NOVEDAD

Re­vo­lu­ción co­rea­na

Vanidades (Chile) - - Contenido - Por Mi­la­gros Bel­grano Raw­son

Che­quea la in­no­va­do­ra in­dus­tria cos­mé­ti­ca de Co­rea, ¡te sor­pren­de­rá!

La can­ción pop Gan­gnam Sty­le des­cri­be el ele­gan­te dis­tri­to Seúl, lu­gar que con­cen­tra mar­cas de lu­jo y do­ce­nas de fir­mas cos­mé­ti­cas. En Co­rea, la es­té­ti­ca es un va­lor tan im­por­tan­te co­mo el tra­ba­jo o la ho­nes­ti­dad. “Si tie­nes al­gu­na afec­ción cu­tá­nea, lo pri­me­ro que te di­rían allí es ‘¿por qué no vas al mé­di­co?’”, cuen­ta Clau­dia Kwon, de Miss­ha. La pre­sión por la be­lle­za es tal que el país se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te des­tino pa­ra el tu­ris­mo der­mo­cos­mé­ti­co, y por ello no es na­da ex­tra­ño ver pa­cien­tes de Du­bái o Ara­bia Sau­di­ta. Los ci­ru­ja­nos y der­ma­tó­lo­gos po­co po­drían ha­cer sin los la­bo­ra­to­rios que in­ves­ti­gan, des­de ha­ce mu­chas dé­ca­das, nue­vas e in­creí­bles tec­no­lo­gías en la ra­ma.

“La be­lle­za se con­si­de­ra par­te de la sa­lud

fí­si­ca y men­tal”, di­ce Ch­ris­tian­ne Za­ca­rías, de Skin79. La prin­ci­pal con­tri­bu­ción de la cos­mé­ti­ca co­rea­na, ase­gu­ra, es la cul­tu­ra de la lim­pie­za de la piel. Al día uti­li­zan uno o dos lim­pia­do­res y de in­me­dia­to un tó­ni­co. De he­cho, exis­ten es­pu­mas que eli­mi­nan ca­si de in­me­dia­to el ma­qui­lla­je con­ce­bi­do pa­ra du­rar to­do el día, co­mo es el ca­so de las BB cream, uno de los cos­mé­ti­cos más co­no­ci­dos de Co­rea, crea­do co­mo un pro­duc­to to­do en uno.

Otro pro­duc­to exi­to­so es el CC cream (Com­ple­xion Cream) que fun­cio­na co­mo un pa­so pre­vio a la ba­se. Tam­bién hi­dra­ta, acla­ra, pro­te­ge del sol y pre­vie­ne arru­gas.

Es­te país re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do de las mas­ca­ri­llas al pre­sen­tar una va­rian­te desecha­ble: en­ce­rra­das en sa­chets al va­cío, con­ser­van sus pro­pie­da­des has­ta el mo­men­to de usar­las. Y exis­ten fir­mas que han ido un pa­so ade­lan­te al di­se­ñar­las con un ta­pón que per­mi­te una se­gun­da apli­ca­ción.

Otra in­no­va­ción son los pro­duc­tos bi­fá­si­cos que mar­cas eu­ro­peas y asiá­ti­cas se dispu­tan la au­to­ría. Es­tos com­bi­nan sus­tan­cias acuo­sas con acei­tes, y son usua­les en los desmaquillantes.

La tec­no­lo­gía ba­sa­da en agua es otro acier­to orien­tal: le “qui­tan la sed” a la piel, gra­cias a tex­tu­ras com­pues­tas por el lí­qui­do vi­tal. Por úl­ti­mo, el in­jec­tion cus­hion, un apli­ca­dor re­don­do en for­ma de co­jín y he­cho de al­go­dón, que per­mi­te in­yec­tar más pro­duc­to (y de for­ma pa­re­ja) pa­ra ob­te­ner una apli­ca­ción fresca. En ge­ne­ral, es­ta tec­no­lo­gía se ve en los ma­qui­lla­jes com­pac­tos y BB creams, pe­ro tam­bién en glos­ses y cre­mas pa­ra la­bios.

En Co­rea, la ca­rre­ra por una piel más lim­pia, sa­na y jo­ven es­tá le­jos de ter­mi­nar. La mu­jer asiá­ti­ca nun­ca se con­for­ma, bus­ca y prue­ba to­das las mar­cas has­ta que en­cuen­tra lo que me­jor le fun­cio­na.

Al­gu­nas ver­sio­nes oc­ci­den­ta­les, en mu­chos ca­sos, su­pe­raron a sus pa­res asiá­ti­cas.

Ma­gic Cus­hion Mois­tu­re, de

Miss­ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.