cha, ha­blan­do so­mos sue­ño. de lo mis­mo du­ran­te Lle­va­mos 12 años, to­dos los días ob­se­si­vos, qui­zás so­mos pe­ro esa un po­co en la que ha si­do la he­mos sa­ca­do co­sas. ma­ne­ra Cuan­do ade­lan­te uno se las con apa­sio­na al­go y tra­ba­ja lo­gra sa­na­men­te re­sul­ta­dos. du­ro por Nun­ca nos ello, ren­di­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.