CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA DE BÁEZ

EN­TRE LA CHI­CA BUE­NA & LA FEMME FA­TAL

Vanidades (Chile) - - Belleza - POR AGUSTINA MAR­TÍ­NEZ, DES­DE NUE­VA YORK FOTOS: COR­TE­SÍA DE CH

La hi­ja de la di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na Ca­ro­li­na He­rre­ra es des­de ha­ce 20 años di­rec­to­ra crea­ti­va de la di­vi­sión fra­gan­cias de CH. Vanidades es­tu­vo en Nue­va York en el lan­za­mien­to de Good Girl Lé­gè­re, su per­fu­me más ju­ga­do, un ícono de la di­co­to­mía fe­me­ni­na en­mar­ca­da en el le­ma #Good­to­be­bad.

Fue en 1988 cuan­do la fir­ma creó su pri­me­ra fra­gan­cia ho­mó­ni­ma, Ca­ro­li­na He­rre­ra, una com­bi­na­ción de nar­dos y jaz­mi­nes que ca­rac­te­ri­za la per­so­na­li­dad de la di­se­ña­do­ra la­ti­na que su­po reivin­di­car a la mu­jer clá­si­ca y cos­mo­po­li­ta. Fue to­do un éxi­to, tan­to así que al po­co tiem­po el fu­ror de He­rre­ra for Men (per­fu­me mas­cu­lino lan­za­do en 1991) lle­vó a la fundadora de la ca­sa de mo­da a te­ner que nom­brar a al­guien de su con­fian­za pa­ra lle­var ade­lan­te las exi­gen­cias pro­pias de la in­dus­tria de la al­ta per­fu­me­ría.

En ese mo­men­to, ade­más de unir­se con la com­pa­ñía es­pa­ño­la Puig, una de sus hi­jas, Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez (47), quien ha­bía tra­ba­ja­do en el la­bo­ra­to­rio de la Roc­ke­fe­ller Uni­ver­sity y es­ta­ba es­tre­cha­men­te li­ga­da al mun­do de la mo­da con al­gu­nos em­pren­di­mien­tos in­de­pen­dien­tes que re­so­na­ban en las ca­lles de la Gran Man­za­na, se hi­zo car­go de es­ta fa­ce­ta de la mar­ca lle­ván­do­la a lo más al­to.

Tras 20 años a car­go de la lí­nea de fra­gan­cias, Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez ha­ce no­tar su li­de­raz­go na­tu­ral con una for­ma fron­tal y se­re­na de ha­blar, trans­pa­ren­te pe­ro se­gu­ra y siem­pre in­tri­gan­te. “Mi hi­ja re­pre­sen­ta a la per­fec­ción la mu­jer de mis lí­neas, jo­ven, ele­gan­te, con un es­ti­lo pro­pio y una per­so­na­li­dad in­creí­ble”, sen­ten­ció su ma­dre Ca­ro­li­na He­rre­ra, la aban­de­ra­da de la ca­mi­sa blan­ca, y pa­re­ce que no se equi­vo­ca­ba.

FE­MI­NI­DAD Y SENSUALIDAD

En el show­room de la mar­ca, en el Up­per East West, una de las zo­nas más re­si­den­cia­les de Man­hat­tan, Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez nos es­pe­ra­ba una ma­ña­na de nie­ve neo­yor­qui­na en un de­par­ta­men­to tí­pi­co con la­dri­llo a la vis­ta y gran­des ven­ta­nas que nos de­ja­ron vis­lum­brar la caí­da blan­ca que te­ñi­ría la ciu­dad por va­rios días. Sí, ha­bían -4 ºc, pe­ro na­da nos de­tu­vo.

Vi­vir un in­vierno en la Gran Man­za­na es­tá en to­das las check lists y esa pos­tal im­per­di­ble fue el es­ce­na­rio per­fec­to del en­cuen­tro de Vanidades con una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes del mun­do de la mo­da.

Su lle­ga­da fue im­pac­tan­te. Al­ta, de pe­lo ne­gro, piel blan­ca con pe­cas y ojos ce­les­tes cris­ta­li­nos. Lu­cía una fal­da pli­sa­da ro­sa pas­tel, bo­ti­nes ne­gros,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.